En plena organización de la boda, la mayoría de discusiones con la pareja se producen por comentarios fuera de lugar a causa del estrés que implica tomar tantas decisiones y asegurarse de que todo estará a gusto de los dos. Pero no te dejes llevar por el estrés que ha supuesto encontrar el vestido de novia que mejor te sienta, el tiempo que has tardado en dar con el peinado de boda ideal o las dudas que te genera seleccionar las ideas originales para bodas que mejor encajan con vuestra personalidad. Así que deja los nervios de lado y, bajo ningún pretexto, hagas a tu pareja ninguna de estas reflexiones. El día más bonito de vuestra vida se acerca, ¡así que pensad en positivo!

"Te echo de más"

Pongámonos en situación: llegas a casa después de una jornada estresante de trabajo y, aunque teníais previsto elegir la música para bodas civiles porque ya estáis en la recta final de la organización, a él no le apetece. Seguro que, como decía una letra de Kiko Veneno, te puede salir una frase similar a esta: "lo mismo te echo de menos que a veces te echo de más". Pero analízalo bien, ¿servirá de algo? Es mejor que le expongas cómo te sientes y por qué te parece que no hay que postergar el momento de seleccionar la banda sonora de vuestra ceremonia.

"¿Nos casamos en secreto, solos tú y yo?"

Cuadrar el presupuesto, elaborar la lista de invitados, pensar con qué detalles de boda solidarios obsequiar a los asistentes… Seguro que en algún momento se te ha pasado por la cabeza terminar con tanta planificación y marcharos a Las Vegas, por ejemplo, a celebrar una boda íntima, muy íntima. Es normal sentirse desbordado en ocasiones, pero proponer una boda secreta puede parecer una insinuación de que el enlace tiene poca importancia para ti. ¡Y nada más lejos de la realidad! Tienes muchas ganas de celebrar un día tan especial rodeada de todos vuestros seres queridos, así que no dejes que los preparativos te superen y piensa en todo lo bonito que está por llegar.

"¿Por qué es todo tan caro?"

Probablemente tu novio opina lo mismo, pero no servirá de nada quejarse por el presupuesto cada dos por tres. Y es que hacer realidad vuestro día soñado tiene un precio. Aunque siempre hay maneras de ahorrar, como apostar por una fórmula poco empleada: el alquiler del vestido de novia. También hay otras partidas en las que economizar está en vuestra mano como, por ejemplo, las invitaciones de boda caseras. Además, ¡las manualidades son perfectas para liberar el estrés!

"¿Te vas a poner a dieta?"

Él te quiere a ti con todos tus defectos porque, reconozcámoslo, nadie es perfecto. Así que si le sobran algunos quilitos deberás aceptarlo. El hecho de querer adelgazar es cosa suya. Insinuarle que debe ponerse a régimen puede llevarle a pensar que no te gusta tal cual es, cuando es todo lo contrario. ¡Has decidido que quieres pasar el resto de tu vida a su lado porque lo amas incondicionalmente! Lo mismo sirve para cualquier tema relacionado con su estética; peinado, barba... Son temas que, sin duda, debes tratar con gran tacto y sutileza.

 "Mi madre dice que..."

No te escudes en tu madre para tratar temas delicados. Sé valiente y atrévete a comentarle que entre las ideas para candy bar te gustaría poner una parada de palomitas dulces o de algodón de azúcar. Si le explicas bien tus razones, seguro que lo comprenderá. Además, de este modo estaréis participando activamente los dos juntos de todos los preparativos. Así que solo os puede esperar un dulce "sí, quiero".

"Me da igual"

Si te sugiere alguna idea que le parece interesante o te expone su opinión sobre algún aspecto del enlace, no le contestes de forma tan escueta. Seguro que él está encantado con su propuesta, del mismo modo que tú lo estás con las tuyas. Así que procura formular tu respuesta en positivo: "la verdad es que son estupendas todas tus ideas" o "¡qué idea más buena!". Así, si te ofrece varias ideas para regalar en una boda, presta atención y decidid juntos con cuál os quedáis. Repartiros las tareas y las decisiones es la clave de un futuro prometedor.

Intenta dejar los nervios y el estrés a un lado y continúa con ilusión con todos los preparativos que aún os quedan pendientes. Desde las canciones para bodas hasta grabar las alianzas, ir a recoger el traje de novio o citaros con el fotógrafo para una reunión personal previa a vuestro gran día. ¡Todo va a salir genial!