Photomithos

Tu peinado de boda y el maquillaje serán vitales en tu beauty look, al igual que los zapatos de novia que lucirás el día B. Aunque, sin duda, el protagonismo total se lo llevará tu vestido de novia. Así que cuando vayas a elegirlo, te recomendamos que escojas buenos asesores y que descartes a los que te mencionamos en esta lista por motivos más que justificados. ¡Ir en la mejor compañía a la prueba del vestido será clave para conseguir el éxito deseado!

1. Una gran multitud

Te recomendamos que no vayas acompañada de muchas personas, ya que es frecuente que termines muy confusa e incluso incapaz de decidirte. Por ejemplo, llevar a todas las damas de honor en bloque no es una buena idea. El número óptimo de asesores para la primera cita es de cuatro personas como máximo. Con ellas podrás lidiar mejor si estás decidida a lucir un vestido de novia de corte princesa o te resulta vital llevar un peinado con velo, por mucho que se opongan.
 Entre tu selecto grupo, no excluyas a algún hombre de tu confianza: pueden tener tan buena vista para saber lo que te sienta mejor como cualquier mujer.  

Fabrizio Campioni Photography

2. Alguien con un estilo opuesto al tuyo

Es duro de decir pero has de hacerlo. Si tienes un espíritu muy actual y, por ejemplo, tu suegra es bastante clásica, es mejor que no la lleves. O, al contrario. Quizá te apetezca un estilo tradicional y tu tía es demasiado moderna para tu gusto. Si no quieres que te llenen la cabeza de dudas y más dudas, déjalas en casa y os evitaréis un disgusto. Imagina que te apetezca un vestido de novia sencillo pero, por insistencia de tu cuñada o de tu hermana, terminas comprando un modelo algo más recargado de lo que buscabas… ¡Acabarás arrepintiéndote de la decisión!



3. La líder del grupo

Tiene una personalidad arrolladora, es muy interesante y resulta fascinante para todos. Perfecto para el resto de ocasiones, pero no en este gran paso, pues te puede influenciar de modo que termines comprando un diseño que realmente no se corresponde con tu carácter.
 Es tu gran día, así que la última palabra en este tema y en los relacionados con el resto de la organización del enlace, como las ideas de decoración para bodas, la debes tener tú.

Fabrizio Campioni Photography

4. La gente negativa

Evita las personas de carácter negativo y que, a veces, se pasan de sinceras. Todas tenemos a la típica amiga que al verte te dirá, “hoy haces mala cara”. Tampoco se trata de que te acompañen personas falsas y halagadoras en extremo, pero sí gente de la que te fíes y que no mine tu moral y autoestima en la prueba del vestido. Rodeada de gente positiva te verás guapa, te pruebes lo que te pruebes, incluso ese vestido de novia con escote ilusión que te han animado a probar poco convencida y que te sienta realmente fenomenal.

5. La superwoman

Aunque sea tu mejor amiga es mejor no contar con ella, pues tiene una agenda de ministra y para ella cada día es una contrarreloj. ¿Por qué descartarla? Porqur está tan ocupada que te cambiará la cita en más de una ocasión y, si termina viniendo, estará más atenta al móvil del trabajo que a ti.

Insistimos en que debes decidir teniendo en cuenta tu gusto y personalidad, y sin dejarte abrumar por otras opiniones que puedan cambiar tu estilo único. Y una vez tengas elegido el vestido perfecto, ponte con la selección de los zapatos de novia que deben armonizar  y del ramo de novia con flores de temporada. En estos complementos puedes implicar a otras personas cercanas que no hayas podido incluir en tu prueba de vestido. ¡Seguro que te lo agradecerán!