Imágenes de mi boda
Imágenes de mi boda

¿En busca del peluquero perfecto para conseguir ese peinado de boda que termine de definir tu precioso look nupcial? Tu estilo, tu tipo de pelo y también el diseño del vestido de novia serán determinantes a la hora de dar con el recogido más idóneo –que tiene que aguantar inalterable durante muchas horas– o bien con el semirecogido o peinado para pelo suelto que mejor armonicen con tu personalidad y con el outfit del gran día. Si todavía no tienes claro quién será tu peluquero de boda, descubre cómo acertar de lleno en su elección con los cinco consejos infalibles que hemos recopilado para ti.

Elige con tiempo

Daria y Jose Fotografía
Daria y Jose Fotografía

Las prisas nunca son buenas consejeras, por lo que lo mejor es tener contratado este servicio con 2 o 3 meses de antelación. Lo ideal será que hagas un listado con varios de los profesionales de tu localidad de residencia o de una cercana y pidas cita para conocer de cerca su trabajo, sin olvidarte de solicitar presupuestos. Pregunta asimismo si el precio incluye la prueba previa, indispensable para dar con el peinado que mejor te siente. Recuerda también mirar previamente tendencias para orientarte sobre lo que se lleva en el panorama nupcial y poder encarrilar mejor tus preferencias.

Jugar sobre seguro

Fotoalpunto
Fotoalpunto

Una posibilidad es acudir a tu peluquería de siempre, con la que ya tienes confianza y que sabes que lo que harán será profesional y, además, con cariño. Ya habéis establecido un tiempo de confianza y conocen bien tu pelo y tus gustos. Aunque es importante que cuenten con un buen profesional especializado en bodas. Un peluquero que conozca muy bien lo más nuevo del panorama nupcial: desde los recogidos 2019 hasta la siempre acertadas y solicitadas trenzas para bodas, pasando por las numerosas y variadas opciones en peinados para bodas 2019.

El factor proximidad

Inlove Studio
Inlove Studio

Siempre que sea posible, la mejor opción es que te peinen a domicilio, ya que te ahorrará mucho tiempo y te permitirá sentirte más relajada. Por ello, lo mejor es que acuerdes con tu peluquero que sea él quien se desplace hasta tu casa o al espacio donde vayas a prepararte y vestirte en tu gran día. Estarás más cómoda y tranquila, además de que todo resultará más sencillo de coordinar, pues en la agenda del día B también tendrás la sesión de maquillaje.

Si el peluquero elegido no realiza el servicio a domicilio, al menos opta por un salón que se encuentre cerca de ti. De este modo evitarás que cualquier retraso te haga perder la calma. ¡En tu boda solo toca disfrutar!

Fiel a tu estilo

Bodas.photo
Bodas.photo

Si bien es cierto que debes dejarte asesorar sobre lo que más te favorece, el peluquero también debe escucharte y tener empatía acerca de tus gustos personales y estilo. Recuerda que la última palabra la tienes tú y que lo más importante es que, elijas el que elijas –ya se trate de un moño alto, por ejemplo, o de un recogido con flequillo–, sea un peinado que te favorezca y te haga sentir tú misma. Echa un vistazo a los trabajos previos del profesional que tienes pensado contratar. Te servirá de práctica guía.

Prueba antes

Para asegurarte de que todo va a ir bien haz una prueba de peinado para ver distintas opciones y, también, para comprobar que has confiado en un buen profesional. Y es que tratándose del día de tu boda hay que dejar lo menos posible a la improvisación. Siempre que sea posible se recomienda que la prueba coincida también con la del vestido, lo que te permitirá ver mejor el look final que lucirás el gran día.

Y recuerda que marca tendencia la posibilidad de poder cambiar de peinado de cara al baile, por ejemplo, con semirecogidos o peinados con trenzas o coletas que puedan soltarse para crear una onda rota o un peinado más desenfadado. 2 x 1. ¿Qué más se puede pedir?

Ahora que ya te has encontrado el peluquero de tu boda, piensa en qué zapatos de novia van a ir mejor con tu vestido. ¡Seguro que luces radiante! Tanto o más que el novio enfundado en su original traje de novio. En vuestro gran día, vuestras sonrisas inundarán hasta el último rincón. ¡Disfrutad!