Las tendencias van variando año tras año, también en el panorama nupcial, adaptándose a los diferentes cambios sociales y a la aparición de nuevos estilos de novios y celebraciones. ¿En qué se traduce todo ello? En unas invitaciones de boda sorprendentes, así como en unas ideas originales para bodas que dejan a todos los presentes con la boca abierta. El color, un básico fundamental en cualquier enlace, también ha experimentado la variación de las modas, ofreciendo nuevas e innovadoras alternativas. ¿Queréis saber qué tonalidad marca tendencia hoy en día en la decoración de cualquier enlace? ¡El blanco! Y es que más allá de en el vestido de novia, este color se ha coronado como uno de los grandes must a la hora de vestir cualquier espacio de celebración. ¡Enamoraos también vosotros con estas 50 fotografías y apostad por una boda total white!

Un acierto en todo tipo de enlaces

La decoración más minimalista y romántica, combinada con toques rústicos, naturales, antiguos y confeccionados a mano, así como las bodas de temática marinera o invernal, han dejado atrás la mezcla de varios colores o de colores opuestos, dando la bienvenida a la pureza del blanco y a una combinación total white única.

De las distintas ideas de decoración para bodas que han surgido en los últimos años, el total white recoge aquellas de mayor pulcritud, delicadeza y romanticismo. Y aunque años atrás el blanco se relacionaba únicamente con bodas ibicencas, lo cierto es que, en la actualidad, la pureza de esta tonalidad encaja en celebraciones de cualquier estilo, sean clásicas, rústicas o vintage, por ejemplo. 

En el look de los novios, el total white se presenta en cada detalle de ambos vestuarios. Ella puede lucir perfecta de blanco: desde el vestido y los zapatos de novia vintage hasta los complementos para el cabello (tocados, coronas de flores, etc.). Y aunque el blanco es un color clásico en la novia, también encaja a la perfección en los trajes de novio originales gracias a un total white de infarto. Con camisa, pantalones y zapatos a juego, o quizá en contraste con un tono más crudo en elementos como el chaleco, el prendido, el sombrero y el calzado, el novio se convertirá en el centro de todas las miradas.

Ceremonia civil teñida de blanco

Durante la ceremonia, ideas como una preciosa alfombra blanca o pétalos del mismo color convertirán el pasillo hacia el altar en el camino con el que siempre habías soñado. Unas sillas blancas con algún detalle de cristal y encaje, y una mesa envuelta en un mantel blanco y decorada con unas sencillas flores, como la paniculata, darán forma a un altar perfecto en total white. Y, tras el "sí, quiero", los invitados podrán lanzar pétalos blancos, confeti blanco o el clásico arroz sin almidón como una forma total white de felicitaros por vuestra unión.

Puro romanticismo en el banquete

Ya en el banquete, el blanco seguirá esa línea de romanticismo y elegancia. Sillas forradas, manteles inmaculados y unas lámparas de cristal o porcelana de este color añadirán un toque sofisticado para crear el ambiente perfecto si apostáis por una boda tradicional. Para romper con la estética total white, elegid centros de mesa que combinen flores blancas con tallos verdes. Pero si lo vuestro es más un estilo informal y desenfadado, o bien os decantáis por lo rústico o vintage, apostad por mesas y sillas de madera blanca, así como por detalles de acero envejecido, caminos de mesa de arpillera, velas y flores silvestres para crear un interesante contraste de color. En el candy bar, un pastel de fondant, unos muffins o unos cupcakes pondrán el broche de oro a una estupenda boda total white, al igual que la clásica tarta de merengue.

Más rincones mágicos

Si además soñáis con una boda total white llena de detalles, realizando un gasto mínimo podréis crear una zona chill out con palés blancos y cojines del mismo color. Y con velas, telas vaporosas, atrapasueños o corazones de idéntica tonalidad, repartidos por cada rincón de la sala o jardín donde celebréis el gran día, conseguiréis dar un aire de ensueño a vuestra boda. ¡Magia pura!

Seguid también la línea total white en los distintos detalles de boda con los que obsequiaréis a vuestros seres queridos y en la papelería del gran día, como a la hora de escoger las invitaciones de boda. ¡Apostad por un enlace lleno de carácter con este look impecable!