Ernesto Naranjo
Ernesto Naranjo

Más allá de ser un delicioso postre para vuestros invitados, la tarta nupcial es uno de los símbolos más universales de los enlaces en todo el mundo. En casi todos los vídeos de boda salen los novios cortando el pastel, rodeados de sus invitados vestidos de fiesta para la ocasión, mientras de fondo suenan canciones de boda que darán paso al ritual de repartir el dulce entre todos los comensales. Existen diversas tradiciones relacionadas con la tarta que os pueden dar algunas ideas originales para bodas. ¿Deseando conocerlas?

La época de los romanos

La tradición del pastel de boda se remonta, según dicen, a la época de los romanos, cuando se colocaba un pan sobre la cabeza de la novia y se rompía sobre ella como símbolo de fertilidad. Los invitados se apresuraban a recoger los trozos, ya que creían que les darían buena suerte. No obstante, la tarta de bodas que se suele ofrecer en la actualidad procede de una costumbre de la Inglaterra victoriana. En aquella época, los asistentes llevaban a la boda un pequeño pastel y se amontonaban todos en una gran mesa, creando una pirámide dulce. Más tarde, los maestros pasteleros empezaron a elaborar tartas piramidales en recuerdo de esa costumbre.

Entre las diferentes tradiciones que se llevan a cabo actualmente, las que hemos recogido a continuación son las más simbólicas. Seguro que alguna os gusta para poner un momento muy dulce a vuestro enlace.

El Ojo Encantado
El Ojo Encantado

1. Cortar la tarta juntos

Hace algunas décadas, la novia era la encargada de cortar la tarta, aunque hoy en día lo hacen los dos juntos, habitualmente mientras suena de fondo alguna animada canción romántica para bodas. Es uno de los momentos cumbre de la celebración, cuando el fotógrafo estará preparado para captar vuestros rostros, vuestras sonrisas y cualquier anécdota que pueda suceder mientras cortáis el pastel, al igual que harán vuestros familiares y amigos, antes de compartirlas todas en WedShoots.

Hasta hace unos años, la opción más popular era que el establecimiento donde se celebrar el banquete nupcial ofreciera a los novios una espada para cortar la tarta. Sin embargo, y aunque es una opción que sigue vigente, cada vez más se ha sustituido por un cuchillo de gran tamaño. En cualquier caso, el corte simboliza el primer trabajo juntos como matrimonio. Después, el pastel se reparte entre los invitados en señal de unión y celebración, como símbolo de felicidad compartida, y se brinda con cava o champán.

2. Las figuras de los novios sobre la tarta

No existe una referencia muy exacta sobre el origen de esta tradición, aunque sí se sabe a ciencia cierta que es muy posterior al del pastel nupcial. Volviendo la vista atrás, hay historias que afirman que su uso empezó a finales del siglo XIX, mientras que otras sitúan su origen en los años 20 del pasado siglo y otras, en los años 50. Sea cuál sea el verdadero, lo cierto es que la tarta de boda actual se corona con dos figuras que representan a los novios. Se trata de una tradición entrañable, que permite buscar unos muñecos que combinen con vuestras ideas de decoración para la boda, y que, a su vez, ha dado origen a otra costumbre muy arraigada, que es la de hacer entrega de los muñecos o bien de una réplica de los mismos a la siguiente pareja de familares o amigos que tenga previsto pasar por el altar.

La Masia Moments
La Masia Moments

3. Guardar un trozo de tarta

Es una tradición que procede de los países anglosajones, pero cada vez son más los novios que deciden seguirla, aunque adaptada. En concreto, se trataba de guardar un trozo de pastel en el congelador hasta la llegada del primer hijo, cuando se sacaba para celebrarlo. Pero como hoy en día son muchas las parejas que esperan más de un año antes de ser padres, la costumbre ha cambiado y la tarta se saca en el primer aniversario de bodas, para que los novios la compartan como símbolo de fidelidad y amor eterno. Aunque también hay quien decide no esperar tanto y saborear el trozo guardado la mañana siguiente al enlace, mientras recuerdan el día tan fantástico que acaban de vivir y sonríen pensando en las magníficas ideas divertidas para bodas que compartieron con todos los asistentes a su día B.

4. Los novios se dan tarta el uno al otro

Al igual que el corte de la tarta, este es otro de los momentos favoritos de los fotógrafos y videógrafos: los novios dándose de comer pastel de boda el uno al otro. Siguiendo las supersticiones, este intercambio de bocados simboliza la fertilidad de la pareja. Sin embargo, también hay novios que aprovechan el momento para gastarse bromas y ensuciar la cara del otro con tarta. Y es que las tradiciones están para romperse, ¿no? Pero tened cuidado: seguro que no te apetece manchar de tarta el vestido de novia 2019 que tanto te costó encontrar.

Mayte Torres Fotógrafa
Mayte Torres Fotógrafa

5. La tradición de las cintas

Por último, una costumbre argentina que cada vez tiene más seguidores. Es parecida al lanzamiento del ramo de novia original entre las invitadas solteras. El maestro pastelero esconde un anillo dentro de la tarta atado a una cinta que sobresale del centro del pastel, junto con otras cintas que no esconden ninguna sorpresa. Las invitadas solteras tiran de ellas al mismo tiempo y, según la crencia popular, la que encuentre el anillo será la próxima en pasar por el altar

El simbolismo de la tarta nupcial es universal y, por eso, se ilustran con ella invitaciones de boda, cualquier otro elemento de la papelería nupcial, páginas web o diferentes detalles de boda. Pero sus posibilidades van mucho más allá, ya que es la encargada de poner un delicioso punto y final al banquete del día B. Así que... ¡buen provecho!