Cada vez es más común que las parejas casaderas reserven un rinconcito en su boda para colocar un photocall, un rincón en el que hacerse fotos divertidas y diferentes con vuestros invitados.

Aquí tenéis algunos consejos para montar el vuestro desde cero. Lo dividiremos en fondo y complementos.

Respecto al fondo:

  • Elegid un papel o tela que os guste, que tenga algo que ver con la temática de vuestro gran día o con sus colores y pensad en cómo colgarlo en el rincón que habéis seleccionado.
  • También podéis hacer un fondo precioso a base de cintas de raso combinadas con cintas de otros materiales si queréis atadas con un simple nudo o con grapas alrededor de una barra de cortina, por ejemplo.
  • Los pompones de tul o de papel de seda son otra de las opciones que pueden complementar cualquiera de las opciones de antes o formar un fondo único juntándolos. Son fáciles de hacer, en internet encontraréis tutoriales para hacerlos, ¡y quedan preciosos!
  • Por último, podéis crear un escenario con muebles antiguos o alquilados expresamente para la ocasión aprovechando unas bonitas vistas, complementando un precioso fondo o una pared que hayáis decorado un poco.

Para los complementos a utilizar:

  • Id a una tienda de disfraces y haceos con gorros, gafas, boas de plumas y todo lo que queráis poner.
  • Comprad en internet o fabricad vosotros mismos labios, bigotes o gafas con fieltro o cualquier otro material sujetándolo a un palito de madera para que se pueda poner como otra de las posibilidades.
  • Dibujad bocadillos de cómic con distintos textos que los invitados puedan coger y usar o dejad unas pizarras para que os puedan dejar un mensaje especial en la foto.
  • Lo ideal es que todo esté relacionado con la temática de la boda pero lo importante es que todo el mundo encuentre algo que ponerse, se lance y se lo pase genial durante el rato que decidáis que suceda. ¡Será un éxito!