Ir al contenido principal
Bodas

¿En qué consiste la toma de dichos?

A pesar de que es uno de los requisitos imprescindibles para celebrar una boda católica, aún son muchas las parejas que desconocen su existencia. ¿Es vuestro caso? Prestad atención a este artículo porque os explicamos todo lo que necesitáis saber.

Toma de dichos en una boda religiosa

Toma de dichos en una boda religiosa

Existen diferentes requisitos para celebrar una boda religiosa católica. Y algunos de ellos todavía siguen generando confusión entre las parejas. Para despejar todas vuestras posibles dudas al respecto, hoy nos centraremos en lo que se conoce como la toma de dichos que, junto con los cursos prematrimoniales, es uno de los pasos imprescindibles que todas las parejas tenéis que dar si queréis que vuestro "sí, quiero" sea por la iglesia.

¿Qué es la toma de dichos?

Se trata de un trámite religioso indispensable, según el cual la pareja ha de acudir a la iglesia acompañada de dos testigos, uno por cada parte. ¿Qué requisitos deben cumplir? Dos imprescindibles: ser mayores de edad y no ser familiares de ninguno de los contrayentes. Pero tampoco es que valga "cualquiera". Y es que los testigos de la toma de dichos deben ser personas que os conozcan muy bien. Es decir, amigos íntimos vuestros. ¿Por qué? Porque tendrán que responder a las preguntas que les plantee el sacerdote para comprobar que os vais a casar libremente y sin coacciones, por un lado, y, por otro, que vuestro deseo es formar una familia siguiendo los preceptos de la religión católica.

Toma de dichos en una boda por la iglesia

¿Qué preguntas se hacen en la toma de dichos?

Los testigos –por lo general un amigo de cada uno de los contrayentes–, confirmarán que los miembros de la pareja no están casados ni tienen ningún inconveniente en contraer matrimonio. Y aunque a muchos les impone sentarse a responder las preguntas del párroco, estad tranquilos. Son cuestiones básicas y de fácil respuesta, como cuanto tiempo hace que conocen a la pareja, el tiempo que esta lleva junta, si dan fe del amor que se profesan o si se casan obligados por algún motivo.

No os preocupéis. Solo quieren asegurarse de que la vuestra es una unión por amor y ambos estáis convencidos de daros el "sí, quiero". Es decir, que el enlace no se realiza por conveniencia (tal y como ocurría con frecuencia en el pasado). 

¡Muy importante! Todos deberéis presentar vuestro DNI y las parejas, además, la documentación que os hayan pedido previamente en los cursos prematrimoniales.

Toma de dichos en una boda por la iglesia católica

¿Los testigos de la toma de dichos son los mismos de la ceremonia?

Este punto es el que crea mayores confusiones en la pareja. Y es que los testigos de la toma de dichos pueden ser los mismos que firmen el acta matrimonial el día de la boda, aunque no tienen porque serlo necesariamente. ¿Qué significa esto? Que los testigos de la toma de dichos no pueden ser familiares, pero sí pueden serlo los testigos del día de la boda. Y quizá prefiráis que vuestros hermanos, vuestros primos o alguien de vuestra familia más cercana tenga ese papel más destacado.

¿Cuándo hay que hacer la toma de dichos?

El tiempo de antelación con el que se celebra la toma de dichos varía y depende de cada iglesia o parroquia, aunque normalmente suele realizarse unos tres o cuatro meses antes de la boda.

Asimismo, cada contrayente debe hacerla en la iglesia o parroquia a la que pertenece por empadronamiento y llevarla después a aquella en la que tendrá lugar la ceremonia. Sin embargo, a veces es posible hacerlo todo en la misma. Confirmadlo antes con el párroco. Él os informará de todas vuestras posibilidades.

Toma de dichos en una boda católica

¿Por qué resulta imprescindible?

Es un trámite que sí o sí deberéis realizar, pues forma parte de la documentación necesaria para formalizar el expediente matrimonial si os habéis decantado por una ceremonia de matrimonio religiosa.

Por último, tened en cuenta que no se trata de un trámite gratuito, ya que el coste está incluido en los trámites en general que cada iglesia cobra y que es diferente en cada una. Así que consultadlo siempre antes para estar seguros.

Una vez realizada la toma de dichos, ya os faltará poco para pasar por el altar. Así que id ultimando todos los detalles de papeleo que aún tengáis pendientes antes de celebrar la ceremonia religiosa católica... ¡y felicidades por el gran paso que estáis a punto de dar!