Inmaculada García

Si cuando te invitan a un enlace ya te resulta difícil escoger el vestido de fiesta que lucirás, los complementos que añadirás a tu outfit y el peinado de boda que coronará tu apuesta, decidir entre miles de vestidos de novia y piezas bridal puede convertirse en una tarea un tanto ardua... Para que concebir el traje perfecto para tu gran día no deje de ser un sueño cumplido, debes tener en cuenta que el escote será el responsable de reflejar un efecto u otro, tanto en tu rostro como en el conjunto de tu silueta. Es decir, será capaz de acentuar o disimular lo que precises. Por eso, conviene que te decantes por el más adecuado en función de tu tipo de cuerpo.

Destacar un cuello esbelto, presumir de hombros bonitos o disimular un pecho demasiado prominente está en tus manos. Te contamos cómo son y a qué figuras sientan mejor, a priori, los diferentes escotes que encontrarás en los trajes nupciales. Pues, aunque no se puede afirmar tajantemente que un determinado escote favorece más a un tipo de cuerpo que a otro, sí que se pueden tener en cuenta ciertos aspectos y todo dependerá, a su vez, de las variaciones y combinaciones con los distintos cortes.

1. Palabra de honor o strapless 

Aurora

Elegante y sencillo. Con los hombros, el cuello y la parte alta de la espalda al descubierto, es uno de los más cotizados por ser favorecedor prácticamente para todas las mujeres e ideal para realzar el pecho –siempre que se ajuste bien, no lo oprima y tampoco lo deje suelto–, así como por alargar ópticamente el cuello en base a la altura del escote y destacar hombros y brazos finos.

2. Corazón

Colet

El escote romántico y femenino por excelencia, también en el mundo nupcial. Tiene las mismas características que el escote palabra de honor, pero con forma de corazón en la línea del busto (en función de lo pronunciada que sea la forma, puede considerarse un escote semicorazón: a medio camino entre un strapless y un sweetheart). Elige un conjunto o vestido de novia con escote corazón tanto si tienes poco pecho como si presumes del mismo: lo enmarcará, sujetará y realzará, ejerciendo un atractivo efecto push-up. Además, alargará ópticamente el cuello en función del corte que escojas y, si tienes la espalda ancha, la afinará desviando la atención hacia la cintura.

3. Caja

Jesús Peiró

Discreto y tradicional. Aunque a veces se considere insulso, por lo general es un básico que sienta impecable a mujeres con siluetas delgadas o de tallas medias con formas marcadas, ya sea en el busto, la cintura o las caderas. Como contras: su patrón cerrado puede acortar el cuello o exagerar el torso, tiende a ensanchar la cintura y, cuando incorpora mangas, no disimula los hombros caídos ni los brazos rellenitos. Si lo escoges y quieres dulcificarlo, acompañándolo de un colgante largo o de unos pendientes XL, por ejemplo.

4. Cuello Perkins

Isabel Sanchís

Sobrio y comedido. El cuello Perkins encuentra el equilibrio perfecto entre el escote caja y el cuello alto o cisne. Remite a los twin-sets de los años 40 y 50 y, sin duda, aporta un plus de estilo a los vestidos de novia sencillos. ¡Aún más cuando incluye transparencias y/o algún pespunte de brillo! Si tienes el cuello largo, eres alta y tienes los hombros estrechos, considéralo una opción.

5. Redondo

Jolies

Asentador –especialmente para mujeres con pecho generoso y erguido–, a la par que cómodo, clásico y atemporal al 100%. Es un escote poco profundo y curvo, que gira a la misma distancia del cuello de forma constante y se cierra a media altura del tórax. ¡Luce con cualquier tipo de corte y manga! 

6. En U o scoop

Cristina Tamborero

Básico. Su forma en U define su nombre. Se trata de un escote cuadrado con las esquinas redondeadas; es curvado y más abierto que el escote redondo. Suaviza la radicalidad del escote redondo y la del cuadrado y es uno de los más repetidos en confección para novias. Por ser más largo que ancho resulta excelente para las que tienen el pecho reducido y, principalmente, para siluetas delgadas.

7. Cuadrado o francés

Valerio Luna

Un clásico. Es uno de los escotes más elegidos por las futuras casaderas y tiene unas características similares a las del escote redondo pero con ángulos rectos. Es habitual en confecciones con tirantes e ideal para vestidos de novia de corte imperio. Una alternativa favorecedora para las que tienen los hombros estrechos y el pecho moderado, así como para las que tienen poca cintura y caderas anchas o un vientre que no es plano. ¡Centra la atención! 

8. Tirantes espagueti

Cymbeline

Tan sensual como elegante. La forma que cubre el busto puede ser recta, redondeada, cuadrada... En cualquier caso, va sujeta con dos tirantes extrafinos y minimalistas, sin florituras. El escote con tirantes espagueti es una apuesta segura para aportar volumen a unos hombros estrechos o a un busto pequeño.

9. En V o pico

Rosa Clará

Uno de los escotes que más estiliza y comúnmente asociado a moda plus size, aunque no es siempre así. Puede mostrar parte de los hombros destacándolos, junto a las curvas del pecho, y ser más elegante o sensual dependiendo de lo generoso que sea y de si incluye mangas o, en su defecto, tirantes. Decántate por un pieza o vestido de novia con escote en V si quieres alargar ópticamente el cuello, si persigues equilibrar la anchura de la parte superior e inferior de tu cuerpo o si te gustaría destacar el pecho. Sensualidad no le falta...

