Osganizar una boda requiere tiempo y planificación. Son muchos los aspectos que conviene tener en cuenta y muchas las decisiones que hay que tomar: confeccionar la lista de invitados, elegir el vestido de novia perfecto, pensar en la decoración de los diferentes escenarios, enviar las invitaciones de boda, escoger el menú nupcial, dar con las mejores ideas originales para bodas... Pero puede ocurrir que con tantas actividades olvides cuidarte todo lo que deberías. El cabello, el cutis, las manos... Entre los rituales de belleza recuerda incluir el cuidado de los pies. ¡Sobre todo si tienes previsto pasar por el altar en los meses más cálidos del año y has decidido lucir sandalias! No te pierdas estos trucos de belleza y de salud.

Cuestión de belleza...

Lucir unos pies bonitos el día de la boda implica una serie de cuidados previos y constancia. Hay diferentes rutinas que puedes realizar fácilmente en casa y que deberás empezar a hacer unos 6 meses antes del enlace, aproximadamente.

El punto de partida es mantener la piel de los pies bien hidaratada. Para ello será necesario que después de la ducha o baño diario te apliques una buena crema que mantenga la sequedad a raya. En este sentido, resultan especialmente indicadas las que contienen urea en su composición. Y recuerda intensificar la aplicación en los talones y las plantas, las zonas más propensas a sufrir durezas. Si tienes los pies muy resecos o dispones de poco tiempo, quizá te resulten prácticos los calcetines con mascarilla hidratante y regeneradora, encargados de nutrir y reparar la piel de los pies. Su combinación de activos naturales, como el ácido hialurónico y la manteca de karité, manrcará un antes y un después en tus pies dañados.

Cinderella NailsCinderella Nails

También es muy importante secar bien los pies después de lavarlos, pues no conviene que su piel permanezca húmeda durante mucho tiempo, al igual que exfoliarlos regularmente –una vez a la semana está bien– para eliminar las células muertas y hacer que la piel áspera se vuelva sedosa.

Poco antes del enlace, acude a un centro de belleza para que les hagan una puesta a punto final con la pedicura y, por supuesto, para ir valorando de qué color te quieres pintar las uñas de cara al día B. ¿Qué te parece la idea de llevarlas a juego con ese fantástico ramo de novia natural? ¿O quieres ser más original y apostar por la misma tonalidad de las ideas de decoración para bodas? Piensa que si la boda es en verano y vas a lucir unas preciosas sandalias, unas cómodas alpargatas de punta abierta o unos maravillosos peep toes, será inevitable que las miradas se dirijan a los pies. ¡Lúcelos impecables!

... y de salud

Ella's Spa&BeautyElla's Spa&Beauty

El pie humano tiene 26 huesos, 33 articulaciones, 19 músculos y 57 ligamentos, por lo que es una auténtica obra de ingeniería y, como tal, hay que cuidarla. No te olvides que soportan el peso corporal durante todas las horas que caminas o estás de pie. Además, a diferencia de las manos, se llevan cubiertos lo que provoca que suden y que, por tanto, la piel se reblandezca. Y ni que decir tiene que los tacones no ayudan y pueden ser la causa de durezas y callos.

Por todo ello, es importantísimo adquirir unos hábitos saludables y preocuparte de cuidar los pies en casa y, llegado el caso, con la ayuda de un especialista. Del mismo modo que te has puesto en manos de un profesional de la belleza para cuidar tu melena y que esté a punto para lucir un maravilloso peinado informal en el "sí, quiero", conviene que acudas a revisiones anuales con el podólogo en caso de padecer alguna molestia o dolencia. Te hará una revisión y te dejará los pies... ¡en perfecto estado de revista!

Elige un calzado adecuado

Javi Collazo FotógrafoJavi Collazo Fotógrafo

El cuidado de los pies también pasa por elegir un calzado adecuado, tanto para el enlace como para el día a día. Así, si normalmente usas tacones de infarto, de punta estrecha y con la suela muy fina, lo normal es que antes o después aparezcan los callos, las durezas y los antiestéticos juanetes. Por tanto, lo ideal es no usar siempre calzado de horma estrecha o tacón e ir intercambiando zapatos.

Asimismo, el gran día, procura decantarte por unos zapatos de novia cómodos. Piensa que si un zapato te roza un pie, te puede impedir bailar las canciones románticas para bodas que con tanto mimo habéis seleccionado. Es muy importante que te los pruebes antes en casa para evitar posibles rozaduras y molestias. Lo ideal es que lo hagas varios días antes del enlace, lo que permitirá que se "adapten" a tus pies y el día B te sientas más segura con ellos. Y tranquila. Si tienes miedo que se puedan manchar o dañar, protégelos colocando una bolsa. ¡Llegarán nuevos al altar!

35mm fotógrafas35mm fotógrafas

En definitiva, tus pies necesitan mimos siempre, pero especialmente para llegar perfectos al día B. Así que además de buscar el ramo de novia que mejor combine con el estilo del enlace y con el vestido y de elegir los vestidos de fiesta de tus damas de honor, en la lista de tareas del gran día anota en mayúsculas el cuidado de esta zona tan delicada. ¡Que tus pies sean los últimos en abandonar la fiesta!