Hygge Weddings

Ya has dado con los zapatos de novia más cómodos y tienes elegido el vestido de novia que te favorece y que será el centro de las miradas en tu gran día. Ahora toca buscar el ramo de novia perfecto y, por supuesto, hacer la prueba de maquillaje y de peinado. Te damos las claves para que aciertes a la hora de escoger tu peinado ideal teniendo en cuenta muchos factores, como por ejemplo tu estilo o la hora de la celebración de la ceremonia. ¡Toma nota de todos los consejos para brillar más que nunca el día B!

1. Mantente fiel a tu estilo

Sin duda, debes elegir un peinado con el que te sientas cómoda e identificada. Por supuesto que no todos los días vas vestida de gala para una gran celebración, pero el look final debe ser fiel a tu estilo y personalidad. Así, si tu carácter es desenfadado, un peinado informal irá contigo. ¿Te consideras más clásica? Con un moño alto tendrás el éxito asegurado.

Imágenes de mi boda

2. Establece un diálogo entre tu vestido y tu peinado

El peinado realza la belleza del vestido. Así, si vas a llevar un modelo con escote en la espalda, apuesta por un recogido o semirecogido, y déjate el pelo suelto solo si tu melena es corta. El recogido bajo suele ser un excelente aliado si la espalda va solo semiabierta, como también lo será si vas a llevar un vestido de novia con escote corazón. Aunque, en este caso, también resultan muy indicados los recogidos altos, pues estilizan al alargar el cuello y el escote. Una trenza destroy a un lado aporta un toque desenfadado y también te quedará sensacional.

Si el escote es asimétrico y enseñas un solo hombro, convendrá volcar el peso del peinado al otro lado, con un moño lateral o una trenza, por ejemplo. A un cuello cisne, sin embargo, le van siempre los peinados que dejan el cuello al descubierto, como pueden ser las coletas o los moños. Si te has decantado por un escote palabra de honor estás de suerte, porque admite todo tipo de peinados y le sentará igual de bien a una melena suelta que un delicado y romántico recogido.

Diseño Martin

3. Ten en cuenta la forma de tu rostro

Si tu rostro es ovalado te sentarán bien todos los peinados. ¡Por algo se dice que estas son las proporciones perfectas! En este caso puedes optar, por ejemplo, por dejar la melena suelta o por recogerla en una trenza. Para disimular un rostro redondo puedes hacerte un semirecogido con mechones cayendo a los lados. ¿Más opciones? Los recogidos altos: dan volumen y crean un efecto de cara más equilibrada.

Al contrario, si tu cara es alargada te favorecerán los recogidos laterales o incluso el pelo suelto si no lo llevas liso, sino luciendo rizos o bellas ondulaciones. ¿Tu cara tiene forma triangular, con la frente estrecha y mayor anchura en la zona de los pómulos? Suaviza las mejillas con mechones y procura lucir un peinado con flequillo para dar mayor protagonismo a esta zona. Un rosto cuadrado presenta ángulos afilados, que pueden dar cierta agresividad. Suaviza ese efecto con recogidos con tirabuzones en la cara, que proporcionen una nota desenfadada a tu look. También son perfectos los cortes de pelo a la altura de los hombros y de forma irregular, que aporten movimiento y dinamismo. Por último, a las caras con forma de diamante les van bien los semirecogidos y las melenas sueltas. 

4. ¿Qué estatura tienes?

Si eres alta no te quedarán muy bien los recogidos altos y con mucho volumen, sino que resultarán mucho más apropiados los recogidos bajos. En cambio, si eres de baja estatura te sentará de maravilla un peinado sencillo. Es mejor no exagerar con un peinado demasiado complejo, al igual que tampoco es recomendable que lleves el pelo suelto si lo tienes demasiado largo, pues ambas opciones te harán parecer más pequeña.

Corina Fotografía

5. ¿Boda al mediodía o por la noche?

La hora de la celebración de la boda también influye en el tipo de peinado. En un enlace de mañana apuesta por un estilo más informal y natural, como las trenzas o las melenas sueltas. En cambio, si das el "sí, quiero" por la tarde, deberás ir más sofisticada, como con elegantes moños o peinados con velo.

Entre la infinidad de peinados para bodas existente, escoge con criterio el que mejor te siente. ¿Por qué no hemos hablado de tu tipo de pelo? Porque aunque lo tengas rizado, liso u ondulado, ese es un aspecto que el peluquero puede transformar fácilmente si lo deseas. Así que ya solo toca poner rumbo al día más inolvidable de tu vida, al son de esas fantásticas canciones de boda que configurarán la banda sonora de vuestro día.