10. Asimétrico

YolanCris

Original y atrevido. Admitiendo diferentes versiones, entre las que destaca la que deja solo un hombro al descubierto, se puede combinar con cualquier tipo de tirante o manga. Asimismo, resulta apto para todo tipo de figuras y bustos, y es una excelente opción para destacar cuellos finos o alargar cuellos cortos y gruesos. Sienta especialmente bien a las mujeres que tienen los hombros cuadrados o anchos.

11. Halter

Pronovias

Sexy y favorecedor. Sin mangas y siempre abrochado detrás del cuello, deja la espalda, los hombros y los brazos desnudos. Habitualmente relega al pecho a un segundo plano, potenciando los hombros. Sin embargo, puede ser más atrevido cuando se combina con aperturas lágrima, por ejemplo. No te lo pienses dos veces si tu máxima es lucir brazos firmes y tus hombros son caídos o rectos.

12. Barco o bateau

Aire Barcelona

Discreto, elegante y sobrio. Este escote dibuja una línea de hombro a hombro, dejando la clavícula ligeramente al descubierto, por lo que despeja el cuello y amplia visualmente los hombros. Por ello, no es aconsejable para aquellas que los tengan muy marcados. Sin embargo, destaca el busto y, en función de si es más o menos abierto y curvo, también fija la atención en la cintura. Ideal para cuerpos rectos, con forma de reloj de arena y los conocidos como triángulo invertido.¡Compensa el amplio de los hombros con las caderas!

13. Hombros caídos u off-shoulder

Pronovias

Sexy y dulce. El tejido rodea la parte alta de los brazos, dejando descubiertos el cuello y los hombros e, incluso, parte del busto ocasionalmente. Luce mejor en vestidos largos y es perfecto para afinar espaldas y hombros anchos. Se adapta a todas las tallas de busto y únicamente presenta un inconveniente: no siempre favorece a mujeres con cuello corto y/o grueso.

14. Capucha o cowl

Carlo Pignatelli

Sofisticado y distinguido. Se trata de un cuello holgado de tela drapeada que cae, con pliegues, hacia el pecho. En ocasiones se combina con mayas o telas finas como el tul, frecuentemente rematadas con encajes, que contrarrestan su atrevimiento y lo dotan de elegancia. Puede adoptar muchas formas, incluir mangas o no, presentarse como un cuello redondo, en V, barco… ¡Elígelo si quieres presumir de busto firme!

15. Ilusión o fantasía

Valerio Luna

Chic y fantasioso. En realidad son dos escotes en uno: un primero a la altura del pecho –habitualmente palabra de honor o corazón– y una tela semitransparente, normalmente con algún encaje y/o detalles de pedrería u otros materiales, que parte de esa misma altura y llega hasta el cuello como si de un escote redondo, barco o caja se tratara. Es una opción tan estética como funcional, muy frecuente entre las colecciones de los diferentes diseñadores de vestidos de novia por el auge del efecto tattoo lace y porque las piezas y vestidos de novia con escote ilusión son afines a todo tipo de bustos y figuras, tanto si llevan mangas como si prescinden de ellas. Los vestidos de novia Rosa Clará son un claro ejemplo, como también lo son los outfits que componen las colecciones de vestidos de novia Pronovias.

16. Queen Anne

Aurora

Un escote gentil donde los haya. Deja descubierta la zona del pecho pero llega hasta la nuca, es considerado clásico y, a menudo, se combina con faldas imponentes como las de los vestidos de novia de corte princesa. Es recomendable para novias con el cuello delgado y el rostro estilizado. Y, por su elegancia, es mejor evitar combinarlo con collares y gargantillas, así como con peinados con pelo suelto.

17. Escote lágrima

Sophie et Voilà

100% atractivo y dinámico. Puede ser halter, redondo, Perkins... y cuenta con una estratégica abertura, más o menos sutil, en la zona del pecho. A pesar de que en el terreno nupcial es más habitual en la espalda, cuando es delantero juega con su amplitud y longitud para conseguir el efecto deseado: adornar vestidos románticos, añadir toques de atrevimiento a vestidos de líneas muy puras, sumar sensualidad... Ahora bien, es mejor que lo evites si tienes un busto muy generoso para no caer en la vulgaridad (especialmente si quieres enfundarte un vestido de novia de corte sirena o algún patrón muy ceñido). ¡Equilibra tu elección!

18. Escote camisero

Mar Rodríguez

Actual y alternativo. Los escotes camiseros cada vez se repiten más entre las referencias que componen las últimas colecciones nupciales. Con las camisas y las bikers de cuero como inspiración, los modistos añaden este tipo de cuello a las prendas que visten las novias de hoy, las millennials, pues su estructura y porte consigue armonizar el busto, equilibrar el cuerpo y, lejos de lo que pueda parecer, realzar la feminidad con un punto de funcionalidad.

Además de estos tipos de escotes existen otros, como el drapeado, el cruzado, el cuello chino o Mao, el cuello vuelto o cisne –tan común en colecciones informales e invernales–, el chimenea... Hay muchos, pero los listados en este artículo son los más recurrentes en confección bridal y, casi seguro, entre los que tendrás que elegir. Recuerda que cuando tengas claro qué escotes serán los más indicados para ti, deberás pensar en qué cortes te favorecen más y apostar por la combinación ganadora. Tampoco olvides que hasta que no tengas tu outfit, será desaconsejable decidir cuáles serán los complementos del look, como el ramo de novia, las joyas, los accesorios del peinado o los zapatos de novia. ¡Despacito y buena letra!