Llevarte bien con tu suegra no siempre es sencillo. La razón es simple: una madre tiene muchas expectativas sobre la futura mujer o el futuro marido de sus hijos. Por otro lado, los celos suelen aparecer en el momento en el que una mujer entra en la vida de un hijo.

Los sentimientos de posesión de la novia y la madre del novio no siempre son compatibles, por eso es imprescindible mantener una buena relación. Te damos cinco consejos que te ayudarán durante no solo durante la organización de tu boda, sino a lo largo de todo tu matrimonio:

  • Aprende a conocerla mejor. Lo importante es no tener prejuicios. Debes hacer todo lo posible por conocer mejor a esa mujer que será parte de tu familia en poco tiempo. Hazle preguntas sobre su vida, escúchale… A ella le encantará que muestres interés y probablemente querrá saber más de ti. ¡Puede que tengáis muchas cosas en común!
  • Sé diplomática. En ocasiones, tu suegra puede resultar desagradable, pero esa no es una razón para que tú te comportes igual. Si te comportas de manera impecable, nunca te podrán reprochar nada.
  • Cultiva la complicidad. Si haces planes mano a mano con tu suegra, podrá surgir una verdadera amistad. Una tarde de compras, una clase de yoga o una mañana en el spa, ¡podéis hacer mil cosas!
  • Amigas sí, pero no tanto. No olvides que tu suegra no es tu mejor amiga. Es bueno tener confianza con ella, pero evita contarle los detalles de tu vida en pareja. Le estarás dando pie a que pueda meterse en vuestra relación.
  • Comportaos como adultos. Si os afirmáis como una pareja adulta os ganaréis el respeto de vuestros suegros. No basta con ir a cenar a su casa de vez en cuando. Vosotros también tendréis que organizar reuniones familiares y afirmaros como un verdadero matrimonio.