La organización del enlace traerá consigo momentos muy gratificantes, como la elección de vuestras preciosas invitaciones de boda. Igual de emocionante será encontrar las mejores ideas originales para bodas para sorprender a los asistentes o los detalles de boda con los que obsequiarlos y agradecer que os acompañen en vuestro gran día. Sin embargo también hay tareas más arduas y delicadas, como confeccionar la lista de invitados. Los compañeros del trabajo o los amigos con los que no existen grandes lazos pueden eliminarse sin problema, ¿pero qué hacer si se trata de familiares, aunque sean lejanos? Os contamos cuatro tips para salir airosos cuando decidáis no invitar a algún miembro de la familia al enlace.

1. Apelad al presupuesto

En especial si habéis decidido celebrar una boda íntima. Esta es una razón de peso para excluir a algunos familiares. Padres, hermanos, abuelos, tíos… Es imprescindible que la familia más cercana acuda a vuestro “sí, quiero”. ¿Pero de verdad vais a arriesgaros a pasaros del presupuesto estipulado para invitar a un primo lejano con el que no tenéis ninguna relación? Las razones económicas son la excusa perfecta.

2. No pagáis vosotros la boda

Sois de la vieja escuela y vuestros padres van a hacerse cargo del importe de vuestro enlace: desde ese vestido de novia con escote ilusión con el que siempre has soñado hasta el banquete, pasando incluso por pequeños grandes detalles, como el ramo de novia con peonías, una flor de lo más romántica. En este caso, ajustarse a una lista de invitados que no sea demasiado extensa resulta de lo más acertado. Vuestras limitaciones están bien justificadas para no abusar de la generosidad de vuestros seres queridos.

3. ‘Pequeñines’… ¡No, gracias!

Son la alegría de la casa pero, al mismo tiempo, muchos novios optan porque en su enlace no haya niños. Los motivos son de lo más variadas: en ocasiones es, de nuevo, por razones presupuestarias, pues si acuden niños habrá que pensar en ideas divertidas para bodas especialmente diseñadas para ellos. O en un menú infantil adaptado a sus gustos. Pero también se debe a que, de este modo, los familiares o amigos con niños pequeños no tendrán que estar pendientes de ellos todo el rato, sino que podrán disfrutar plenamente de vuestro gran día.

Para ello será necesario que en los textos para invitaciones de boda indiquéis convenientemente la edad mínima de los invitados. Convendrá ser muy claros para evitar confusiones. Incluso hay parejas que se atreven a ir un paso más allá indicando explícitamente: "boda sin niños”.

4. "Donde las dan, las toman"

El refrán suena un poco a venganza pero no es tan así. Simplemente debéis saber que es normal excluir de vuestra boda a esa pareja que tampoco os invitó anteriormente a la suya, privándoos de disfrutar de sus preciosas ideas para bodas civiles que tanto os habrían inspirado. Ni siquiera pueden molestarse por vuestra decisión de dejarlos fuera de la lista. Es vuestro enlace. Vosotros decidís, igual que hicieron ellos en su día.

¡Acortar la lista de invitados no es tan difícil! Sobre todo, no os dejéis presionar ni invitéis a familiares que no deseáis verdaderamente que os acompañen en una fecha tan señalada de vuestras vidas. Vuestros seres más cercanos estarán encantados de comenzar a buscar vestidos de fiesta espectaculares. Y a vosotros os tocará poneros con otra lista: la de canciones para bodas. ¡Que empiece la fiesta!