35mm fotógrafas

Tras escoger el vestido de novia perfecto para ti, llega el momento de empezar a buscar los complementos que te permitan lucir un look de 10 en tu mágica cita nupcial, como el ramo de novia y, por supuesto, los zapatos de novia. Si no tienes claro cómo es el modelo que buscas o no sabes ni por dónde empezar, hazte estas 7 preguntas y acertarás. ¡Seguro!

1. ¿Blancos o de color?

Se trata de una elección muy personal, por lo que no te dejes llevar por modas ni por las tradiciones de toda la vida. Si te va lo clásico, apuesta por unos zapatos blancos en la misma tonalidad que la del vestido de novia 2020. Pero si eres más atrevida, ¿por qué no añades una nota de color a tu look para llenarlo de carácter? En este caso, decántate por un calzado en un tono que te guste y engámalo con otros complementos, como las flores que componen ese precioso ramo de novia silvestre. ¡Anímate!

Kima Collective

2. ¿Tacón alto o bajo?

Los zapatos de tacón alto son súper elegantes y estilizan la figura, así que si estás acostumbrada a llevarlos habitualmente, ni lo dudes. ¡Luce unos de escándalo! Y recuerda que los que tienen una pequeña plataforma te resultarán mucho más cómodos, lo que agradecerás enormemente cuando estés bailando esas fantásticas canciones románticas para bodas.

En caso contrario, decántate mejor por unos zapatos de tacón cuya altura te haga sentir cómoda y segura. ¡Tienes infinitas opciones entre las que elegir! Los hay con tacones medios y bajos e, incluso, maravillosos zapatos de novia planos, como las bailarinas.

3. ¿Busco unos zapatos de recambio?

Si, sí y sí. ¡Nunca está de más tener un plan B por si tus pies protestan! Y si finalmente no los necesitas, utilízalos en otras celebraciones, como a la próxima boda a la que acudas como invitada. Además, tener un calzado de recambio te permitirá continuar la fiesta sin problema y a toda marcha hasta el final, sin importar la hora. Puedes decantarte por unas cuñas de esparto, unas sandalias planas, unas zapatillas deportivas... ¡Tú tienes la última palabra!

Brenda Abril

4. ¿Abiertos o cerrados?

Dependerá de tus gustos personales y de la época del año en la que tengáis pensado daros el "sí, quiero". Si el enlace tendrá lugar en los meses de más calor, apuesta por unos peep toe destalonados, por ejemplo, o bien por unas sandalias. Y si tienes previsto pasar por el altar en invierno, escoge mejor un zapato cerrado que te proteja del frío y de la humedad. Tienes muchas opciones para elegir: los clásicos de salón, con pulsera (super cómodos porque no se salen), con tacón forrado de pedrería, de terciopelo…

Pero tan importante como la época del año en la que tendrá lugar la boda será el lugar de celebración. Y es que no será lo mismo casarse en la playa o en un bosque, con terrenos blandos, que hacerlo en un salón urbano, por ejemplo. En el primer caso, los tacones de aguja no serán la opción más indicada, mientras que en el segundo podrás elegir libremente el tipo de calzado que prefieres llevar. Y tranquila. Si te casas en un jardín y no quieres renunciar a tus taconazos, bastará con que los protejas con unos prácticos cubretalones que, además de conseguir que no se hundan, también evitarán que se estropeen. ¡Será un fantástico detalle original para la boda que todas vuestras invitadas agradecerán enormemente!

Joaquín González

5. ¿De piel o de tela?

Los dos son excelente opciones, si bien los de piel te resultarán más sencillos de limpiar que los de tela, y son más resistentes. Además, si te has decantado por unos zapatos de novia blancos, los podrás teñir después del enlace para darles mayor uso. Eso sí, si has elegido un precioso vestido de novia vintage, los zapatos de tela con aplicaciones de encaje son un must que no puede faltar en tu outfit nupcial. ¡Serán el complemento ideal!

6. ¿Cuándo comprarlos?

No hace falta que sea inmediatamente después de haber elegido el vestido que, recuerda, tienes que escoger entre 7 y 9 meses antes del gran día. Pero deberás tenerlos a punto para llevarlos a la primera prueba del traje de novia, ya que los necesitan para cogerte el largo del vestido.

Lorena Carnero

7. ¿Los estreno el día B?

No. Lo mejor es que te los pongas unos días antes para andar por casa y conseguir que se vayan amoldando a tus pies, lo que evitará que el día B te puedan hacer daño o causar molestas rozaduras. Y si tienes miedo de ensuciar la suela, basta con que los coloques dentro de unas bolsas de plástico. ¿Aún así te aprietan un poco? Llévalos al zapatero para que los ponga en la horma. Seguro que notas la diferencia.

Como ves, la elección del calzado nupcial implica tener claros una serie de aspectos importantes que te permitirán deslumbrar en tu gran día. Como también lo harás con ese increíble peinado de boda que resalta tus facciones y bailando en la pista de baile al son de las mejores canciones para bodas. ¡Pisa fuerte en tu gran día!