Calipso
Calipso

Esa ambigüedad que rodea a lo indie es pretendida, y es que esta corriente de estilo busca alejarse de lo mainstream, de lo convencional, de lo que está de moda. Sin embargo, ¡no hay nada más cool que las bodas indies! Con su barba, su moño, sus gafas de pasta y su traje de novio con pajarita, el estilo nupcial de él destaca más que en ninguna otra corriente. Ella, por su parte, no se queda corta con su maquillaje y peinado de boda natural. Todo ello al hilo –musical– de las mejores canciones para bodas, porque si algo importa a los indies es la cultura. ¡Así son ellos!

Fuera de la norma

El indie surgió en los 80’s como una tendencia que buscaba alejarse de lo más popular, y se asentó durante los 90’s y el nuevo milenio para acabar implantando toda su influencia en las bodas de 2018. Caracterizados por ser independientes –de ahí el término–, por romper las normas y por buscar las suyas propias, quieren personalizar todo lo que tocan y huir de lo establecido. Si vosotros tenéis ganas de quebrar el molde con todo tipo de ideas divertidas para la boda, estáis ante vuestro enlace ideal.

Juanjo Vega Fotógrafo
Juanjo Vega Fotógrafo

Siempre actualizados con las redes sociales

Las bodas indies demuestran el interés desmedido por todas las formas de cultura y de progreso, así que será necesario digitalizar vuestro enlace: desde hashtags hasta plataformas del evento que informen del seguimiento y la evolución de los preparativos. Incluso actualizar vuestras invitaciones de boda 2019 y ¡enviarlas vía e-mail!

Estilo cómodo y desenfadado

Los indies son únicos y especiales, y por tanto, cada uno tiene libertad absoluta para lucir lo que le plazca. Sin embargo, hay patrones. A los hombres indies se les reconoce fácilmente por sus trajes de novio originales, monocromos o de tonos distintos: granate, azul, marrón… Siempre con pajarita y tirantes, es habitual que luzcan vello facial, como bigotes y barbas, así como pelo largo, recogido o suelto; aunque no es imprescindible. Algunos, en cambio, se decantan por la inspiración grunge y rockera y adoptan pitillos y cazadoras de piel con extravagantes sombreros.

Ellas, en cambio, destacan por su belleza sin grandes artificios. Con peinados naturales, como el pelo suelto adornado con flores o, incluso, con coronas de flores y un maquillaje discreto, las novias indie suelen optar por cortes sencillos para el vestido, y por tejidos como la organza o el encaje, mientras que las más atrevidas rematan el look con unas botas vintage.

The Alpha Photography
The Alpha Photography

Originalidad y libertad en la celebración

La misma esencia ecléctica que invade sus looks se traduce en la decoración del lugar de la ceremonia y el banquete, que suele darse en entornos naturales o en ubicaciones excepcionales, como antiguas fábricas reformadas, en esta búsqueda de unicidad. Por eso, para conseguir que vuestra boda sea solo vuestra, imaginad todas las posibilidades del DIY en el mágico escenario: desde instalar un tablón donde los invitados escriban y cuelguen fotos hasta darle una vuelta de tuerca a las ideas para photocall y poner paneles con diferentes escenarios y disfraces de personajes históricos. Dad rienda suelta a vuestra creatividad.

¡Y nada de tener a los invitados sentados y formales! Pensad en un banquete libre y dinámico, para que los asistentes conversen a su ritmo, y en un catering que prepare las últimas delicias gastronómicas que tanto apetecen siempre a los indies.

La Estación
La Estación

Imprescindible: zona chill out y buena música

No os olvidéis que, como buenos indies, los mayores placeres de la vida son conversar y disfrutar del arte y la buena música. Así que habilitad un espacio chill out con almohadones, cojines, alfombras e iluminación indirecta y tenue para disfrutar de las mejores bandas en directo. 

Como veis, una perfecta boda indie es aquella que desarrolla las ideas originales para bodas más personalizadas, y en ella –casi– todo cabe. ¿Os convence? ¿Os representa? Si es así, podéis entregar un pendrive como detalle de boda a los invitados con los temazos que hayan sonado durante vuestro día B. ¡No habrá mejor recuerdo!