Can Dansa

Poner un chill out en vuestra boda es sinónimo de relajación y buen ambiente. Hablamos de un espacio tranquilo y minimalista, en el que quienes recibieron vuestras invitaciones de boda podrán disfrutar de la bebida que deseen y entablar una buena conversación en cualquier momento de la celebración. Y así como el ramo de novia se convertirá en el complemento más importante del vestido de la mujer protagonista del gran día, esta zona dará a vuestro "sí, quiero" un toque distintivo y acogedor. Se trata del lugar perfecto en el que tanto vosotros como vuestros invitados –radiantes con sus vestidos de fiesta– viviréis algunos de los momentos más bonitos del día B. ¿Queréis saber qué básicos debéis seguir para conseguir un chill out único?

1. Alquilad el material necesario

Hostal del Carme

Una vez que tengáis claro que queréis incluir un chill out en el lugar de celebración, tenéis dos opciones. En primer lugar, podéis consultar con los responsables del espacio nupcial si tienen algún lugar habilitado para ello o bien ya cuentan con su propia zona de relax. Si es así... ¡estupendo! Simplemente deberéis vestir el lugar con las ideas de decoración para bodas más acordes con vuestro estilo de celebración. No obstante, si no es así, también tenéis la posibilidad de alquilar el material. ¿Qué necesitaréis? Es sencillo. Varios pufs, sofás o camas balinensas, acompañados de mesitas bajas y mesas auxiliares, será más que suficiente. ¡Vuestra exclusiva zona chill out!

2. Decid "¡sí!" a un aperitivo nupcial diferente

L'Arcada de Fares

Aunque esta zona es más habitual encontrarla durante la celebración nupcial, ¿por qué no la disfrutáis también en el aperitivo? Antes del gran banquete de boda y de descubrir todas las ideas para candy bar que presentaréis como postre, si apostáis por ofrecer un bufé o unos entrantes estilo canapé el chill out será perfecto para que todos podáis deleitaros con estos manjares de la forma más relajada. De este modo conseguiréis crear un ambiente muy envolvente y confortable. ¡Comprobadlo!

3. Tonos neutros y nude

Finca Aldeallana

En cuanto a los colores más indicados para esta zona de descanso, apostad siempre por tonos neutros, blancos y muy claros, pues estas tonalidades contribuirán a crear una atmósfera más relajada y armónica. ¿Que además queréis añadir algo de color? ¡Adelante! Al igual que el ramo de novia natural o bien el prendido de ese maravilloso traje de Hugo Boss darán el toque distintivo al outfit de ambos, las telas de los cojines, los caminos de las mesitas, las alfombras y las flores –que podrán ir acordes con el precioso ramo de novia silvestre de la mujer protagonista del gran día–, así como algún farolillo o guirnalda que queráis incluir en la decoración, pondrán el broche de oro a esa zona de descanso mágica. Combinad los colores como deseéis, pero siempre sin excederos y cediendo el protagonismo a vuestro nude favorito

4. Iluminación suave: un factor clave para un ambiente idílico

La iluminación es clave para este tipo de espacios y es la que conseguirá crear un ambiente especial. Pensad en una luz suave, tenue y cálida, y alejaos por completo de luces blancas, pues darán una sensación de frialdad al espacio. Grandes faroles, pequeñas luces, farolillos o velas añadirán ese efecto tan romántico, sobre todo a última hora de la tarde y entrada la noche. ¡Veréis como el resultado será maravilloso!

5. Un chill out para cada estilo de boda

La Espuela

El chill out es totalmente personalizable a cualquier boda... lo que siempre resultará un acierto. Si vuestro enlace es rústico, por ejemplo, podréis adaptarlo sustituyendo los clásicos pufs por balas de paja. En cambio, si preferís una zona de descanso ambientada en la época hippie, ¿qué os parece incluir unas preciosos alfombras estampadas y llenas de color? ¡El resultado será un absoluto 10! Del mismo modo, si celebráis una boda en la playa, ¿por qué no vestís vuestro chill out de forma total white? Las opciones son infinitas, ya lo veis. Solo deberéis tener en cuenta vuestros gustos y la decoración del resto del enlace... ¡y listos!

¿Qué mejor que poder disfrutar de todos vuestros seres queridos en una zona única tras vuestro "sí, quiero"? Incluir un chill out en la boda os permitirá eso y mucho más. ¿A qué nos referimos exactamente? En este rincón podréis descansar de esos zapatos de novia de tacón, dejar de lado la chaqueta del traje de novio y... ¡sentiros como en casa! Tanto vosotros como vuestros invitados estaréis encantados de disfrutar de un rincón tan exclusivo. Y es que, no lo dudéis, algunos de los momentos más mágicos del día B los viviréis gracias a esta romántica zona de relax. ¡Todo un lujo!