Flowers & Co

Si habéis recibido invitaciones de boda en los últimos años, seguramente ya os habréis dado cuenta que el clásico esquema del banquete ha cambiado. Como ha sucedido con las ideas originales para bodas que marcan tendencia hoy en día o, incluso, con la moda nupcial, más centrada en vestidos de novia y trajes sencillos, el banquete del día B está repleto de innovaciones. Así, el tradicional aperitivo seguido de la comida o de la cena principal ha dado paso a diferentes formas de disfrutar de este momento de la celebración más discernidas y entretenidas, ¡pero igual de exquisitas!

La Flecha de Cupido

Por supuesto, el clásico esquema funciona y lo hará siempre. No obstante, es muy probable que os encontréis con propuestas que también ofrecen algo distinto. Y es que en las comidas nupciales se van introduciendo, poco a poco, fórmulas más originales y divertidas de conquistar el paladar de los invitados. Como, por ejemplo, barras de sushi, de embutidos o, incluso, de cócteles o vinos.

Como sucede con las ideas de decoración para bodas más populares entre los novios, los cambios en el banquete de boda también os conquistarán por completo. Y entre ellos ¡el candy bar! Conoced más sobre el toque más dulce de vuestro "sí, quiero".

Candy bar: sinónimo de variedad

Pepilla&Cia

Literalmente, candy bar significa bar de golosinas, pero realmente esta propuesta va mucho más allá. Para empezar, quizá pensáis que un candy bar únicamente ofrece caramelos o chucherías. ¡Pero nada más lejos de la realidad! Si os decidís por incluir ideas para candy bar en vuestra boda, no os limitéis. En la variedad está el gusto y si lo que deseáis es una mesa repleta de vuestros postres favoritos, ¿por qué no hacerlo? Siempre que sean dulces, podréis incluir todo lo que deseéis: un sinfín de golosinas, chocolates, macarons, pastas, muffins, cupcakes, helados, tartas caseras...

¿Una mesa de dulces healthy? ¡Es posible!

Gastronomicum by Dani Martinez

Si lo que queréis es acertar de lleno en la elección de vuestro candy bar, deberéis pensar también en los invitados que quieran cuidarse o que, por motivos médicos (como los diabéticos o los celíacos), no puedan comer ciertos dulces. Apostad por brochetas de fruta, dulces sin gluten o sin lactosa, yogures de sabores, zumos o ligeras mousses, por ejemplo. De esta forma también estaréis ofreciendo postres menos pesados a vuestros seres queridos, quienes lo agradecerán después de la copiosa comida nupcial. Seguro que quienes recibieron vuestras invitaciones de boda caseras quedarán maravillados al ver que habéis pensado en una variedad de postres apta para todo tipo de paladares... ¡Y circunstancias!

Una opción ideal para cada momento del día

Mónica Lavera

Dependiendo del momento en el que decidáis presentar el candy bar, encajarán mejor unos dulces que otros. Por ello, y aunque siempre se agradecerá mantener cierta variedad, si presentáis la mesa a media tarde –en enlaces de día– o bien en plena madrugada –en bodas de noche–, será mejor que predominen unos dulces por encima de otros.

Si ya habéis disfrutado de la comida nupcial y bailado al son de las canciones románticas para bodas más bonitas, la media tarde resultará el momento idóneo para reponer fuerzas tras el gran día y despediros con el mejor sabor de boca. En este caso, el candy bar podrá incluir dulces típicos de una rica merienda, como bizcochos, donuts, bombones, pequeños pasteles, galletas o muffins. Por el contrario, en una boda de noche y a altas horas de la madrugada, quizá vuestros invitados agradezcan más gominolas, chocolates, cocas de azúcar o... ¡palomitas!

Fuente de chocolate: un dulce espectáculo

Vilar Rural de Sant Hilari Sacalm

Imaginad una fuente de chocolate en la que bañar frutas y trocitos de bizcocho. Si además añadís nitrógeno líquido, el resultado será todavía espectacular. Gracias a este baño de chocolate, vuestros invitados, que lucirán radiantes con sus mejores vestidos y trajes de fiesta, disfrutarán de lo lindo y quedarán encantados con la propuesta. Y es que independientemente del tipo de dulce que elijáis ofrecer en el candy bar, al mezclarlo con el chocolate caliente de la fuente se conseguirá una combinación exquisita para el paladar. ¡Nadie podrá resistirse!

Un sofá en la playa

Una vez tengáis claro qué dulces incluiréis en vuestro candy bar, será el momento de pensar en cómo vestirlo. Intentad que este rincón vaya acorde con el estilo del resto de elementos de la celebración, como la mantelería, los centros de mesa o la vajilla. Y, del mismo modo que el ramo de novia complementará al vestido, incluid también alguna que otra pieza que ponga el broche decorativo al espacio: plantas, flores, velas, espejos, una foto vuestra...  Así, con un candy bar a la altura, lograréis dar el toque final perfecto y más dulce al "sí, quiero". ¡El mejor detalle de boda para vuestros invitados!