Si os ronda la cabeza organizar un baby shower para celebrar con familiares y amigos la futura llegada de vuestro retoño, no os preocupéis porque... ¡es sencillísimo! Mucho más fácil que elegir el ramo de novia perfecto, que conseguir todas las direcciones para enviar las invitaciones de boda o que dar con esos prácticos detalles de boda que enamoraron a todos los asistentes al gran día. ¡Relajaos! Aunque estamos dando por supuesto que vuestro hijo llega tras casaros y no siempre será así pues, según el Libro imprescindible de las bodas, en España son cada vez más las parejas que ya tienen hijos cuando se deciden a dar el gran paso, concretamente una de cada cinco. Asimismo, quizá no seáis vosotros los que organicen el baby shower, sino que un familiar directo o un amigo íntimo se encargará de ello. En cualquier caso, hay que tener en cuenta estos aspectos específicos de la celebración.

Lugar

La mayoría de la gente suele celebrar un baby shower en su propia casa. Dependiendo de cuántos invitados tengáis, lo normal es que lo podáis hacer sin problemas en vuestro salón. También puede servir la casa del alguno de los futuros abuelos si, por cuestiones logísticas, la estancia se presta más a ello. Otra opción es organizarlo en un reservado de un restaurante u hotel. Todo depende de quien lo organice, del resultado que deseéis conseguir, del número de invitados y, lógicamente, del presupuesto.

Temática

Si lo vais a organizar vosotros, ¿qué tipo de fiesta queréis: solo chicas o mixta? Y más detalles importantes: ¿cómo queréis ambientarlo? Tal vez os apetece algo relacionado con el circo o de inspiración selvática, con plantas y animales. Si estáis solo prometidos, cualquiera de ellos os puede servir también para las ideas para el photocall para vuestro futuro día B, ya que esta celebración se presta mucho a fotos temáticas divertidas.

Juegos

En cualquier baby shower que se precie hay juegos. ¡Echadle humor! Los juegos pueden recrear situaciones que probablemente surgirán durante los primeros meses de vida de vuestro hijo. Lo mejor es que preparéis situaciones divertidas para que, sobre todo, haya risas. Podéis hacer, por ejemplo, una especie de trivial, a ver quién acierta más respuestas. Otra prueba estupenda y todo un clásico en estas fiestas es la de cambiar pañales a muñecos con los ojos vendados… ¡no olvidéis hacer muchas fotos!

Si programáis los juegos con suficiente antelación, podéis pedir a los invitados que envíen retratos suyos de cuando eran bebés. Durante la fiesta todos tendrán que adivinar quién es quién. Otra buena idea es preparar una playlist infantil. Al igual que se suelen elegir canciones románticas para bodas, podéis hacer una lista con nanas o temas infantiles y un pequeño concurso a ver si reconocéis quién las cantaba o a qué serie pertenecían. Diversión asegurada.

Salados y dulces

Otro detalle importante en la organización es la comida. Normalmente los baby shower se suelen celebrar a media tarde, por lo que se suelen acompañar de una merienda. Aunque, de hecho, no importa a qué hora sea el evento, pues unos dulces siempre serán una excelente elección. A todo el mundo le gustan las golosinas, los cupcakes y los pasteles, y más si los invitados traen niños. ¡Inspiraos en las ideas para el candy bar de vuestro día B! Y no dudéis en recurrir a empresas locales especializadas que os preparen una mesa temática con dulces de variados colores y motivos infantiles o conocidos personajes de dibujos animados. ¡Encantarán a todos los presentes!

Pero como no solo de dulce vive el hombre, también podéis preparar o encargar unas bandejas con canapés o mini bocadillos para los que se decantan preferiblemente por los gustos salados.

¡Y no os olvidéis de la bebida! Café, té, agua y refrescos variados dispuestos en un cómodo y práctico self service que permitirá que quienes os acompañan se puedan servir libremente. Algo informal.

The Hayati Bakery

Invitaciones

Estaría bien hacer o encargar unas invitaciones bonitas o, si preferís dejaros de complicaciones, incluso enviar unas postales online. Podríais incluir el nombre del fututo bebé como si invitara él o ella. Algo simpático y sencillo.

¿Daréis un recordatorio?

Lo más probable es que los asistentes acudan con regalitos para completar la canastilla del bebé. Cestas de pañales, lotes de cremas y colonias, pijamitas, ropa interior… Por eso es importante que decidáis si vais a obsequiarles. Y tranquilos: igual que hay miles de ideas para regalar en una boda, encontraréis numerosos profesionales con propuestas originales para que los invitados se lleven un recuerdo de una celebración tan especial. No tiene que ser algo caro, simplemente un pequeño obsequio, como una tableta de chocolate o un bote de mermelada, que simbolice el dulce momento por el que estáis pasando.

Bumbusu

Organizar un baby shower es una tarea sencilla y agradable. Igual que lo fue elaborar la playlist con las mejores canciones para bodas o buscar y decidir cuáles de las numerosas ideas originales para bodas eran las más indicadas para vuestro enlace. ¡Felicidades por la mágica espera!