Ir al contenido principal
Bodas

5 errores que suelen cometer las damas de honor

Ser elegida dama de honor es un privilegio y una gran responsabilidad. Si vas a serlo por primera vez, hay varias cosas que debes tener en cuenta para no cometer los errores más frecuentes de las acompañantes de la novia en su gran día. ¡Descúbrelos!

Elena CH Photo & Vídeo

Una de tus mejores amigas se va a casar y te ha elegido como dama de honor porque confía en ti. Y es que una dama de honor no es solamente una acompañante con un vestido de un color determinado que recoge la cola del vestido de novia, sino que también acompañará y ayudará a la protagonista del gran día durante todos los preparativos, como las pruebas del traje, la elección de unos zapatos de novia cómodos y elegantes o decidir qué estilo de ramo de novia encaja mejor con su outfit nupcial. Sin olvidar que es quien se encargará de organizar la despedida de soltera. ¡Es mucho más trabajo del que parece! Así que si quieres disfrutar de cada momento acompañando a tu amiga y que todo salga bien, no te pierdas estos prácticos consejos.

1. Olvidar preguntar cuáles serán sus tareas

The Lovely Pic Studio

La novia puede haber elegido una, dos o más damas de honor. Si sois varias, seguramente podréis repartiros las tareas, desde colocar bien la cola de su precioso vestido de novia de corte sirena hasta hacerse cargo de su neceser de emergencia, pasando por sujetar su maravilloso ramo de novia con calas, asegurarse de que sale perfecta en todas las fotografías de la sesión nupcial o encargarse de repartir los regalos para invitados de boda, por ejemplo. Hablad con la novia para saber qué quiere que hagáis cada una tanto durante los preparativos del enlace como el mismo día B, y averiguad cuál es el estilo de boda que le gustaría tener. Y muy importante: comentad también el desembolso económico que esto va a suponer. Del mismo modo, si crees que no vas a tener tiempo de ayudarla o que no vas a poder permitirte el gasto que esto supone, es mejor que se lo digas desde el primer momento.

2. No asumir el compromiso con responsabilidad

Fotostudi

Una vez tengas tus tareas asignadas, recuerda que una boda es un evento importante en el que van a haber muchos invitados y, sobre todo, que la novia ha depositado su confianza en ti. Así pues, no dejes el trabajo para el último momento, pide ayuda a las otras damas de honor si te ves en dificultades y ofrécete a acompañar a la novia a realizar otros encargos, como a recoger las invitaciones de boda vintage, cuando tengas tiempo libre. Actúa con responsabilidad.

3. Decidir sin tener en cuenta la opinión de la novia

Elena CH Photo & Vídeo

Ser dama de honor hace mucha ilusión, pero recuerda que quien se casa es tu amiga, no tú, así que evita tomar decisiones sin consultárselas previamente. Y ten en cuenta sus gustos y sus aficiones... ¡pues es ella la que va a dar el "sí, quiero"! Por ejemplo, si vas a organizar la despedida de soltera y a ella lo que más le gustaría es pasar una tarde tranquila con sus amigas en un spa, no le organices una juerga nocturna, aunque para ti sea la celebración ideal. Ya llegará el momento de organizar tu boda y ella estará ahí para ayudarte. No olvides que ahora estáis organizando "su" enlace.

4. Pasarse con el alcohol

Pi & Olivera Fotografía

Aunque ya haya terminado el banquete y hayas hecho tu discurso, el día de la boda no te apropies de la barra libre ni abuses del alcohol. La novia puede necesitar tu ayuda en cualquier momento: para ir al baño, retocarse el maquillaje, repasar su recogido para 2020... Recuerda que te has comprometido a ayudarla en todo y que tienes que estar en óptimas condiciones para hacerlo.

5. Hablar de los preparativos con otras personas

Raúl Ramos

La relación entre la novia y sus damas de honor es, sobre todo, de confianza. Por ello, lo que habléis, preparéis y planeéis debe quedar entre vosotras. Así qu no lo compartas con otras personas ni adelantes acontecimientos o sorpresas del día B, como la preparación de la mesa dulce o de las ideas para el photocall.

Mireia Guilella

Es evidente que la novia pedirá a sus damas de honor que la acompañen a la hora de elegir su look nupcial y de hacerse las pruebas correspondientes. Pero no es menos cierto que también puede necesitar su ayuda a la hora de encargar o de ir a recoger los detalles de boda, de decidir dónde sentar a todos sus familiares o amigos o de escoger cuál de los numerosos peinados de boda es el que le queda mejor. ¡Ayúdala en todo!