Cada vez falta menos para el gran día y, del mismo modo que estáis poniendo todo vuestro empeño en cuidar al máximo cada detalle del espacio de celebración y de vuestros respectivos outfits nupciales, queréis que del primero al último de los elementos que conformen el enlace reflejen vuestros gustos y personalidades. Por ello, por ejemplo, habéis apostado por unas invitaciones de boda con forma de maleta, por unos detalles de boda de clara inspiración viajera y por unas ideas originales para bodas que hagan especial hincapié en vuestra afición a coger un avión para descubrir nuevos lugares del planeta. Si sois una pareja especialmente detallista y amante de las cosas únicas, ¿qué os parece la idea de personalizar también vuestras perchas de boda?

Novia o novio, bride o groom, vuestros respectivos nombres, la fecha del enlace... Podréis poner lo que queráis y convertirlas en un magnífico recuerdo de vuestro paso por el altar. Asimismo, también podréis decorarlas añadiéndoles un lazo, un corazón o una flor en el caso de la percha de ella o bien una pajarita, el cuello de una camisa y unos botones en la de él. ¡Vosotros decidís! También podéis hacer que los colores o las formas armonicen, por ejemplo, con vuestras ideas de decoración para bodas o bien con la caligrafía elegida para los textos románticos para invitaciones de boda. ¡Incluso con alguna de las flores que compondrán el ramo de novia natural! El único límite será el de vuestra imaginación. ¿Deseando saber cómo darles forma? Bastará con seguir este sencillo paso a paso. No tendréis problema y el resultado será simplemente espectacular. ¡Las damas de honor y la madrina también querrán la suya!

Materiales necesarios

Reunir todos los elementos os resultará muy sencillo, así que tomad buena nota de todos y... poneos inmediatamente manos a la obra!

  • Una percha de madera sin barra transversal.
  • Una flor de tela, un trozo de cinta de gasa o de raso del color deseado o bien una pajarita confeccionada con papel pinocho.
  • Alambre de aluminio de color (o plateado).
  • Pegamento o cola.
  • Una hoja de papel.
  • Un lápiz.
  • Un clavo.
  • Unas pinzas para bisutería (opcional).

¡Dadles forma sin problema!

Con todo el material encimera de la mesa, ha llegado el momento de convertir unas sencillas perchas en un elemento único; en un excelente recuerdo de vuestro "sí, quiero". ¡Empezamos!

  • Para empezar, la parte más sencilla de todas. Teniendo en cuenta el ancho de la parte inferior de la percha, y con la ayuda del lápiz, dibujad en una hoja de papel el nombre que queráis que se vea.
  • A continuación, coged el alambre de aluminio de color y, con la ayuda de las pinzas de bisutería o de las manos y de un poco de paciencia, seguid la silueta que habéis dibujado en el papel.
  • En este sentido, hay que destacar la importancia de dejar suficiente alambre a cada lado, de forma que el nombre quede centrado.
  • Llega entonces el momento de hacer los dos agujeros en la parte inferior de la percha, por los que se introducirá el nombre que queráis en cada caso. ¿Como? Muy sencillo: con el clavo. ¡Aseguraos de que ambos quedan a la misma altura!
  • Colocad el alambre metálico asegurándoos de que queda perfectamente sujeto. Para ello, una buena idea es colocar una gota de pegamento o cola en cada extremo del mismo, presionando durante unos breves instantes.
  • Finamente, decorad el gancho de la percha a vuestro gusto, ya sea con la flor de tela –a juego con el ramo de novia sencillo–, con la cinta de gasa o raso que podréis sujetar en forma de lazo o bien con la pajarita de papel pinocho que previamente habréis confeccionado. ¡Puede ser del mismo color que el traje de novio original!

Si lo deseáis, una vez tengáis lista la primera percha, dad forma también a la de vuestra pareja y a la de vuestros familiares y amigos más cercanos. Será un regalo de boda barato y muy original que, a buen seguro, encantará a todos los afortunados que lo reciban, ya sean vuestros padres, hermanos o best men. ¡Un fantástico presente con el que agradecerles toda su ayuda durante los preparativos nupciales!

Y tras este obsequio único, práctico y personalizado que, a buen seguro, enamorará a quienes lo reciban, no dudéis en dar forma también al resto de partidas del enlace que aún os quedan por decidir, como los vestidos de fiesta que lucirán las damas de honor o las canciones de boda que integrarán la banda sonora de vuestra mágica cita nupcial. ¡Felicidades pareja!