Como el vestido de novia, el traje de él o todas esas románticas canciones para bodas que sonarán en vuestro "sí, quiero", las fotografías del día B se convertirán en uno de los mejores recuerdos materiales de vuestro mágico enlace. Así, las distintas capturas contarán para siempre una bonita historia: la de uno de los días más felices de vuestras vidas. Por ello, escoger el fotógrafo se ha convertido en una de las decisiones más importantes que tendréis que tomar durante la organización de la boda. Así que no solo no os podéis tomar su elección a la ligera, sino que debéis aseguraros que se trata de un profesional. ¿Cómo acertar? Os damos las claves en colaboración con la AFBE (Asociación de Fotógrafos y Videógrafos de Bodas de España). ¡Tomad buena nota!

1. Profesionales cualificados

Lo primero que deberéis tener claro es la importancia de escoger a un buen profesional (algo igual de importante en el caso del videógrafo). Es decir, alguien que además de disponer de los seguros correspondientes –como el Seguro de Responsabilidad Civil, que siempre os aportará un plus de tranquilidad– garantiza sus servicios, lo que os permitirá disfrutar de su trabajo con plenas garantías de calidad y seriedad. Si queréis ir un poco más allá, siempre podéis pedirle que os enseñe sus papeles.

De hecho, contratar a un fotógrafo profesional es una tendencia por la que, según recoge el Libro Imprescindible de las Bodas –publicado por Bodas.net en colaboración con Google y ESADE–, se decantan el 89% de las parejas actuales.

Tdsfotografía
Tdsfotografía

 2. El estilo de las fotografías

¿Estáis buscando un enfoque tradicional con las habituales fotos tipo posado? ¿O preferís unas imágenes más naturales y espontáneas que cuenten cómo fue vuestra historia a lo largo del gran día? Lo primero que deberéis tener claro es qué estilo de fotografías queréis, pues esa premisa os permitirá decantaros por un fotógrafo u otro. Todo profesional tiene su propio estilo y, en la actualidad –gracias a la aparición de nuevas ideas de decoración para bodas y de estilos completamente innovadores de celebración– podréis encontrar un sinfín de profesionales con trabajos maravillosos y distintos entre sí. Esto significa que tendréis muchas opciones donde elegir.

Para poder elaborar un listado de candidatos, visitad sus escaparates en nuestro portal –lo que os permitirá conocer su estilo y descubrir la calidad de su trabajo– y prestad especial atención a las opiniones de otras parejas que hayan contratado sus servicios.

3. Tripo de servicio

Lo habitual será que el fotógrafo cubra todo el día del enlace: desde los preparativos de la pareja hasta el primer baile de recién casados al son de las canciones románticas para bodas que hayáis elegido. Aseguraos asimismo de que no hay extras económicos a partir de una determinada hora por si la boda se alargase. Y comprobad si entre sus servicios ofertan sesiones preboda y postboda. La primera siempre es recomendable hacerla pues facilita las fotos y el posado el día del "sí, quiero", una vez superados los nervios, los miedos y las inseguridades delante de la cámara. Y la segunda, porque os permite lucir de nuevo vuestros increíbles outfits nupciales y capturar divertidas imágenes sin miedo a mancharos. ¡No lo dudéis!

Pedro Zamorano
Pedro Zamorano

4. Tratamiento de las fotografías

Por lo general, cualquier profesional del sector procesará y retocará las imágenes. Lo ideal es que se parta de una foto en formato RAW –negativo digital–, el cual siempre tiene más calidad y flexibilidad en el procesado que una foto en JPG.

5. ¿Cómo queréis las fotos?

¿En DVD, CD, pendrive o impresas en un álbum? ¿Y qué tipo de álbum: tradicional o digital? En el álbum tradicional las fotos se revelan en papel químico, normalmente en un tamaño de 30 x 20 cm, mientras que en el digital las fotos se imprimen directamente en las páginas, quedando como un libro y ofreciendo una mayor flexibilidad y creatividad en el montaje, sin sacrificar la calidad. 

Vera Fleisner
Vera Fleisner

6. Cantidad de imágenes

Algunos fotógrafos pueden dar menos de 300 imágenes de vuestra soñada cita nupcial. No obstante, cualquier fotógrafo de gama alta debería superar las 500 fotos finales cubriendo el estándar: desde los preparativos de los novios hasta el rincón más efímero de la decoración, pasando por la ceremonia, la sesión nupcial, el banquete, el baile y todas esas ideas para detalles de boda. También es importante que averigüéis el tiempo que tardará el profesional en dároslas, si bien este suele ser de un mes.

7. ¿Cuál es vuestro presupuesto para esta partida del enlace?

Normalmente el precio es otro factor decisivo. Tened en cuenta que un profesional de la imagen, sea fotógrafo o videógrafo, cuesta algo más que uno que no lo sea, ya que su trabajo y resultado final marcan realmente la diferencia. También el hecho de estar dentro de la legalidad supone más gastos para el profesional (impuestos, seguros, etc.) por lo que desconfiad de los precios más baratos. Definid qué queréis obtener y estimad el máximo que gastaréis en las fotografías ya que, aparte de un CD o pendrive con las imágenes, también podréis optar por un álbum de boda para vosotros, para vuestros padres, copias impresas para obsequiar a los invitados que jugaron un papel destacado en el enlace –como durante la entrega del ramo de novia original, por ejemplo–... Todo dependerá del presupuesto que tengáis, aunque como pista debéis saber que el precio habitual de contratar a un fotógrafo profesional es de 1500 euros en el territorio español, según recoge el Libro Imprescindible de las bodas.

8. Ponerse en contacto con los fotógrafos

Una vez seleccionados varios candidatos –lo ideal son 2 o 3 como máximo–, entrevistadlos. Aseguraros de preguntar básicos como, por ejemplo, si están disponibles en la fecha elegida y el precio de sus servicios –incluyendo extras–. En este punto es importante destacar la importancia de que, a la hora de comparar presupuestos, lo hagáis exactamente por los mismos servicios, lo que os permitirá cotejar bien el precio final.

9. Conocer mejor a los fotógrafos

Cuando os entrevistéis personalmente con los finalistas, pedidles muestras de sus fotografías o bodas completas –de principio a fin–, pues es la única forma que tenéis de ver el estilo y la calidad de sus trabajos. Revisad los álbumes para ver si el estilo concuerda con lo que esperáis. Y después, preguntaros: ¿es alguien a quien quiero tener trabajando cerca el día de mi boda? ¿Es este el profesional que fotografiará la esencia de mi vestido de novia sencillo y la alegría infinita del gran día? Y muy importante: aseguraos de que tiene un trato agradable y de que os sentís cómodos en su presencia. El feeling es básico para que las imágenes de vuestro paso por el altar sean tal y como esperáis.

Manu Cruz

10. Elección final

Llamad al fotógrafo elegido y firmad un contrato en el que aparecerán detallados tanto la fecha del enlace como todos los servicios que os prestará y el importe final. ¡Seguro que conseguiréis unas fotos preciosas de vuestro "sí, quiero"!

Y, ante todo, acordaros de disfrutar al máximo del enlace y de vivirlo como un día mágico, especial y personalizado. Todo lo capturará el objetivo de vuestro fotógrafo: el intercambio de las alianzas. la entrega del ramo de novia, los diferentes rincones del espacio de celebración, un primer plano del magnífico peinado de boda... ¡Confiad plenamente en él!