Manuel Orts

Además de suerte, las joyas familiares heredadas o antiguas te regalarán su brillo el día de la boda. Son un accesorio que puede tener un gran valor sentimental –al igual que el vestido de novia o el prendido que adorne tu ramo de novia– y son piezas importantes para conseguir ese bridal look que tanto deseas. ¿Lista para descubrir cómo llevarlas?

El sortilegio mágico

En la Inglaterra del siglo XIX se hizo popular un sortilegio que se repetía a las novias antes de su boda: "something old, something new, something borrowed, something blue… and a sixpence in her shoe". Alguna cosa vieja, alguna cosa nueva, alguna cosa prestada, alguna cosa azul y una moneda en el zapato se convirtieron en esos cinco objetos imprescindibles que la novia debía llevar cuando se casaba para tener buena suerte en su matrimonio. Llevar algo viejo simbolizaba la continuidad de la familia y llevar algo prestado significaba que la novia siempre contaría con la ayuda de sus seres queridos. Normalmente, la novia elegía como algo viejo o prestado una joya familiar heredada o alguna pieza de joyería antigua de alguien cercano, una costumbre que ha llegado hasta nuestros días.

Daniela Pinon

¿Por dónde empiezo? 

Cualquier joya de familia o antigua puede transformarse en un complemento de exquisita elegancia. Todo es cuestión de imaginación. Una peineta de nácar con incrustaciones se convertirá en un adorno para tu tocado de novia, una pulsera riviere puede montarse en forma de tiara, unos gemelos antiguos pueden servirte para sujetar el velo, una pareja de broches vintage pueden ser las originales hebillas de tus zapatos de novia originales y elegantes… Si tienes alguna pieza heredada o antigua, un joyero de confianza puede transformarla en algo exclusivo. El diseñador de tu vestido y los expertos en complementos también te pueden ayudar.

Menos es más

Elige las joyas de acuerdo a tu propio estilo y preferencias, pero ten en cuenta que el dress code sostiene que "menos es más". Es decir, es aconsejable no llevar muchas joyas porque recargarían tu imagen y podrían conseguir que tu precioso vestido de novia para 2019 pasara algo desapercibido. Así, optar por un par de joyas vintage es más que suficiente. Por ejemplo, una idea es apostar por las tiaras invertidas que van en la parte trasera del tocado y que añadirán ese toque exquisito a un peinado informal. Y otra, apostar simplemente por unos brillantes pendientes combinados con una fina pulsera.

AM Villa Fotografía

Vestido y joyas en total armonía

Art déco, vintage, clásico... ¿cuál es tu estilo? El vestido y el peinado deben ser el punto de partida para elegir una joya heredada o antigua. Fíjate, en primer lugar, en el escote y decide.

De este modo, un vestido de novia con escote en V te permitirá lucir un collar largo, como los art decó, los clásicos colgantes de lágrima o el collar sautoir de los años veinte. Aunque también admitirá collares más cortos, como uno con un especial motivo de corazón. A su vez, con los escotes tipo barco quedarán perfectas las gargantillas vintage del siglo XIX, por ejemplo. En todos los casos, siempre es mejor que te decantes por piezas discretas que no resten protagonismo al atuendo.

Alma Fotografía

Ten en cuenta el peinado

¿Llevarás el pelo recogido o te inclinarás por un peinado para pelo suelto? Para los recogidos te quedarán geniales unos pendientes largos de estilo vintage o modernista, mientras que si optas por dejártelo suelto, lo ideal es optar por unos más discretos, tipo botón de diamantes, usuales en los años cincuenta.

Por cierto, si llevas el pelo suelto y el escote del vestido no es pronunciado, es mejor que prescindas de los collares o gargantillas. También puedes llevar joyas especiales, como alfileres y broches antiguos en la parte posterior de la cabeza para adornar el recogido o, como se apuntaba antes, alguna pulsera riviere de diamantes reconvertida en tiara o diadema. ¡Simplemente brillante!

Y no te olvides de… brazaletes y anillos

Un brazalete o pulsera de diamantes diminutos dará ese toque de glamur a la mano que sujeta el ramo, mientras que un anillo con zafiros (recuerda, alguna cosa azul) o rubíes te aportará esa pincelada de color que llenará de dinamismo el conjunto, ¿no te parece?

The sweet days

¿Vas a incorporar alguna pieza que tenga un especial valor sentimental para ti o que tenga ese aire de otros tiempos que tanto te gusta? Si es así, no olvides llevarla con tiempo al joyero para que la limpie –en caso de ser necesario– y le saque todo su esplendor.

Lo que está claro es que te va la tradición y eso deben delatarlo diferentes aspectos del día B, como las canciones para bodas que sonarán en distintos momentos del enlace o las ideas originales para boda con las que pensáis sorprender a vuestros invitados. Vas a estar guapísima. ¡Y única!