Todas sabemos que la lencería no cumple solo una tarea funcional, sino también estética, y es que si nos sentimos bellas y sexys por dentro, también lo estaremos por fuera. Y esto es algo que muchas veces se nos olvida cuando elegimos nuestro look de novia. Buscamos lencería “invisible”, que quede bien escondida bajo el vestido y que no marque costuras, por eso casi siempre apostamos por la lencería en color carne o nude.

Sin embargo hoy te proponemos que mimes también estas prendas y que te atrevas a lucir lencería bonita y de color el día de tu boda.

  • Si eres una novia atrevida y tu vestido va a ser un original diseño en color rojo, apuesta por el mismo color para tu lencería. Sin duda te sentirás muy sexy y será una picante sorpresa para tu noche de bodas.
  • Dicen que todas las novias deben llevar algo azul para que les de suerte, ¿por qué no tu lencería? No hace falta que sea azul eléctrico, un suave y delicado azul celeste cumplirá la misma función y no se transparentará con tu vestido.
  • El rosa es un color dulce, ideal para las novias más románticas, por eso no deberías renunciar a él el día de tu boda. Puedes lucir lencería rosa, o lencería en color marfil con detalles y bordados rosas. Sin duda te sentirás súper femenina.
  • Y si no te convence ninguno de estos colores siempre te quedarán el blanco y el marfil, que son mucho más bonitos que el invisible nude. En este caso apuesta lencería con encaje y bordados, y recuerda que si te sientes guapa por dentro, por fuera estarás radiante.