Seguramente ya habéis perdido la cuenta de los vestidos de novia y trajes que os habéis probado. También habréis recorrido diversos atelieres para dar con esos zapatos de novia que tanto gustan o ese maravilloso prendido o ramo de novia. La luna de miel todavía os queda lejos. Sin embargo, vale la pena ir pensando en ello. ¿Por qué no ir a Brasil?

Lo más complicado de viajar de luna de miel a Brasil es decidirse dónde ir. Es un país grandioso, repleto de destinos maravillosos. Tomad nota de alguno de ellos. ¡Querréis visitarlos todos.

1. Río de Janeiro, ciudad maravillosa

El primer destino será seguramente Río de Janeiro. Llamada Ciudad Maravillosa, quién no ha oído hablar de su famoso carnaval, del Pan de Azúcar, del Cristo Redentor, de su paseo marítimo y de sus famosas playas de Ipanema y Copacabana.

Paseando por su paseo marítimo

Perdeos por el paseo marítimo de la playa de Copacabana con una caipirinha en la mano, por el barrio centro y la zona portuaria donde descubriréis monumentos, como la iglesia de la Candelaria, los Arcos de Lapa, el Teatro Municipal y el Palacio Imperial.

Morro de Corcovado

Pero si os tenéis que quedar con un solo lugar, este sería el Morro de Corcovado. Ahí podréis contemplar el Cristo Redentor, el Pan de Azúcar y una vista de la ciudad inolvidable. Para subir se puede ir en el tren de Corcovado que os llevará hasta la base del Cristo.

Parque Botánico de Río de Janeiro

A solo 13 kilómetros de Río de Janeiro es una maravilla de la naturaleza. Acercaros también al rio Macacos, una hermosa vía acuática que fluye desde el macizo de Tijuca, y al lago Leandro con sus lirios gigantes.

Parque Nacional de Iguazú

Declarado Patrimonio Natural de la Humanidad tendréis el privilegio de ver las cataratas de Iguazú desde el lado brasileño, es de decir, de frente. Disfrutaréis de las cataratas gracias a las pasarelas que existen. Para llegar tomad el camino de Foz a Iguaçú, un paseo de unas cuatro horas en el que se disfruta de la majestuosidad de las cascadas.

2. Fernando de Noronha

Acercaros a este impresionante archipiélago volcánico formado por 21 islas en Pernambuco, con algunas de las playas más espectaculares de Brasil. Es un destino para los amantes del surf, el ecoturismo y el buceo.

3. Fortaleza y sus atardeceres

Un paseo por el centro de la ciudad te permitirá conocer su historia. Podéis visitar la Fortaleza de Nuestra Señora de la Asunción, construida en el mismo lugar que dio origen a la ciudad, y el Palacio de la Luz, una bella construcción de finales del siglo XVIII, que fue sede del gobierno del Estado. Y al atardecer nada mejor que pasear por la avenida Beira Mar hasta llegar al Puente de los Ingleses, donde disfrutaréis de la puesta de sol más bella de la ciudad.

4. El río Amazonas

Vuestro viaje de novios es una perfecta ocasión para descubrir el Amazonas y su selva tropical, el mayor pulmón verde del mundo.

Manaos es la puerta de entrada a la Amazonia brasileña, un enorme universo selvático que trascurre junto al río más caudaloso y más largo del mundo. Se trata de la capital del Estado y de una de las ciudades más importantes del país debido a que es la localidad más grande de la Amazonia. Aquí hay varios sitios interesantes para visitar como un zoológico en mitad de la selva y una combinación entre playa y museo que te saca del centro de la ciudad. Sin duda visitar este lugar es una aventura que nunca olvidaréis.

5. Pantanal del Brasil

En el Mato Grosso, es uno de los mejores destinos de Brasil para observar fauna y una naturaleza maravillosa con los pantanos más grandes del mundo

6. El paraíso de Natal

Si buscáis un lugar romántico, Natal es vuestro destino. Conocida como la "ciudad del sol", es ideal para disfrutar de sus espectaculares playas de dunas doradas y sus paisajes, como la Genipabú. También se puede visitar el Parque de las Dunas o hacer un recorrido por el Fuerte de los Reyes Magos, la Catedral, el Faro de la Madre Luiza y la Columna Capitolina.

¿Qué os parece? Si tenéis claro el destino de vuestra luna de miel, ha llegado el momento de buscar esas ideas originales para bodas con las que queréis sorprender a vuestros más queridos –aquellos que recibieron vuestras invitaciones de boda–, así como decidir qué detalles de boda son los más adecuados a vuestra personalidad.