Enrique Blanco
Enrique Blanco

En muchos aspectos de la boda buscaréis sorprender a vuestros invitados. Por ello elegiréis unos detalles de boda que encajen con vuestra personalidad pero que también resulten bonitos y prácticos, buscaréis las ideas originales para bodas que mejor armonicen con el estilo de vuestro enlace y compondréis una completa playlist de canciones de boda que hará que cada momento del gran día sea tan único y especial como vuestro amor.

Pero no olvidéis que una boda por la iglesia está llena de tradiciones, que debéis cumplir en mayor o menor medida, como las lecturas para bodas. Autorizada siempre previamente por el sacerdote que oficiará la ceremonia, la primera de ellas inaugura el recital de las cuatro lecturas religiosas que se van a hacer: primera lectura, salmo, segunda lectura y evangelio. Recordad asimismo que esta primera lectura para boda solo puede ser religiosa y formar parte del Antiguo Testamento. ¿Necesitáis inspiración para elegir estos textos?

JMCalvoS Fotografía
JMCalvoS Fotografía

Lecturas para boda religiosa de amor

Existen lecturas para bodas religiosas que hablan del amor y de lo que este supone en una relación de pareja. Son los textos más románticos y atemporales que se pueden encontrar dentro de la prosa religiosa. Y así como la música para bodas religiosas es la reina de este tipo de celebraciones, los textos que hacen referencia al amor no pueden faltar. No dudéis en hablar con el párroco para que os ayude a escogerlos o bien leed detenidamente las diferentes opciones que os ofrecemos y que, incluso, pueden formar parte de los textos románticos para invitaciones de boda. Lo que es importante es que el pasaje sea significativo para los dos y que la lectura se realice fiel al original. ¿Preparados?

Oseas 2:16-17. 21-22

"Por ello, ahora la voy a conquistar. La llevaré al desierto y allí le hablaré a su corazón. Le devolveré sus viñas, convertiré el valle de la Mala Suerte en un lugar de esperanzas. Y allí ella me responderá como cuando era joven, como en los días en que subió de Egipto. Yo te desposaré para siempre. Justicia y rectitud nos unirán, junto con el amor y la ternura. Yo te desposaré con mutua fidelidad y conocerás quién es Yahveh".

Creative Events
Creative Events

Lectura del libro del Cantar de los Cantares 2,8-14

"¡Oigan, que llega mi amado, saltando sobre los montes, brincando por los collados! Es mi amado como un gamo, es mi amado un cervatillo. Miren: se ha parado detrás de la tapia, atisba por las ventanas, mira por las celosías. Habla mi amado y me dice: "¡levántate, amada mía, hermosa mía, ven a mí! Porque ha pasado el invierno, las lluvias han cesado y se han ido, brotan flores en la vega, llega el tiempo de la poda, el arrullo de la tórtola se deja oír en los campos; apuntan los frutos en la higuera, la viña en flor difunde perfume. ¡Levántate, amada mía, hermosa mía, ven a mí! Paloma mía, que anidas en los huecos de la peña, en las grietas del barranco, déjame ver tu figura, déjame escuchar tu voz, porque es muy dulce tu voz, y es hermosa tu figura".

Eclesiastés 4, 9-12

"Más valen dos que uno,
porque obtienen más fruto de su esfuerzo.
Si caen, el uno levanta al otro.
¡Ay del que cae
y no tiene quien lo levante!
Si dos se acuestan juntos,
entrarán en calor;
uno solo ¿cómo va a calentarse?
Uno solo puede ser vencido,
pero dos pueden resistir.
¡La cuerda de tres hilos
no se rompe fácilmente!".

Jorge Güiro
Jorge Güiro

Lecturas para bodas católicas: la pareja como ejemplo de unión y superación

Muchas de las lecturas para bodas religiosas católicas tratan sobre como dos personas casadas se hacen el bien mutuamente y como al estar juntos se convierten en un "equipo" fuerte y completo.

Libro de los Proverbios 31, 10-13. 19-20. 30-31.

