The Royal Family Official Instagram
The Royal Family Official Instagram

El Príncipe Enrique de Inglaterra y su prometida, Meghan Markle, ya se han dado el "Yes, I do". Bajo un cielo azul increíble y con la habitual puntualidad británica ha dado inicio el gran acontecimiento nupcial de la temporada, seguido por un público multitudinario que no ha querido perderse la magia de un día tan especial. Fieles a su cita, los novios han lucido sus mejores galas. La Sra. Markle estaba preciosa con un sencillo vestido de novia, de escote barco y manga francesa, que resaltaba al máximo su belleza y espléndida silueta, mientras que el príncipe Harry estaba radiante enfundado en un traje de novio de uniforme. El Castillo de Windsor se ha convertido en el escenario perfecto en el que sellar un amor que, lejos de estereotipos y clichés, parece sacado de un cuento de príncipes y princesas. Un cuento muy actual, eso sí. Más de 2600 personas han sido invitadas, entre los que se encuentran miembros de la casa real británica, así como destacados componentes del panorama artístico y cultural de Inglaterra y Estados Unidos, país de origen de la novia. Os lo contamos todo sobre la Royal Wedding más esperada del año: los outfits nupciales, los invitados, los vestidos de fiesta más destacados... Descubre los detalles que han hecho único un día tan especial en la vida de esta joven pareja.

La Vanguardia
La Vanguardia

19 de mayo de 2018. El "Yes, I do" más esperado

Con prácticamente todo el planeta expectante ante la celebración del gran día, los cerca de 3000 invitados al enlace han empezado a llegar a las 09:30 horas de la mañana al Castillo de Windsor y, más concretamente, a la capilla de San Jorge, lugar donde se ha celebrado la boda. Y como era de esperar, el enlace ha contado con la presencia de destacados miembros de la familia real británica, así como con personalidades procedentes de todo el mundo relacionadas con la política, la cultura y el mundo artístico. Entre los asistentes se ha podido ver al cantante Elton John y a su pareja; al actor George Clooney y a su mujer, Alam Clooney, espectacular con un diseño amarillo; a David y Victoria Beckham, elegantísima enfundada en un vestido azul de fiesta muy navy; a la presentadora americana Oprah Winfrey; al cantante James Blunt y a Sofía Wellesley; a Pippa Middleton –radiante con un vestido de fiesta verde, muy primaveral que se ha agotado a las pocas horas en internet– y a su marido James Mathews; a Serena Williams y a su marido; a la actriz de Suits, Abigail Leigh, y a Priyanka Chopraing, la mejor amiga de la novia.

Tras los novios, las familias de ambos cónyuges han sido las grandes protagonistas. La Reina y el Duque de Edimburgo, el Príncipe Carlos y Camilla Parker, los Duques de Cambridge y la familia materna de Enrique de Gales, así como la madre de la novia, la Sra. Doria Ragland, han estado presentes y al lado de los jóvenes novios, como muestra de apoyo. Todos, a excepción del Duque de Cambridge y de la madre de la novia, han llegado a la capilla a través del pórtico del Galilee Porche alrededor de las 11:20 horas.

El Príncipe Harry, acompañado de su hermano y padrino de boda, el Duque de Cambridge, ha efectuado su entrada a la capilla de San Jorge. Al cabo de unos minutos lo hacía la novia. La aparición de Meghan Markle ha sido, sin lugar a dudas, la más mágica y esperada. Su look era realmente espectacular. Fiel ha su estilo, Meghan se ha decantado por un vestido de novia sencillo, sin encajes, pedrería ni adornos, de Givenchy. Asimismo, ha apostado por un maquillaje muy natural y por un desenfadado recogido bajo, en forma de moño, que dejaba uno de sus mechones sueltos. Un largo y delicado velo y una preciosa tiara de brillantes ponían el broche de oro a un outfit nupcial espléndido. Sin olvidarse, claro está, del delicado ramo de novia natural. Un bouquet en tonos verdes y blancos, que armonizaba a la perfección con su vestido y con sus zapatos de novia.

The Royal Family Official Instagram
The Royal Family Official Instagram

La novia ha entrado a la capilla de San Jorge acompañada tan solo por dos pajes, hijos de su amiga Jessica Mulroney, encargados de que la larga cola de su velo luciera espectacular. El Príncipe Carlos la esperaba para llevarla hasta el altar, donde un emocionado Harry la aguardaba, acompañado en todo momento de su padrino: su hermano, el Príncipe Guillermo. ¿Porqué no ha hecho de padrino el padre de la novia? Porque se está recuperando de una reciente operación de corazón y los médicos le han desaconsejado que viaje. Acaparando las miradas de los presentes y del mundo entero a través de la gran pantalla, el Príncipe Harry y la Sra. Markle han vivido su encuentro más mágico.

