ByLevi

Lo cierto es que no es sencillo elegir el look nupcial, así que en muchas ocasiones ir acompañada te resultará de gran ayuda. Por ejemplo, a la prueba del vestido de novia es recomendable ir con un selecto grupo de amigas y familiares, que pueden ser –o no– las mismas que te aconsejen sobre el ramo de novia ideal o esos zapatos de novia divinos y únicos. Sin embargo, a la prueba de maquillaje debes ir sola. Son varias las razones: de este modo podrás relajarte más, podrás transmitir mejor al maquillador tus deseos sin que nadie influya en tus gustos y, por último, no estarás presionada por el tiempo que le dediques a este importante ensayo.

Vídeo Boda

Un profesional tiene acceso a técnicas y productos que no son habituales para el público general, como el maquillaje con aerógrafo, que además de natural resulta muy duradero. Piensa que gracias a sus productos de la mejor calidad, el maquillaje te quedará perfecto el día entero sin necesidad de grandes retoques. Y, además, que como saben que es habitual que a las novias se os caiga alguna lagrimita por la emoción, lo tendrá en cuenta también para usar productos waterproof.

Porque el día de la prueba de maquillaje es muy importante para que en la boda estés impresionantemente guapa, así, te desvelamos cómo debería ser la sesión ideal:

1. Una buena comunicación

A tu estilista le interesa conocer muchos detalles para acertar con tu look. Por ejemplo, a qué hora y dónde se celebrará el día B. Y necesitará saber cómo es tu vestido y qué intención de peinado tienes pues. Es decir, si te decantas por una trenza para boda de estilo bohemio y despeinado, es probable que te siente bien un maquillaje muy natural y romántico. Traslada tus inquietudes a tu maquillador, cuanto mejor sea la comunicación mejor será el resultado.

De hecho, si puede ser, el día de la prueba de maquillaje sería perfecto que llevaras el peinado e incluso tu vestido –sí, tu vestido de novia recto de tejido vaporoso–, ya que así podrás ver el look total.

Fernando Pérez

2. Anticípate

Resultará perfecto si vas preparada, con los "deberes hechos", y le muestras qué te gusta gracias a fotos que hayas visto en las bodas reales de Bodas.net, así como en su Pinterest o bien en su cuenta de Instagram… Así el maquillador podrá comprobar qué tal te sientan a ti, pues tu color de pelo, tu tono de piel o color de ojos serán determinantes a la hora de decantarse por unas u otras gamas.

3. Abre tu mente

Deja que el estilista explore diferentes estilos, a menos que ya lo tengas realmente muy bien definido. Es importante, que tomes tu tiempo en probar distintas opciones, es así como una puede convencerse de que ha elegido el maquillaje más correcto. Lo importante es que te sientas a gusto con él así que cambia y prueba las veces que sea necesario hasta que estés 100% convencida. No será la primera vez que una novia vaya con la idea que un maquillaje muy discreto y natural pero que finalmente sí haya querido dar intensidad a sus ojos con un espectacular ahumado en gris que realza la mirada y le sienta genial con su recogido con flequillo.

You&me

4. Tómate fotos, muchas fotos

Por último, estará bien que cuando el maquillaje esté listo te tomen algunos retratos tanto dentro del salón como en exterior. Quizá así, viéndolas después con calma, decidas hacer algunos pequeños cambios, introduciendo matices o modificando el color la tonalidad del pintalabios, por ejemplo.

De hecho, incluso puedes hacer coincidir esta sesión de maquillaje con las fotos preboda, y así sacarle todo el partido. Igualmente, ¿por qué no pruebas cómo te ves con una de las preciosas coronas de flores adornando tu pelo? En cuanto al outfit puedes decantarte por un estilo casual o bien por un vestido de fiesta corto, elegante y algo suntuoso.

Ya convencida de que el maquillaje potencia toda tu belleza, ¿estás convencida de tu peinado de boda? No dudes en que también es necesaria una prueba –o varias– hasta dar con él. Deseamos que luzcas perfecta el gran día y que lo veas perfecto también a él, con su traje de novio refinado y de corte favorecedor.