Entre las numerosas ideas originales para bodas que, cada año, despuntan en el panorama nupcial, hay una que ha ido cobrando fuerza poco a poco y que actualmente marca tendencia en lo que a decoración de mesas del banquete se refiere. Hablamos de los centros de mesa altos que, al igual que las invitaciones de boda, dicen mucho del estilo del enlace. Además, ofrecen muchas posibilidades a la hora de elegir; casi tantas como al escoger los detalles de boda para todos vuestros seres queridos. Todo dependerá del resultado que deseéis conseguir. Seguro que queréis saber mucho más de estos versátiles y decorativos elementos, ¿verdad? ¡Pues toca seguir leyendo!

¿Resultan cómodos?

¡Sí! Pese a que podría pensarse que obstaculizan la visión de los invitados, lo cierto es que su gran altura no da lugar a problemas, ya que quedan por muy encima de los comensales sentados. De este modo, vuestros seres queridos podrán mirarse unos a otros mucho mejor, favoreciendo la conversación.

Además, embellecen las mesas con su destacada presencia. Lo único que hay que tener en cuenta es que el ambiente en el que se encuentren sea amplio y de techos altos o bien al aire libre para no recargarlo en exceso. Del mismo modo, y aunque este tipo de centros quedarán perfectos por igual en mesas redondas o alargadas, lo que es importante es que estas sean lo suficientemente anchas.

¿Encajan en todo tipo de enlaces?

De nuevo la respuesta es... s¡! La variedad de materiales, de colores y de estilos posibles hace que los centros de mesa altos sean perfectos por igual en una boda clásica que en una más informal –en la que la protagonista del gran día se decante por un vestido de novia corto, por ejemplo–. Del mismo modo, el estilo del enlace podrá ser sofisticado, campestre, boho chic, vintage, industrial, urbano... Y aunque estos centros sean más o menos sencillos dependiendo de los materiales empleados, siempre se verán igual de elegantes e impresionantes. ¡Seguro que acapararán tantas miradas como ese fantástico vestido de novia para 2020!

¿Cómo han de ser los recipientes?

Dependerá de vuestros gustos personales y del tipo de enlace. Sin embargo, podréis decantaros indistintamente por jarros de cristal transparente o de colores, lisos o grabados; por botellas teñidas del color dominante en vuestras ideas de decoración para bodas; por candelabros de madera o metal y de varios brazos; por recipientes de cristal con formas originales; por macetas de apariencias y materiales diversos; por elementos naturales, como troncos de árbol y diferentes ramitas unidas entre sí, por grandes estructuras metálicas en las que depositar las flores de temporada deseadas... ¡Incluso por maniquíes con diferentes complementos fieles a la estética de la boda! Sin olvidarse de grandes plantas ni de pequeños árboles, por supuesto. Elijáis el recipiente que elijáis, aseguraos de que su base es lo suficientemente ancha para que, con el peso o la altura, no se pueda volcar. Y recordad que todos ellos los podréis presentar tal cual, al desnudo, o adornados con encaje, rafia, gasa, tul...

¿Qué pueden contener?

Además de una gran variedad de flores –la opción más común en la actualidad–, los recipientes que hayáis elegido para vestir las mesas de vuestro banquete de boda también podrán albergar frutas frescas o secas, velas, plantas… O bien una combinación de varios de estos elementos.

¿Qué hay de la base?

Tan importante como el recipiente elegido serán los adornos que coloquéis en su base. Pueden ser flores sueltas a juego con las del ramo de novia silvestre de la protagonista del gran día, variadas composiciones florales, velas, frutas, bases de espejo... Y dependiendo de la estación del año en que se celebre el "sí, quiero" o de la temática escogida, os podéis decantar también por piñas, hojas secas, muérdago, arena, estrellas de mar... Las opciones son tan variadas como vuestra imaginación.

¿Pueden ser de un color determinado?

Del mismo modo que al elegir los zapatos de novia de color y los accesorios del outfit del novio habéis tenido cuidado de que combinen entre sí y de que sean fieles a la paleta cromática escogida para vuestro día B, deberéis hacer lo mismo a la hora de decidir cuál queréis que sea la tonalidad de estos centros de mesa altos. Y aunque pueden ser del color deseado, recordad que lo importante es que armonicen a la perfección con el resto de elementos y con la decoración del enlace.

Ahora que ya lo sabéis todo sobre estos versátiles y decorativos elementos, no dudéis en combinarlos con las piezas fundamentales del "sí, quiero", como el ramo de novia. E id ultimando detalles, como la confección de la playlist con las mejores canciones de boda. ¡La gran fecha se acerca!