El corazón es el símbolo universal del amor, por lo que no podrá faltar en vuestro "sí, quiero". Así, por ejemplo, podéis apostar por incluirlo en las invitaciones de boda y en diferentes elementos de la cartelería nupcial, en el envoltorio de los detalles de boda y en muchas y variadas ideas originales para bodas. ¡Siempre será un acierto! Pero si hay un momento en el que su presencia resulta imprescindible es durante el intercambio de alianzas, pues incrementará el romanticismo de ese mágico instante. Podéis decantaros por un porta alianzas de madera, de fibras vegetales, de tela... o bien por uno elaborado por vosotros mismos con baker twin. ¿Os seduce la idea?

¿Qué es el baker twin?

Se trata de un cordel resistente que se distingue por dos factores importantes. Por un lado, porque es un hilo muy empleado en panadería y en pastelería y, por otro, por ser especialmente decorativo al ser bicolor. Lo encontraréis en todo tipo de tonalidades –rosa, rojo, verde, lila, azul, marrón, etc.– y siempre combinado con blanco, por lo que no tendréis problema a la hora de escoger el que mejor armonice con el resto de ideas de decoración para la boda. ¡Todo son facilidades!

Una manualidad tan sencilla como vistosa

Si queréis apostar por un día B personalizado, esta manualidad será una fantástica manera de conseguirlo. Asimismo, vuestras alianzas lucirán perfectas, el resultado marcará realmente la diferencia y quienes recibieron vuestras invitaciones de boda 2020 no podrán evitar rendirse a su encanto. ¡Y es que llenará de romanticismo uno de los momentos más emotivos de toda la jornada! Pero no acaban aquí sus ventajas, sino que también se trata de un sencillo DIY, por lo que no tendréis ningún problema en hacerlo, aunque no realicéis manualidades de forma habitual. Y será una de las ideas para bodas civiles y religiosas más originales. ¿Estáis preparados? ¡Empezamos!

¿Qué materiales necesitáis?

Variados pero fáciles de localizar, por lo que seguro que no os costará nada juntarlos todos. Ya estaréis listos para empezar.

  • Una bovina de baker twin. En este caso hemos optado por una que combina el color rosa con el blanco –al igual que ese fantástico ramo de novia natural escogido–, si bien podéis elegir el que más os guste.
  • Un rollo de alambre de cobre en el mismo tono que el de la cinta o en una tonalidad próxima en el círculo cromático.
  • Celo de doble cara.
  • Tenazas.
  • Tijeras.
  • Lápiz.
  • Cartulina.
  • Pinzas pequeñas.
  • Cinta de raso (opcional).

Sencillo paso a paso

Antes de poneros manos a la obra deberéis determinar qué tamaño aproximado queréis que tenga vuestro porta alianzas, pues no se trata de que os quede muy pequeño ni de que resulte especialmente grande e incómodo de manejar.

  • El punto de partida será pues dibujar en una cartulina un corazón del tamaño deseado con el lápiz. Podéis practicar hasta dar con el diseño que más os guste.
  • Recortadlo con las tijeras y, a continuación, sujetad en él uno de los extremos del alambre de cobre con la ayuda de las pinzas. Así os resultará más sencillo asegurarlo mientras completáis la forma deseada. Enlazad entonces los dos extremos de alambre y cortad el trozo sobrante con las tenazas. 
  • Llega el momento de cubrir todo el alambre con celo de doble cara, lo que asegurará que al poner el baker twin por encima, este no se moverá.
  • En la unión de los dos extremos de alambre que habéis hecho antes, haced un pequeño nudo con el baker twin y después empezad a cubrir con él todo el alambre, entrelazándolo al azar. Lo que importa es que las distintas tiras queden firmes.
  • Cuando consideréis que el corazón porta alianzas tiene suficiente consistencia, haced otro nudo fuerte por la parte trasera. ¡Ya estará acabado!
  • Pero, ¿dónde colocar las alianzas os estaréis preguntando? Tenéis dos opciones. La primera pasa por dejar un trozo de baker twin suelto en el que podréis colocar los anillos sin problema, antes de enlazarlo con otra tira de baker twin y hacer un bonito lazo. Y, la segunda, consiste en atar la cinta de raso sobre el porta alianzas –donde más os guste–, sujetando en ella los anillos.

Si os convence el resultado podéis hacer muchos más corazones –aunque quizá en un tamaño más pequeño– y, como una más de las ideas de detalles de boda, repartir el presente entre todos los invitados. Seguro que sabrán apreciar todo el cariño con el que los habéis confeccionado. ¿Más propuestas? También podéis utilizarlos a modo decorativo para vestir diferentes espacios de la ceremonia y la celebración. ¡Son muy versátiles!

Antes de acabar, si os ha gustado la idea y la manualidad no solo os ha sido muy fácil de hacer sino que, también ha tenido el mejor de los resultados, revisad las tareas que aún tenéis pendientes. ¿Aún no habéis empezado a preparar una completa playlist con todas esas magníficas canciones de boda que queréis que suenen en los momentos más especiales de la jornada? ¿No tenéis claro a quién entregaréis el ramo de novia? Ultimad detalles y preparaos para disfrutar de una cita nupcial realmente increíble... ¡y llena de personalidad!