¿Quién no ha visto las películas Memorias de ÁfricaBajo el Sol de la Toscana y ha pensado inmediatamente "me encantaría casarme allí"? ¿Os imagináis vuestra boda en los campos de lavanda de la Provenza francesa o en los maravillosos paisajes de la Toscana italiana, junto al amor de vuestra vida y vestida de blanco con el vestido de novia de tus sueños? ¿Y en París, junto al Sena, y con tu futuro marido vestido para la ocasión con el mejor traje de novio? O, ya puestos a soñar, ¿en Nueva York, junto a un sinfín de ideas originales para bodas de esencia urbana y cosmopolita? Una destination wedding os permite prometeros amor eterno lejos de casa.

Casarse dónde el corazón os lleve

Las destination weddings se pusieron de moda hace años, gracias a las celebrities de Hollywood. ¿Quien no recuerda el "sí, quiero" que John Krasinksi y Emily Blunt se dieron en Villa d'Este, a orillas del Lago Como, en Italia, el enlace de Kate Moss y Jamie Hince en las montañas Cotswolds al oeste de Inglaterra o la boda de Justin Timberlake y Jessica Biel en un resort de Nápoles?

Una destination wedding o boda en destino es aquella en la que una pareja decide casarse lejos de su lugar de residencia y de la mayoría de sus invitados, por lo que implica un desplazamiento para todos. A la hora de elegir el lugar más indicado, los novios suelen decantarse por ciudades emblemáticas, de gran belleza arquitectónica, ya sea en su país o en el extranjero.

The Wedding Planner Company

¿Cómo hacerlo?

Cada vez son más las parejas extranjeras que se decantan por este tipo de bodas y España es uno de los destinos favoritos. "Es una costumbre que todavía no se practica mucho en nuestro país. Existe poca demanda, pero fuera es bastante usual", comenta Cristina Arrabal, de The Wedding Planner Company y organizadora de importantes destination weddings, como una maravillosa boda hindú celebrada en Madrid con 300 invitados llegados de todo el mundo.

"Es evidente –continúa Cristina– que esta clase de bodas suelen ser más caras. Pero no siempre es así, ya que se puede reducir el número de invitados, disfrutando de una boda más íntima en ese lugar en el que siempre se ha soñado". Además, los novios pueden aprovechar y celebrar ahí su luna de miel, lo que reducirá el presupuesto destinado a esta partida del enlace. Si es vuestro caso, no olvides guardar, junto a tu maravilloso vestido de novia de corte sirena, alguna de las numerosas propuestas en vestidos de fiesta 2019 para alguna cena muy especial.

Fijaos un presupuesto con antelación

Es importantísimo en este tipo de enlaces. Solo un presupuesto que contemple desde un principio una lista de gastos muy detallada os permitirá seguir adelante con vuestros planes. Tened en cuenta que a los gastos generales de cualquier boda deberéis sumar los de los viajes, traslados y alojamiento, tanto vuestros como de vuestros familiares más cercanos. Quizá en este caso sea conveniente decantarse tanto por unas invitaciones de boda caseras como por unos prácticos regalos de boda baratos para todos los asistentes. Asimismo, pensad que una destination wedding no será la más adecuada si deseáis celebrar una boda multitudinaria y no disponéis de un presupuesto demasiado elevado. Así que quizá necesitéis repasar la lista de invitados.

Singular Wedding
Singular Wedding

Elegid un destino favorito

Hablad entre vosotros y decidid el mejor destino o destinos para vuestra boda. Estudiad cada una de la opciones y valorad los costes. Valorad además los pros y contras de cada una de ellas antes de tomar una decisión definitiva: es accesible para todo el mundo, el clima será agradable en la época del año en la que tenéis previsto daros el "sí, quiero", la temporada (si es temporada baja os puede ayudar a reducir gastos)...

Pero todavía no acaba aquí la cosa. "Una vez han escogido el destino, ofrezco a mis clientes tres o cuatro lugares en los que celebrar la boda y el banquete. Después de la primera reunión ya solemos tener decidido casi el emplazamiento definitivo", nos apunta Cristina Arrabal, de The Wedding Planner Company. También será necesario realizar los trámites legales oportunos, buscar a proveedores locales... ¿Quién, sino, iba a dar forma a ese fantástico ramo de novia original?

Decidid el tiempo que pasaréis en el destino

Calculad los días necesarios para que los invitados disfruten sin agobiarse por la vuelta. Habrá que pensar también en organizarles actividades mientras estén allí. Lo habitual en estos casos es que la celebración dure unos tres días, aunque siempre dependerá del presupuesto y los deseos de la pareja. Por lo general, se recibe a los invitados la víspera del enlace y se organiza una fiesta final el día después de la boda.

¿Contratar a un profesional?

Una vez elegido el destino, es aconsejable dejarse asesorar puntualmente por un experto o contratar a un wedding planner de confianza. "Es importante que el experto se desplace allí dónde se celebra la boda para apoyar a los novios en todo momento", asegura, Sonia Ruíz, wedding planner de Singular Wedding. "También se ha de ser consciente de que en este tipo de enlaces se tienen que supervisar muchísimos más temas que en una boda convencional, por lo que se necesitará un asesoramiento tarde o temprano. La localización exacta de la boda, la planificación y decoración de la ceremonia, el banquete, la negociación, los presupuestos y las reservas con los proveedores, el alojamiento, el viaje, los traslados, los billetes, la luna de miel, los trámites legales y la preparación de todas las actividades. Es mucho trabajo y demasiadas gestiones", apunta Sonia.

Foto7
Foto7

Aspectos clave

Por último, si contratáis a un wedding planner que trabaje en el destino, discutid cómo trabajaréis juntos y planteadle reuniones semanales que pueden hacerse por Skype. Y, sobre todo, no os olvidéis de resolver estas cinco cuestiones básicas:

  • 1. ¿Será necesario viajar allí antes de la boda?
  • 2. ¿Tendrá validez jurídica el enlace? ¿Habrá que tramitar una licencia de matrimonio?
  • 3. ¿Existen vuelos directos al destino? Si no es así, ¿cuáles son los aeropuertos más cercanos?
  • 4. ¿Dispondréis de habitaciones de hotel disponibles para todos los invitados cerca de la vuestra?
  • 5. ¿La logística y los traslados serán fáciles para vuestros seres queridos?

Llegados a este punto, con vuestra maravillosa destination wedding en marcha, habrá llegado el momento de tomar algunas decisiones "menores". Por ejemplo, dónde encargar los detalles de boda con los que queréis agasajar a todos los presentes. Y muy importante: enviad las invitaciones de boda con suficiente antelación –unos 6 meses en este caso–, para que vuestros familiares y amigos tengan tiempo de organizarlo todo. Será una experiencia única. Inolvidable.