Molinetes de ilusión

 

Hoy en día podemos decorar nuestra boda con infinidad de materiales, se podría decir que con cualquiera que nos guste, y es que sólo así se consigue una boda totalmente personalizada y acorde con los novios. Y hablando de materiales y de elementos para la decoración, la tela de arpillera ha ido ganando terreno, sobre todo en las bodas rurales o al aire libre.

Si estáis pensando en usarla en vuestro gran día, aquí tenéis unas cuantas ideas para conseguirlo:

  • Usando tela de arpillera se pueden crear molinillos, flores o lazos que decoren los bancos o sillas de la ceremonia.
 
 
  • Con ella también podéis forrar un bastidor o un cojincito en el que bordar vuestras iniciales o alguna frase y llevar allí vuestras alianzas.
  • El seating plan también puede hacerse con tela de arpillera. Bien bordándola, bien usándola de base en la que clavar tarjetitas, números o lo que hayáis pensado.
 
 
  • Los caminos de mesa de arpillera quedan preciosos y le dan un toque muy especial sobre todo a las mesas largas del banquete.
  • Del mismo modo, las sillas pueden vestirse con tela arpillera, una buena solución si las mesas son redondas y el camino de mesa no queda tan bien.
  • Con esta tela también podéis fabricar pequeños bolsillos en los que meter los cubiertos y colocarlos sobre el plato de una forma elegante, o servilleteros. 
 
 
  • Ya sabéis que los banderines de tela con mensaje están a la última así que también podéis hacerlos en tela arpillera y decorar con ella mesas y rincones de vuestra boda.
  • Un tarro de conserva forrado con tela arpillera se convierte en un monísimo portavelas. Pero además cualquier otro elemento decorativo como cajas o libros o botellas pueden atarse con arpillera y así ganar otro carácter.
 
 
  • Los detalles para vuestros invitados pueden ir metidos en saquitos de arpillera en los que pintéis o bordéis vuestros nombres y fecha de la boda o lo que queráis.
  • Y para vuestro rincón de firmas pordéis recortar corazones de arpillera y colgarlos en un árbol de manera que cuando vuestros invitados os dejen su deseo en una tarjeta la enganchen a un corazón con ayuda de una mini pinza o de un alfiler.