A la hora de estar perfecta el día B es importante que examines tu silueta para adaptarla al corte del vestido de novia, pues tu búsqueda deberá centrarse en aquellos que realcen las bondades de tu cuerpo y oculten las partes con las que menos cómoda o satisfecha te sientas. Del mismo modo, elige unos zapatos de novia de tacón que estilicen tu figura sin dañarte los pies y un peinado de boda que te haga parecer más delgada y angulosa en las fotos. Para conocer todos los tips, ¡sigue leyendo!

1. Un vestido que encaje con la forma de tu cuerpo

Todos los cuerpos femeninos pueden reducirse al siguiente esquema: cuerpo en forma de pera, de triángulo invertido, de rectángulo, de manzana y de reloj de arena. ¿Tienes en mente la figura de cada uno de estos elementos? Estudia tus formas y halla el tuyo, ya que en función de ello irán las líneas del vestido, que buscará mantener la proporción en tu figura.

De este modo, la silueta tipo A, en la que el vestido se ensancha conforme cae hacia los pies, resalta los cuerpos tipo pera, manzana y rectángulo. Por su parte, los vestidos de novia de corte princesa, con un cuerpo marcado hasta la altura de la cintura o la cadera, son adecuados para los cuerpos tipo pera y triángulo invertido. En cambio, los vestidos de novia de corte imperio favorecen, con su amplitud justo bajo el busto, a las siluetas tipo pera, rectángulo y manzana. Por su parte, los vestidos de novia de corte sirena sientan estupendamente a los cuerpos tipo triángulo invertido, igual que los vestidos de novia cortos. Y si tienes un cuerpo con forma de reloj de arena, estás de enhorabuena: ¡todos te sentarán de lujo!

2. La ropa interior adecuada 

No parece tan importante, pero lo es. A través de la ropa interior se consigue un efecto óptico que reduce donde sobra y aumenta donde falta. Según el escote que busques, elige el brasier idóneo y trata de no exagerar sino de respetar la armonía esencial de tu pecho. También hay bodies para vestidos de novia con escote en V pronunciados, por delante o en la espalda, y cintas invisibles que mantienen todo en su sitio. Y no te olvides de los panties: elige unos cuyas costuras resulten imperceptibles. Si es necesario, coloca un refuerzo para la tripita y los muslos. ¡Te sentirás más segura!

3. Suma centímetros sin renunciar al confort

Está claro que los tacones no son el paradigma de la comodidad, pero hay fórmulas para no acudir a los zapatos de novia planos y calzar tacones aunque suelan resultarte algo dolorosos. Descarta el tacón de aguja y añade algo de altura a tu silueta con un tacón cuadrado y amplio o unas cuñas que repartan mejor el peso. Merece la pena, porque así tu cuerpo se verá estilizado y el efecto se notará. ¿O te decantas más por unos zapatos de novia de color con plataforma? Tú decides.

Eixo Estudio Creativo
Eixo Estudio Creativo

4. Colócate bien recta 

Aunque parezca una tontería, es de lo más importante. Una postura achaparrada sumará kilos a tu figura, mientras que si aprendes a mantener la línea de la espalda en consonancia con la del cuello, tu apariencia mejorará. ¡Y tu espalda te lo agradecerá! Estira el cuello, relaja los hombros, mira hacia el frente, eleva ligeramente la barbilla y alinea los omóplatos. Educa tu postura antes del día B para ir acostumbrando tu cuerpo a ella.

5. Aprende a posar 

Hablamos de las fotos, claro, donde hay que procurar inclinar las piernas hacia el perfil ligeramente, levantar los brazos evitando que cuelguen junto al cuerpo y arquear el rostro hacia el conocido como "lado bueno". Pero no se trata solo de las fotos. El día de tu boda serás el centro de todas las miradas, por lo que conviene que no te abandones a poses corporales que jueguen en tu contra. Al menos… ¡hasta bien avanzada la fiesta!

Como puedes ver, tus formas no tienen nada que ver con lo que indique la báscula. Como novia, la armonía de tu cuerpo puede potenciarse con el vestuario adecuado, igual que harán con sus vestidos de fiesta todas vuestras invitadas. Para estar divina del todo, sonríe mucho y baila sin complejos las canciones de boda en compañía de los seres que más te quieren. ¡Disfruta! Es tu gran día.