Ir al contenido principal
Bodas

7 colores para vestidos de invitada en 2017

¿Has ido a tantas bodas en los últimos años que ya no sabes qué color vestir en el próximo enlace para que no parezca que repites look? ¿Quieres ir a la última? Te presentamos 36 vestidos de fiesta en los 7 colores que reinan esta primavera-verano.

Matilde Cano

La mujer protagonista del "sí, quiero" lo tiene fácil para elegir el color de su vestido de novia. Quizá le entre alguna duda al pensar en si quiere unos zapatos de novia blancos o de color, pero para las invitadas escoger la tonalidad de su traje es la primera y principal duda acerca de todo el conjunto. ¡No lo pienses más! Te presentamos los 7 colores estrella de esta temporada y te mostramos 36 vestidos de fiesta para tu próxima boda.

Azul pastel

Las tonalidades pastel siempre son un acierto, pues aportan un aire suave y elegante a las mujeres que las lucen. Ideales en todo tipo de bodas, resultan especialmente indicadas en las ceremonias religiosas en las que la sobriedad debe reinar. Entre estos tonos destaca el azul pastel.

Combinar un vestido de este color con complementos nude es la apuesta favorita de muchas mujeres, pero si quieres dar un golpe de estilo único atrévete con unos complementos en tonos burdeos, cereza o rojo. Para rematar, un canotier o pamela de mimbre será el toque definitivo.

Azul eléctrico

El azul eléctrico o azul Klein lleva años siendo el rey de los armarios de las invitadas de boda más top. No hay mujer que se resista a esta tonalidad tan elegante y moderna. De hecho, mujeres de todas las edades caen rendidas ante los vestidos azules de fiesta.

En bodas de día, la clave del look está en combinar el vestido con complementos de tonos neutros para aportar serenidad o con elementos de colores vibrantes, como el fucsia, para destacar. Por la noche, puedes elegir el negro como tonalidad de apoyo para garantizar el éxito en tu estilismo.

Verde hoja

Como el azul eléctrico, este color bien podría servir tanto para bodas de día como de noche. Y es que, aunque pueda parecer algo oscuro, si apuestas por un tejido ligero y vaporoso, el verde hoja es un color de lo más elegante en horas de sol.

Combínalo con tonalidades suaves durante el día. En ese caso, el contraste con colores vivos no resultará del todo apropiada. Y por la noche, apuesta por el dorado para tu gran look de invitada perfecta. ¡Te llevarás todas las miradas con tu vestido verde de fiesta!

Rojo llama

Un rojo con algún punto de naranja que hace de esta una tonalidad más vibrante. Ideal para mujeres atrevidas, serás la invitada perfecta tanto en bodas de día como de noche con un vestido rojo de fiesta. El corte en este tipo de vestidos lo es todo. Así, uno ajustado y ceñido te hará ser la envidia del resto de invitadas, mientras que con uno ancho o con volumen conseguirás emanar toda tu elegancia.

Y como toda la gama de rojos, esta tonalidad es muy agradecida a la hora de mezclarla con otros tonos, ya sean oscuros, nudes, dorados, platas o colores vivos. ¡Cualquier mix quedará ideal!

Rosa chicle

No se ha prodigado mucho por las bodas en los últimos años, pero esta temporada el rosa chicle llega con fuerza. ¿Te atreves? De aire muy juvenil, este tono hará que aportes una gran frescura cromática a la boda.

Una de las claves de este color es apostar por tejidos brillantes, como el raso y el satén, pues contrariamente a lo que puede parecer, en este caso lo brillante te dará un toque chic y divertido único.

Rosa palo

Si hablábamos del azul pastel y del rosa chicle, no podíamos olvidarnos del rosa palo. Un color que mezcla la dulzura del rosa con la última tendencia. ¡Y es que el rosa está de moda! Perfecto en bodas de día, no descartes apostar por un vestido de fiesta largo rosa palo para la noche. El resultado es espectacular.

Para dar intensidad a tu look nupcial, combina muy bien la suavidad del vestido con complementos con fuerza y protagonismo, o incluso prueba a introducir elementos de brillo mate al vestido, como apliques en los hombros. También quedarán muy bien en el bolso o la joyería.

Amarillo mostaza

¡Fuera supersticiones! El amarillo se lleva en su versión más oscura, en mostaza. Un vestido de este tono es una gran inversión, ya que podrás lucirlo tanto en bodas de verano como en épocas de frío. Y como en los anteriores casos, tanto en bodas de día como de noche.

Combínalo con complementos que apuesten por el mix de colores vivos, como el verde, el fucsia, el rojo, los azules… Las flores y los elementos vegetales son un gran aliado en este caso, ya sea en forma de sombreros, canotiers, tocados, cinturones, bolsos bordados… ¡Haz la prueba!

¡Si la novia puede elegir el color de las flores de su ramo de novia sin perder los nervios, tú puedes hacer lo mismo con tu traje de invitada! El color estará muy presente en la boda, en las invitaciones de boda, en la decoración… ¡Añade tu toque de color con un vestido perfecto para ti!