El momento perfecto – Aljosa Petric

No es lo primero que se hace pero enviar las invitaciones de boda implica conocer, al menos de forma estimada, cuántos invitados tendréis en la boda. Éstas suelen enviarse con el tiempo suficiente para que los invitados e invitadas escojan sus vestidos de fiesta cuanto antes, pero es importante que confirmen lo más rápido posible una vez que reciben la invitación. No obstante, no siempre para así. Por ello, además de para calcular el número de regalos de boda que debéis encargar, os aconsejamos que, si algún invitado no confirma, ¡toméis la iniciativa!

Víctor Aláez

1. Llamad vosotros

Sabemos que no es lo más recomendable porque con todo lo que implica la organización de una boda, llamar a los invitados es una tarea más. Sin embargo, los novios son los primeros interesados en saber quién podrá acudir finalmente al evento. Pensad por un momento en todos esos detalles originales para bodas que habéis ido recopilando durante los preparativos: sería una pena que algunos invitados no pudieran disfrutarlos. Así que, aunque sea una tarea más a añadir a vuestra lista, echad mano de la agenda de teléfono y confirmad con el mayor número posible.

2. Concertar condiciones con la organización del banquete

Elegir un vestido de novia corte sirena porque te sienta como un guante o decantarte por un vestido de novia vintage porque adoras el estilo es una decisión para la que SÍ está permitido tomarte todo el tiempo que necesitas. Sin embargo, aunque pongamos todo de nuestra parte para que la mayoría de los invitados confirmen asistencia pronto, siempre habrá un número –esperemos que muy pequeño– que no confirmará aunque se les llame repetidas veces. En estos casos te aconsejamos que contactes con la organización del banquete para que os den opciones: facilidad de pagos de menú imprevistos, flexibilidad en la lista final de asistentes… Hay muchas opciones que os harán la vida más fácil.

Rosseblanc

3. Ofrecer varios canales de confirmación

En los textos para invitaciones de boda se suele especificar el número o números de teléfono donde los invitados pueden confirmar asistencia o declinar la invitación. Sin embargo, os sorprendería la cantidad de invitados que pierden la invitación al cabo de un tiempo. Una práctica habitual para que los invitados puedan comunicarse con vosotros es crear vuestra propia página web –como la que pone a vuestra disposición Bodas.net de forma gratutita– o dirección de correo donde pueden confirmar su asistencia. Os llegará un aviso directo y podréis guardar la información digital súper ordenada.

4. Reservad un número pequeño para imprevistos

Tanto si os estáis planteando realizar las invitaciones de boda caseras como si vais a encargarlas, es importante reservar un número adicional de invitaciones para lo que pueda surgir. Tened en cuenta que las confirmaciones de última hora pueden darse incluso porque vosotros decidáis invitar a alguien que en un principio no estaba en la lista.

De la misma forma, si queréis que triunfen todas esas ideas para el candy bar, tenéis que calcular para cuántas personas será, qué cantidad de dulces tenéis que encargar, cómo será el tamaño de la mesa… Sobre todo tened esto en cuenta si vais a contratar a una empresa externa vuestro bufé de dulces, ya que necesitarán saber para quién son todas esas maravillosas ideas de decoración para bodas que se os han ocurrido.

4events

5. Tener siempre una sonrisa

Ante todo, paciencia. Sabemos que una boda lleva muchos meses de preparación y habrá muchos invitados que, al momento de entregar las invitaciones, no sepan aún si podrán acudir. ¿Nuestro consejo? Estrés fuera y a tomárselo con calma –todo sale mejor–.

Además, pensad en que otras preocupaciones tales como la elección de las distintas ideas originales para bodas que pondréis en vuestro "sí, quiero" o de las canciones para bodas que bailaréis durante la fiesta posterior al enlace también ocuparan vuestro tiempo. Por ello, intentad poned todo al alcance de vuestros invitados para que confirmen cuanto antes y, sobre todo, tomáos con calma todo lo demás. ¡El gran día está por venir!