Antonio Ríos Fotografía

¿Eres una chica que ha elegido un precioso vestido de novia pero que ve que lo rellena algo más de lo que gustaría? ¿O un chico que quiere lucir un elegante y veraniego traje de novio en un color claro pero ve que no le sienta bien debido al sobrepeso? Tranquilos y mandad vuestras invitaciones de boda que con estos consejos perder peso está a vuestro alcance. Seguid estas siete claves y decid definitivamente adiós a los quilitos de más:

Beatriz Tudanca

1. Nunca apostéis por planes de choque

Las dietas milagro que prometen una pérdida de peso en pocas semanas además de peligrosas suelen conllevar el efecto rebote, con lo que se recupera más de lo que se ha perdido en un corto espacio de tiempo. Así que plantearos vuestros nuevos hábitos alimentarios para siempre, será un beneficio para la salud y también para vuestra piel.

2. Alimentación sana y variada

Es importante lo que coméis, las cantidades que coméis –raciones saludables– y, por supuesto, la forma de preparación. Intentad evitar los precocinados, que suelen contener bastante sal, así como los fritos. La mejor preparación es al vapor y a la plancha y siempre sin salsas si puede ser.

No debéis saltaros el desayuno pues con el desayuno matutino el metabolismo se activa, aunque no conviene comer bollería industrial. Ni tampoco picar entre horas. Tomad piezas de frutas a diario –no más de dos al día ¡contienen azúcares!– y verduras que favorezcan la eliminación de líquidos. La piña y los espárragos son una buena opción para ello.

Que todo esto no signifique que os volvéis muy radicales contra algunas cosas: el día de vuestra boda podéis dar rienda suelta a todas las ideas para candy bar que tengáis e instalar uno en vuestra boda, ¡faltaría más!

Mireia Guilella

3. Cómo reducir el estrés por la dieta

Hacer régimen y prescindir de ciertos alimentos que uno consume habitualmente genera ansiedad y estrés. Una buena forma de evitarlo es apostar por alimentos que ayuden a segregar serotonina, la hormona del bienestar, como los huevos, la leche, los pescados o las carnes. Para saciar las ganas de dulce, por ejemplo, podéis echar mano de las uvas pasas, una fruta deshidratada que contiene minerales, vitaminas B1 y B6 y ayuda a reducir el estrés.

4. El agua, la bebida prioritaria

Lo ideal es beber al menos 1,5 litros de agua al día y reducir al máximo el consumo de las bebidas azucaradas, con gas y el alcohol. De hecho, la ingesta de alcohol da hambre ya que desequilibra el azúcar en sangre y refuerza el almacenamiento de grasas y azúcares. Pero además, es fuente de calorías vacías, es decir, aporta muchas calorías pero pocos nutrientes de calidad, con lo que favorecen el aumento de peso y empeoran tu salud. El vino y la cerveza son los más recomendables, y los peores licores como whisky, ron, ginebra, tequila o vodka. De nuevo os insistimos que un día es un día, entre las ideas divertidas para la boda puedes incluir una barra libre con cócteles con y sin alcohol.

Mireia Guilella

5. Haz ejercicio regularmente

Practicad una actividad física al menos dos o tres veces por semana, especialmente van muy bien los ejercicios aeróbicos. Caminar todos los días a buen paso durante 45 minutos también resulta una excelente ayuda para perder piso y combatir el sedentarismo.

Poco a poco la figura se definirá y te verás divina con tu vestido de novia recto que antes poco te favorecía o, en el caso de él, con su traje de novio original en una preciosa tonalidad arena.

6. La dieta del sueño

Sí, habéis leído bien, ¡dormir adelgaza! Estudios recientes demuestran que dormir poco influye en nuestro peso, debido a que existe una relación directa entre el sueño y nuestro metabolismo. Dependiendo de la persona convendría dormir al menos 7 u 8 horas consecutivas a diario, es decir, no sirve dormir una siesta de 1 hora y luego 6 horas.

Las razones es que la falta de sueño afecta a dos hormonas que tienen una respuesta directa en nuestro comportamiento alimentario: la ghrelina, que determina el apetito y la leptina, que da señales al cerebro de que estamos saciados. Así, durmiendo menos de lo necesario se es más propenso a consumir más calorías pero además el organismo tiene más dificultad para quemar las calorías y la grasa que consume.

Aunque en el día B deberéis hacer una excepción y la animada fiesta se alargará hasta altas horas de la noche, sonando temas animados y también algunas que otras canciones románticas para bodas.

Camera Obscura Photo & Film

7. A dos, es más fácil

Si ya vivís juntos y ambos deseáis perder algo de peso lo mejor es que os pongáis con los nuevos hábitos en pareja. Así las tentaciones son menores y os daréis apoyo mutuo. Tened en cuenta que la constancia y la paciencia son vitales para conseguir los resultados deseados y si, incluso así no obtenéis la pérdida de peso óptima, no dudéis en acudir a un profesional.

Lleváis meses, quizá incluso años, esperando que llegue el gran momento. Si habéis seguido los consejos seguro que el día de vuestra boda tenéis un cuerpo increíble. Novia, aprovecha para estilizarlo con unos zapatos de novia con algo de tacón y si la forma de tu cara ha cambiado piensa también en retocar el peinado de boda seleccionado en la prueba con tu estilista. Y novio, puedes llevar un traje bien ajustado tipo slim sin temor a que no te quede bien.