Gabriel Ivorra

Una de las primeras preguntas que hacen todas las mujeres protagonistas del "sí, quiero" cuándo ya han encontrado su vestido de novia es: "y ahora... ¿cuántas pruebas hay que hacer?". Y es que la sensación de verse con ese soñado vestido es tan mágica que, si fuera por ellas, no se lo quitarían nunca. Lo mismo que ocurre cuando encuentran los perfectos zapatos para la gran cita o el complemento por excelencia del día en cuestión, el ramo de novia. Pero más allá de para soñar despiertas, las pruebas del vestido desempeñan una importante función: hacer todos los arreglos necesarios para que el día de la boda te siente como un guante. Por eso, hoy os traemos algunos consejos que deberíais tener en cuenta a la hora de acudir a las pruebas del vestido. ¿Preparadas? Empezamos.

1. Momento del día

Si tu boda es de día, intenta hacerte las pruebas por la mañana, y si es de noche, por la tarde. Nuestro cuerpo va cambiando ligeramente a lo largo del día, de manera que por las mañanas nos sentimos más ligeras y por la tarde, más hinchadas. Por eso, es importante que te hagas las pruebas en el mismo momento del día en el que después lucirás el vestido de novia el gran día.

2. Zapatos de novia

Si ya tienes los zapatos que te pondrás el día de tu boda –y aunque sean unos zapatos de novia vintage o de un estilo muy marcado–, llévalos a todas las pruebas. Así podrás ver qué tal combina el calzado en cuestión con el vestido, y si el alto de tacón que has escogido es el adecuado o necesitas otros zapatos, quizá con algunos centímetros de más o de menos. Además, cuenta que para las últimas pruebas del vestido nupcial te pedirán tus zapatos de forma expresa, pues serán necesarios a la hora de cortar el largo de la prenda, siempre que no te hayas decantado por un perfecto vestido de novia corto.

Fran Ponce

3. Ropa interior adecuada

No hace falta que sea la misma que te pondrás el día de tu boda, pero si tu prenda nupcial es un vestido de novia sencillo con un imponente escote palabra de honor, ves a las pruebas con un sujetador sin tirantes. Si, por el contrario, apuestas por lucir un escote pronunciado y has pensado en ponerte un sujetador push-up, llévalo a las pruebas para ver si el escote se ve bonito o resulta excesivo. Lo mismo deberás tener en cuenta si el vestido elegido es de los que deja prácticamente toda la espalda al descubierto, ya que en este caso deberás llevar un sujetador multiposición.

4. Imprescindible llevar medias

Tampoco te olvides de ir con medias a las pruebas del vestido. Del mismo modo, y lleves la ropa interior que lleves, procura que sea bonita; si te ves guapa por dentro, te sentirás aún más guapa cuando te pruebes tu precioso vestido de novia. ¡Intenta que el sujetador y las braguitas sean del mismo color que los modelos que lucirás el gran día! Dependiendo de la tela del vestido, te asegurarás que no transparenta en absoluto.

5. Cabello recogido

Si has pensando en hacerte un recogido para tu boda, ve a las pruebas con una coleta o un moño alto. Si, por el contrario, apuestas por dejarte el cabello suelto o por hacerte un semirecogido, llévalo igual a las pruebas. Así podrás ver qué tal te sienta el vestido con un peinado parecido al que lucirás el gran día. Y si aún no te has decidido, opta por ir con el pelo suelto y lleva alguna goma o clip; de esta forma podrás combinar varios peinados durante las pruebas para ver qué estilo de peinado es el que más te gusta y qué es lo que le sienta mejor a tu look.

Abel Vilches

Como ves, estas pruebas no solo te ayudarán a conseguir la absoluta perfección en tu vestido de novia, sino que también te servirán para asegurarte que los distintos elementos que completarán tu outfit, como el peinado de boda, los pequeños accesorios –como las joyas, por ejemplo– y los zapatos de novia encajan a la perfección entre sí, y que con todos ellos consigues el look nupcial que siempre habías soñado para este día. ¡Seguro que estarás preciosa!