"Una mujer hacendosa, ¿quién la hallará?,
Vale mucho más que las perlas.
Su marido se fía de ella,
y no le faltan riquezas.
Le trae ganancias y no pérdidas
todos los día de su vida.
Adquiere lana y lino,
los trabaja con la destreza de sus manos.
Extiende la mano hacia el huso,
y sostiene con la palma la rueca.
Abre sus manos al necesitado
y extiende el brazo al pobre.
Engañosa es la gracia, fugaz la hermosura,
la que teme al Señor merece alabanza.
Cantadle por el éxito de su trabajo,
que sus obras la alaben en la plaza".

Nerea Botella Photography
Nerea Botella Photography

Libro de Rut 1, 16-17

"Rut respondió:
“No insistas en que te abandone y me separe de ti, porque
donde tú vayas, yo iré,
donde habites, habitaré.
Tu pueblo será mi pueblo
y tu Dios será mi Dios.
Donde tú mueras moriré
y allí seré enterrada.
Que Yahveh me dé este mal
y añada este otro todavía
si no es tan solo la muerte
lo que nos ha de separar".

Tobías 8, 4-8

"En la noche de bodas, Tobías dijo a Sara: "mujer, levántate, vamos a rezar pidiendo a nuestro Señor que tenga misericordia de nosotros y nos proteja". Se levantó, y empezaron a rezar, pidiendo a Dios que los protegiera. Rezo así: "bendito eres, Dios de nuestros padres, y bendito tu nombre por los siglos de los siglos. Que te bendigan el cielo y todas tus criaturas por los siglos. Tú creaste a Adán y, como ayuda y apoyo, creaste a su mujer, Eva; de los dos nació la raza humana". Tú dijiste: "No está bien que el hombre esté solo, voy a hacerle alguien como él, que le ayude". Si yo me caso con esta prima mía, no busco satisfacer mi pasión, sino que procedo lealmente. Dígnate apiadarte de ella y de mí y haznos llegar juntos a la vejez. Los dos dijeron: "Amén, amén".

AndererWinkel
AndererWinkel

Primera lectura de una boda católica: sois uno mismo

Algunos pasajes del Antiguo Testamento os recuerdan que sois uno mismo. Habla de vuestra unión/fusión, por lo que ambos disfrutaréis igualmente de todo lo que el mundo os ofrece. Esta es, sin duda, una de las fantásticas lecturas para boda que también podrá formar parte de los textos para invitaciones de boda por su gran belleza.

Génesis 2, 18-24

"El Señor Dios se dijo: "no está bien que el hombre esté solo; voy a hacerle alguien como él que le ayude". Entonces el Señor Dios modeló de arcilla todas las bestias del campo y todos los pájaros del cielo y se los presentó al hombre, para ver que nombre les ponía. Y cada ser vivo llevaría el nombre que el hombre le pusiera. Así, el hombre puso nombre a todos los animales domésticos, a los pájaros del cielo y a las bestias del campo, pero no encontraba ninguno como él que lo ayudase. Entonces el Señor Dios dejó caer sobre el hombre un letargo, y el hombre se durmió. Le sacó una costilla y le cerró el sitio con carne. Y el Señor Dios trabajo la costilla que le había sacado el hombre, haciendo una mujer, y se la presentó al hombre. El hombre le dijo: "esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Su nombre será mujer, porque ha salido del hombre. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne".

Alex Albors Photographer
Alex Albors Photographer

Escoged con mimo a la persona encargada de leer cualquiera de estas lecturas para la boda. Lo ideal es que sea alguien que comparta vuestras creencias y el significado de las palabras que pronunciará. Puede ser uno de vuestros padres, hermanos, testigos, damas de honor, best men... Sea quien sea, aseguraos de que practica la lectura antes del gran día, tomando plena conciencia de las pausas necesarias y enfatizando la dicción.

Si ya tenéis las lecturas del Antiguo Testamento a punto para la ceremonia, ultimad las tareas que aún os queden pendientes, como recoger el traje de novio o caminar por casa con los zapatos de novia para garantizar que cedan un poco antes de la boda. ¡El gran día se acerca!