El Desván de Irún
El Desván de Irún

Las bodas siempre han estado rodeadas de supersticiones que, poco a poco, se han convertido en tradiciones que los novios siguen. Todos los aspectos del enlace son una oportunidad única para escoger todo aquello que los novios desean: vuestras canciones de boda favoritas, estupendos y dedicados detalles de boda para vuestros invitados o, incluso, para complementar el look de la novia, un color llamativo y alegre para los zapatos de novia. Pero, ¿hay que tener en cuenta algo más que el gusto y estilo en esas y otras decisiones? Te contamos algunas supersticiones para que decidas si considerarlas o no. Estas son algunas de las supersticiones más clásicas para que una pareja tenga suerte como matrimonio desde el primer día.

1. Algo viejo, algo prestado, algo nuevo y algo azul

Se dice que el look de la novia debe cumplir con estas cuatro premisas. ¿Algo viejo? Esa pulsera que jamás te quitas, por ejemplo. ¿Algo prestado? Alguna joya, un velo heredado o, por qué no, un vestido de novia vintage: una opción que cada vez más novias escogen por ser una de sus mayores ilusiones y también la de sus respectivas madres o abuelas. ¿Algo nuevo? ¡El vestido y los complementos! ¿Algo azul? Unos zapatos de novia de color serán perfectos para cumplir con la tradición y añadir un plus de estilo al outfit.

2. La novia no debe llevar perlas el día de la boda

Es otro legado de los romanos: se dice que las perlas simbolizan lágrimas y que la novia que las lleve estará condenada a llorar durante todo su matrimonio.

De todas las supersticiones, esta es sin duda la que menos sentido tiene y a la que menos novias atienden: las perlas son preciosas, elegantes y lucen perfectas con vestidos de novia sencillos.

Ana Marielina
Ana Marielina

3. Entrar en el nuevo hogar en brazos del novio

Para los romanos, el hogar simbolizaba la protección y por ello tomaban a las novias en brazos al entrar. Hoy en día las cosas han cambiado y, si bien entrar en brazos de tu marido no es símbolo de protección, ¿a quién no le hace ilusión?

4. Llevar huevos a las Clarisas para evitar que llueva

Como controlar la meteorología es imposible, cada vez son menos los que siguen esta tradición. Aunque la gran mayoría prefiere que haga un sol radiante, hay que estar preparado por si ocurre lo contrario. Además, el refrán afirma que “novia mojada, novia afortunada”. Así que tratad de buscar siempre el lado positivo de las cosas y prevenir contratiempos contratando un espacio cubierto donde podréis luciros con todas aquellas ideas de decoración para la boda que preparéis.

5. Tirar arroz a los novios a la salida de la ceremonia

Antiguamente se hacía este ritual para desear abundancia, descendencia y prosperidad al nuevo matrimonio. Hoy en día, una de las mejores ideas para bodas civiles es sustituir el tradicional arroz por pétalos de rosa: es un toque mucho más romántico.

6. Evitar el color amarillo

Dicen que el amarillo representa la mala suerte y los celos. Lejos de las supersticiones, la paleta de amarillos es ideal para primavera y/o bodas de campo. ¿Por qué no llevar un ramo de novia silvestre con hojas verdes y flores amarillas? Es, sin duda, ¡precioso!

7. Los novios no pueden verse antes de la boda

Sí, puede que hayáis escogido juntos su traje Hugo Boss para el gran día, pero ¿no os parece especial ese primer encuentro en la ceremonia rodeados de vuestros invitados? Si no es así, recordad que surgen nuevas tendencias como el first look, que os parecerá de lo más interesante para romper con la tradición.

8. Ni martes, ni 13

Como ya sabéis, esta superstición no se aplica únicamente a las bodas. Y es que, según la mitología, los martes eran los días que sucedían catástrofes y desgracias. Es por ello que no se escogen para eventos importantes. En cualquier caso, casarse un martes puede implicar ahorro pero, a nivel logístico, es muy complicado.

Si eres muy supersticiosa, no te preocupes, de cualquier forma vuestra boda será increíble y la recordaréis toda la vida. Así que no te obsesiones pensando que tal vez tus invitadas se decantan por vestidos de fiesta amarillos o que tu florista incluya trece flores en tu ramo de novia