Bodas

10 cosas (que nadie te va a contar) sobre los preparativos de tu boda

La organización de tu boda es un momento único en la vida, pero no es tan fácil como parece. Para que estés preparada, porque nadie te lo ha contado, te avanzamos "esas cosas" que te pueden pasar cuando lo estés planificando todo.

Alba Escrivà

Así como las distintas pruebas de vestidos de novia requieren de tu tiempo y paciencia, también la organización del resto de preparativos precisará de tu esfuerzo y del de tu pareja: desde el envío de las invitaciones de boda hasta la planificación del banquete, pasando por la elección de las canciones para bodas que sonarán durante el enlace. Pero, durante los preparativos, te pueden ocurrir cosas que no esperas, porque sencillamente nadie te las ha contado. Descúbrelas a continuación.

1. Acabarás con la cabeza repleta de miles de ideas

Durante estos meses de preparativos, buscarás ideas por todas partes: internet, revistas de novias, catálogos... y tomarás nota de todas aquellas que encuentres interesantes. Cuando empieces por fin a decidirte puede ser que estés saturadísima y seguramente confundida. ¿Qué hacer? Debes ser selectiva y tener en cuenta únicamente aquellas ideas que creas que encajan mejor con el estilo de tu boda.  

Ernesto Naranjo

2. Tendrás un único tema de conversación: boda y más boda

La boda quizá va a ser uno de los principales temas de conversación durante meses. Va a ser tu mantra, tu monotema, ya que todo lo que te rodea te recordará a tu enlace. Aunque no te des cuenta, poco a poco irás pensando más y más en la boda. Intenta desconectar de vez en cuando. Piensa que, aunque a ti te guste hablar sobre ello, los demás tienen más cosas en la cabeza.

Alba Escrivà

3. Te vas a encaprichar de todo lo que veas

Es posible que te encapriches de muchas cosas a la vez y que todas sean perfectas para tu boda. Verás unas flores y dirás que esas son precisamente las que buscabas para tu corona de flores; escucharás una melodía romántica y automáticamente la querrás sonando en tu ceremonia; irás con tus amigas a cenar y ¡voilà! ese entrante será el perfecto como aperitivo; verás un vestido de novia vintage y suspirarás por él, o te querrás probar el vestido de novia de corte princesa de ese catálogo de novias. Inconscientemente y aunque a priori no lo creas, todo te va a recordar al día B.

4. Querrás planearlo todo a la vez y al 100%

No es aconsejable planear todos los aspectos de tu boda al mismo tiempo. Las cosas al final llevan su ritmo y no todo sale a la primera como esperas. Intentar controlarlo todo a la vez solamente añadirá más estrés a tu vida. Así que evítalo y deja que todo fluya. No te ofusques en organizarlo todo al momento. Establece tiempos para cada cosa y hazte una lista con prioridades. Y si ves que no los dos no podéis con todo, quizá ha llegado la hora de delegar y dejar que vuestros amigos y familiares os ayuden a decidir.

Mònica Vidal - Mon Amour Wedding Photography

5. Todo va a ser mucho más caro de lo que esperabas

Hay que controlar el presupuesto y cuando estás inmersa en los preparativos, no siempre se tiene en cuenta. Establece un presupuesto máximo al principio, asigna a una partida de gastos a cada cosa e intenta ceñirte lo máximo posible. Aunque inicialmente los números te cuadren, enseguida te darás cuenta de que, poco a poco, van surgiendo extras con los que no contabas. Si algo excede el tope fijado, intenta recortar de otro lado para no pasarte demasiado en tus expectativas iniciales. Para ponértelo muy fácil, en el portal de Bodas.net encontrarás un presupuestador que te permitirá ajustarte al máximo a lo que deseas.

6. Te cansarás y es posible que te estreses

Hay que tomar muchas decisiones, proveedores con los que hablar… Llegará un punto en el que puedas llegar a sentirte cansada y estresada. Descansa y tómate tiempo libre.

Jose Reyes

7. No podrás guardar "los secretos de tu boda"

Con las emociones a flor de piel, te costará mantener en secreto muchas de las sorpresas que les esperan a los invitados. Aparte del vestido, querrás compartir con tus amigas todos los detalles del enlace. Ellas te darán ideas de decoración para la boda, te ayudarán a escoger la música y viviréis juntas momentos estupendos. Si lo piensas, ¡es una ventaja no guardar secretos!

Jaime & Rebeca

8. Quizá no todo será como habías imaginado

Tendrás que aceptar que no todo lo que tenías en mente es posible y que, en ocasiones, deberás rebajar un poco tus expectativas iniciales o modificarlas. Pero no desesperes, acepta los cambios con naturalidad y positividad y, sobre todo, con sentido del humor.

9. Deberás tener en cuenta (también) a tus invitados

Aunque es tu día, tendrás que pensar en los gustos de tus invitados a la hora de tomar decisiones. Es un día para compartir con los tuyos y conseguir que todos disfruten tanto como tú.

Chiqui Zulueta

10. No estarás de acuerdo en todo con tu pareja

Aunque hayas hablado muchas veces de la boda con tu pareja, seguro que habrá varios temas en los que no estaréis de acuerdo. Lo importante es hablarlo bien y llegar a un acuerdo conjunto.

¿Qué opinas? Aunque nadie te haya avisado de todas estas cosas, seguramente tú ya intuías algo. A pesar de todo, seguro que agradecerás que te den ánimos y te feliciten por el trabajo bien hecho. Y mientras esperas el gran día, busca esos maravillosos detalles de boda, con los que vas a obsequiar a todos los invitados o inspírate entre las numerosas propuestas en ramos de novia para encontrar el bouquet de tus sueños. ¡Ya falta poco!

Otros artículos que te pueden interesar