Floresdeboda

Estás sumergida en los preparativos de la boda e intentas ajustarte al máximo al presupuesto que os habéis marcado. Miras con mimo los vestidos de novia que puedes elegir y, aunque no escatimas en gastos, como el de esos fabulososos zapatos de novia para tu traje o el de los detalles de boda que tanto te han gustado para vuestros invitados, no has pensado todavía en la decoración de la iglesia. Tranquila. Hay muchas maneras de hacerlo sin gastar una fortuna. Basta con salpicarla de detalles y no recargarla en exceso.

Antes de decidirte, habla con el párroco por si el día de tu boda se celebra otro enlace. Tal vez así puedas compartir gastos con otros novios y disfrutar de una preciosa decoración por un presupuesto aún más reducido. 

1. Ramilletes de paniculata: dentro y fuera de la iglesia

¿La conoces? La paniculata es una florecita minúscula que se convertirá en tu mejor aliada para decorar la iglesia a buen precio. Es una de las flores más usadas en decoración nupcial, porque siempre regala un aire romántico y fresco. Las hay de muchas clases: Bristol Fairy, semidoble y de color blanco; Flamingo, muy rosa; Pink Fairy, rosa pero de flor doble, o Million Stars, ideal para pequeños bouquets. Esta flor la puedes conseguir también en un delicioso tono rosa soft.

En el interior de la iglesia queda sorprendentemente elegante. Sus tonos destacan sobre la madera y la piedra y, acompañada de yute o cintas, como remate de los bancos o en grandes ramos para adornar el altar, los ramilletes de paniculata son perfectos para conseguir un ambiente 10. Y, por supuesto, también sirve para decorar el exterior de la iglesia o de la preciosa ermita donde vayas a casarte.

David Morales

2. Cintas y más cintas para el camino al altar

Otra solución sencilla y decorativa que queda genial consiste en colocar a lo largo del camino hacia el altar largas cintas solas o entrelazadas con pequeños ramos de flores blancas o rosas de pitiminí sujetas en los bancos. Las mismas cintas pueden servir también para acompañar a las flores del altar, formando lazadas. Aportarán un toque muy chic.

3. Tul con pequeños detalles florales

Imagínate qué románticos pueden quedar los extremos de los bancos de la iglesia donde se sienten los invitados si se decoran con un sencillo detalle floral sujeto con unas vaporosas tiras de tul. Los ramos de novias sencillos pueden darte alguna idea de composición floral para acompañar al tul. También puedes buscar inspiración en el catálogo de ramos de novia 2017.

Fran Photo Studio

4. Pétalos de rosas sobre la alfombra

¿Te imaginas caminando hacia el altar mientras de fondo suena la música para bodas religiosas que habéis elegido? ¡Qué fácil es tapizar el pasillo central de la iglesia con pequeños pétalos de rosas, mientras llevas tu ramo de novia con calas! Basta con salpicarlo poco a poco, antes de la ceremonia, o bien dejar que sean los pajes o las pequeñas damas de honor quienes arrojen los pétalos mientras te preceden en tu camino hacia el altar. Los arreglos florales que coloques en el altar y en los extremos de los bancos completarán la decoración de la iglesia a la perfección.

5. Soliflores o bouquets pequeños

Si no te gustan los ramos grandes puedes distribuir ramos pequeños o medianos en el altar, o bien preparar composiciones de una sola flor grande (soliflore), como las calas. No te olvides de tus grandes aliadas a la hora de mantener el presupuesto y aportar una nota de color a la iglesia: gerberas, margaritas, hortensias, peonías o, incluso, girasoles, junto con ramilletes de lavanda, espigas o astilbe, anudados con lazos o yute si tu boda es de estilo campestre o vintage.

Flores Núñez

6. Pompones maravillosos

De papel, de seda o de tela, son un elemento maravilloso para decorar la iglesia, ya que quedan geniales combinados en distintos tonos y medidas. Se pueden colocar uno o varios en cada banco, o se pueden distribuir colgados en algunos puntos de la iglesia ¿Te lo imaginas? Recuerda que son una alternativa a las flores: no se marchitan y las novias millennial los utilizan con frecuencia. Casi tanto como los ramos de novia silvestres. 

¿Qué te parece? Con todas estas ideas te aseguras una entrada triunfal a la iglesia, sin gastar mucho. Elige una decoración floral que se adapte tanto a tu personalidad como al estilo de tu boda. Y si todavía estás dudando, inspírate en los ramos de novia. Seguro que encuentras flores asequibles para adornar la iglesia. Y en cuanto tengas tiempo, no te olvides de buscar algunas ideas originales para bodas. Ánimo. ¡Ya falta menos!