Las manualidades son perfectas para conseguir un resultado 100% personalizado y a la medida de vuestros deseos, ya que permiten, por ejemplo, llenar de carácter el envoltorio de los fantásticos detalles de boda que habéis elegido para vuestros seres queridos y dar forma a numerosas ideas originales para bodas. Las posibilidades son infinitas y tan variadas como vuestra imaginación, pero si lo que queréis es sorprender a todos los presentes con un bello objeto decorativo, estas esferas son ideales. Servirán indistintamente para colgar en diferentes rincones del espacio de celebración o para vestir las mesas del banquete. ¡Y encantarán a quienes recibieron vuestras invitaciones de boda. ¿Queréis saber más?

Podéis elegir un color que armonice a la perfección con el resto de las ideas de decoración para la boda o bien combinar varios, del mismo modo que lo harán las flores de ese magnífico ramo de novia con calas. En cualquier caso, su presentación será simplemente perfecta, por lo que encajarán en cualquier tipo de enlace, sea cual sea su estética. Y quedarán estupendas en espacios tan variados como junto a las ideas para el candy bar, el libro de firmas o las mesas donde se colocarán los regalos para invitados de boda a la espera de que cada uno coja el suyo. ¡Y es que a su gran belleza suman un marcado carácter práctico! Pero aún hay más. Y es que también resultan muy fáciles de elaborar, por lo que tanto si sois muy manitas como si no, no tendréis ningún problema en hacerlas. ¿Listos para empezar?

¿Qué materiales se necesitan?

Son variados pero bastante básicos, así que podréis reunirlos sin ninguna dificultad. ¿Preparados? ¡Ha llegado la hora de ponerse manos a la obra!

  • Bobinas de cuerda de unos 16 mm de grosor. Puede ser de sisal, de cáñamo, de yute, de algodón natural... Lo que es importante tener en cuenta es que con 100 m de cuerda obtendréis unas cuatro esferas de unos 20 cm de diámetro.
  • Hilo de nylon.
  • Globos.
  • Pintura en spray de la tonalidad que queráis que sean las esferas: blancas, rosas, azules, del mismo tono de los zapatos de novia de color...
  • Cola blanca líquida (medio litro).
  • Harina de maíz (medio vaso, aproximadamente).
  • Vaselina o jabón líquido.
  • Agua caliente (una cuarta parte de un vaso).
  • Tijeras.
  • Chinchetas.
  • Una aguja.

¿Cómo hacerlas?

Las esferas pueden tener diferentes tamaños, pero todas requieren la misma preparación. ¡Es muy sencilla como comprobaréis a continuación!

  • Para empezar, aseguraos de que disponéis de un espacio lo bastante amplio para poder colgar y dejar secar las esferas.
  • Se inflan los globos y se cuelgan del techo con la ayuda del hilo de nylon y las chinchetas, sujetándolos por el nudo. Cuando ya están todos preparados, se les aplica una capa de vaselina o jabón líquido, lo que permitirá que después la cuerda no se quede pegada al globo. 
  • Se cogen entonces las bovinas de cuerda y se cortan con las tijeras en tiras de unos 120 cm de largo, aproximadamente.
  • Por otro lado, se prepara la mezcla que endurecerá la cuerda. Para ello, es necesario disponer en un recipiente bastante grande el agua caliente, la harina de maíz y la cola blanca líquida. Removed bien todos los ingredientes hasta aseguraros que han quedado perfectamente mezclados.
  • Llega entonces el momento de sumergir las tiras de cuerda en la mezcla, una a una, verificando que queden bien impregnadas y retirando el exceso. Después las vais atando alrededor de los globos. Se tratar de usar varios trozos de cuerda de manera que se vayan cruzando y creando diferentes líneas hasta que veáis que se forma una esfera bastante tupida de cuerda.
  • Por último, recortad los trozos de cuerda sobrantes de los nudos.
  • Repetid la operación tantas veces como esferas queráis conseguir y, al terminar, dejadlas secar entre 24 y 48 horas.
  • Una vez ya estén secas, presionad el globo hacia dentro para desprenderlo de la cuerda y pinchadlo con una aguja. Tened en cuenta que podéis hacer las esferas de diferentes tamaños, según infléis más o menos el globo.
  • Finalmente, rociadlas con la pintura en spray del color deseado. ¡Ya las tendréis listas!

Seguro que las esferas gustarán mucho a quienes recibieron vuestras invitaciones de boda vintage, sobre todo cuando sepan que las habéis confeccionado vosotros mismos. ¡Será una magnífica manualidad que no pasará desapercibida! Colocadlas al lado de las ideas para el photocall y dejad que los presentes den rienda a suelta a su imaginación.

¿Os animáis a hacerlas? ¡No pueden ser más sencillas! Y quedarán fantásticas en cualquier lugar del escenario nupcial, llenándolo de personalidad. Casi tanta como la que conseguiréis con el maravilloso vestido de novia, repleto de elementos en tendencia, y con el elegante traje de novio. ¡Impregnad el "sí, quiero" con vuestra esencia!