En menos de 24 horas os daréis el esperado "sí, quiero" que os convertirá, oficialmente, en marido y mujer. El vestido de novia está guardado para que tu pareja no lo pueda ver, habéis recogido las alianzas que llevan una preciosa dedicatoria grabada y ya tenéis la lista definitiva de las canciones para boda que queréis que suenen. Pocas cosas más, salvo la entrega del ramo de novia, quedan pendientes. ¡Ah, sí! Otra cuestión importante que no debéis olvidar: ¿vais a dormir juntos en vuestra última noche de solteros? El debate está servido, ya que cada opción cuenta con ventajas y desventajas. Os las detallamos a continuación para que decidáis cuál os conviene más.  

Argumentos en favor del "sí"

  • Emociones, nervios y estrés se acumulan antes del gran día, así que dormir en pareja puede resultar tranquilizante, entre otras cuestiones porque no rompéis vuestra rutina habitual. Unos dulces sueños abrazados... ¿puede haber algo mejor? ¡Será realmente mágico!
  • Pasar vuestra última noche de solteros juntos resultará más "calmado" que hacerlo fuera, ya que tendréis todo lo necesario a mano –tanto si es en vuestra casa como si la pasáis en un hotel o en una masía, por ejemplo–, sin riesgo añadido de que os olvidéis alguna cosa, como la corona de flores, los conos de papel para guardar el arroz o los pétalos de flores en su interior o los zapatos de novia cómodos con los que piensas bailar hasta altas horas de la madrugada.
  • El reportaje fotográfico de boda podrá ser más completo, ya que no será necesario hacer desplazamientos para retratar al novio y a la novia durante los preparativos de su gran día. Eso sí, incluso así podéis conservar, por supuesto, la emoción de que él no vea el espectacular vestido de novia de corte sirena hasta que entres en la ceremonia. Es una preciosa costumbre que la mayoría de novios siguen manteniendo a día de hoy.

Alberto Espada
Alberto Espada

Argumentos que defienden el "no"

  • Si queréis seguir la superstición de que el novio no vea el vestido de la novia hasta la llegada de esta al altar, dormir separados lo hará más fácil, pues si compartís el mismo espacio será más fácil que os podáis encontrar fortuitamente la mañana del día B. Es normal que la novia pase esa noche en casa de sus padres, un entorno familiar que la ayude a desconectar y a no pensar en los posibles "contratiempos" que pueden surgir el gran día, como que los detalles originales para bodas con los que vais a obsequiar a vuestros invitados estén debidamente empaquetados. También puede ser el novio quien pase la noche en casa de sus padres o con alguno de sus hermanos o amigos, quienes serán los encargados de ayudarle a vestir su traje de novio original.
  • ¿La celebración es en un hotel y dormiréis allí la noche de bodas? Una buena idea puede ser que uno de los dos pase también allí la noche antes de vuestro "sí, quiero, lo que os permitirá relajaros mejor, lejos del escenario habitual, y dedicaros a vosotros mismos después de meses organizándolo y preparándolo todo juntos. En este caso, lo habitual es que lo haga la novia, si bien el novio y su familia pueden estar igualmente en otra habitación del mismo establecimiento.
  • Podéis aprovechar para cenar cada uno con los suyos esa noche previa, sobre todo si tenéis familiares venidos de fuera. Así os podéis dedicar mejor a ellos, pues durante el enlace no siempre se puede prestar toda la atención deseada a los seres queridos.
  • Otro argumento muy usado por los novios que defienden el hecho de dormir separados es el de "echarse de menos" y encontrarse con toda la ilusión en el altar después de pasar unas horas separados.
  • Despertar lejos de la pareja es recomendable en muchas ocasiones, ya que ambos podéis daros el espacio necesario para arreglaros con tranquilidad y relajaros antes de la ceremonia. Algo especialmente útil para la novia, que podrá maquillarse y peinarse ese recogido con flequillo de forma más calmada.

No hay una opción acertada. La mejor, sin duda, será la que elijáis vosotros. Eso sí, tened en cuenta que ni el peinado para boda más favorecedor, la manicura más perfecta, los zapatos de novia ideales o el elegantísimo traje del novio pueden competir con un sueño reparador, el mejor secreto de belleza. Así que durmáis o no juntos, aseguraos de descansar un mínimo de 8 horas. ¡Os despertaréis radiantes en vuestro gran día!