10 niños, entre los que se encontraban los hijos de los duques de Cambridge, Jorge de 4 años y Carlota de 3, han dado forma al cortejo nupcial que ha precidido la llegada de la novia hasta el altar, momento en que el Príncipe Carlos se ha retirado a su lugar, dejando a los novios ya solos.

Romántica y tradicional, la ceremonia, presidida por el reverendo David Conner, deán de Windsor, ha cumplido con el protocolo más estricto de la corona británica y de la iglesia. No obstante, ha destacado un instante emotivo e inolvidable. Hablamos, sin duda, del momento en el que se ha honrado la memoria de la Princesa de Gales a través de la lectura de su hermana, Lady Jane Fellowes. Este ha sido el homenaje que el Príncipe Enrique ha querido rendir a la primera mujer que conquistó su corazón: su madre. La inolvidable Lady Di.

Poco después de las 13:30 hora española, un coro gospel ha interpretado la romántica canción de Stand by me. Y tras la actuación, ha llegado el intercambio de votos y alianzas por parte de los novios, sin duda un momento lleno de emoción para la pareja y todos los asistentes al enlace.

Tras las firmas tradicionales, y después de fotografiarse en la escalinata de la capilla de San Jorge, el Príncipe Harry y su esposa se han subido en el tradicional carruaje Ascot Landau. La pareja ha aprovechado la clásica procesión para agradecer a todo el pueblo sus gestos incesantes de cariño. Del mismo modo, toda la ciudad ha recibido a los recién casados con una cálida y emotiva bienvenida a su nueva y feliz vida.

Acabado el tradicional paseo en carro por Windsor, los novios han disfrutado en la intimidad de la clásica recepción nupcial con sus familiares y amigos más íntimos, así como de la fiesta posterior celebrada en Frogmore House. 

La Vanguardia
La Vanguardia

Desde el comienzo, tanto el Príncipe Harry como Meghan mostraron sus deseos de hacer partícipe al público de su gran día. Y es que han sido tantas las muestras de cariño que la pareja ha recibido desde que se anunció su unión hace un año y medio, que ambos enamorados querían expresar su más cálida gratitud en el día más importante de sus vidas. Y así ha sido.

Por ello, han dado un paseo de cerca de 25 minutos en carruaje por las calles de Windsor, vestida para la ocasión, para saludar a las personas congregadas, que no querían dejar pasar la ocasión de felicitarles por su unión. Así, la ciudad ha sido hoy sinónimo de felicidad, en un día más que esperado por una gran parte de la población del lugar, y de todos los que se han desplazado hasta allí.

Miles de personas han podido vivir el enlace en grandes pantallas situadas en Long Walk y Alexandra Gardens, de Londres, tomando como telón de fondo las calles de la capital británica vestidas con banderas, banderines y pancartas. Una clara muestra del cariño y afecto que la Corona Real Británica ha sabido cultivar durante siglos.

The Royal Family Official Instagram
The Royal Family Official Instagram

Enrique de Gales y Meghan Markle: un amor a primera vista

El Príncipe Harry y Meghan Markle, nuevos duques de Sussex, se conocieron hace casi dos años, tras ser presentados por una amiga en común. Con motivo de la visita de la actriz estadounidense a Londres en julio del 2016, ambos coincidieron y no tardaron en sentir, según palabras del propio Príncipe, "una complicidad muy especial". Tras ese primer encuentro, Enrique de Gales y su hoy esposa tuvieron una primera cita a solas en la que acabarían confirmando lo evidente: que lo suyo era un auténtico flechazo.

Sin embargo, el Príncipe Harry apenas sabía nada sobre la carrera profesional de su ya esposa y, del mismo modo, Meghan Markle no conocía demasiado sobre la figura del sexto miembro de la familia real en la línea de sucesión al trono británico. Fue su pasión por contribuir en labores humanitarias, entre otras afinidades, la que les brindó la oportunidad de conocerse de verdad y descubrirse mutuamente.

Un viaje de 5 días en Botsuana, propuesto por el propio Harry, supuso el "gran salto" en la relación. Según comentaba el Enrique de Gales, "todas las estrellas estaban alineadas y fue perfecto". Desde entonces la pareja no pasó más de dos semanas separada, aunque Markle continuó con su trabajo de actriz en Estados Unidos. Ambos decidieron mantener su relación en secreto durante 6 meses, haciendo finalmente público su romance en noviembre del 2016. 

Sin lugar a dudas, hoy ha sido un día para el recuerdo. Las numerosas personas que recibieron la tradicional invitación de boda real y todo un público expectante han presenciado, bien en vivo o a través de las televisiones de todo el mundo, un enlace mágico. Un apuesto Enrique de Gales y una preciosa Meghan Markle, increíble con su impresionante vestido y el tradicional ramo de novia, han sellado por fin su amor. El fruto más puro y real de una historia de ensueño. ¡Enhorabuena!