Conocí a La Crépêrie de Mariöne de casualidad en la boda de unos amigos el año pasado y me enamoré de ella inmediatamente. Me pareció muy original poder disfrutar de una caravana vintage, divinamente decorada en tonos rosa, mientras sirven crêpes de mil sabores. Esta caravana vestida con tanto mimo se convierte en un elemento más de la decoración de la boda, con sus luces, sus guirnaldas, y uhm...  ¡cómo huelen las fantásticas crêpes que Mariona va cocinando!

 

 

El pasado marzo hicimos una sesión de fotos preboda con Mariona, en Girona. Decidimos ambientar la sesión con un estilo vintage, para que todo respirara el mismo aire.

 

 

Decoramos la zona del bosque donde haríamos la primera parte de la sesión con un picnic al aire libre en una bonita arboleda. Manta de cuadros, una cesta de picnic vintage, unas cartas para pasar el rato y relajarse y, mucho LOVE.

 

 

Los protagonistas de las fotos disfrutaron posando para mi cámara mientras utilizábamos el atrezzo que habíamos preparado para la sesión. ¡Mariona traía mil cosas! Aprovechamos todos los rincones de la bonita caravana. Incluso hubo un poco de “teatro” con petición de mano incluida.

 

 

Las sesiones fotográficas preboda se pueden personalizar tanto como queráis. Si a los novios os gusta el mar se puede hacer un reportaje en la playa, si os encantan los años 70 podéis disfrazaros de la época, o si tenéis un perro al que adoráis, podéis llevarlo a la sesión y haceros las fotos con él. Todo está permitido y es que cuanto más cómodos estéis más naturales quedarán las fotos. ¡Dejad volar vuestra imaginación!

 

 

 ¡Por cierto! Si queréis alquilar La Crépêrie de Mariöne para endulzar a vuestros invitados podéis hacerlo en la Shop de Una Boda original.