El gran paso que estáis a punto de dar ya simboliza vuestra unión, como también lo harán las alizanzas. Pero si queréis ir un poco más allá, quizá os apetezca descubrir todas las posibilidades que os ofrecen los tatuajes gemelos. Hay infinitos diseños, inspirados en vuestra personalidad, estilo e historia juntos, y muchas partes del cuerpo donde hacerlos, lo que dependerá tanto de su tamaño como de la visibilidad que les queráis dar. Tened en cuenta que para que se vea con el traje de novio tendrá que estar en la zona de las manos y del cuello, mientras que, en función del diseño del vestido de novia, podrá estar en el escote, la espalda, los brazos, las manos, las piernas o los pies, siempre que te hayas decantado por unos zapatos de novia abiertos, que dejen el empeine a la vista. ¿Necesitáis más inspiración?

Por qué un tatuaje

Sin duda, los tatuajes son una gran muestra de compromiso. Son una excelente representación de vuestro deseo de estar siempre juntos, que os acompañará vayáis donde vayáis, simbolizando vuestro amor eterno. Por eso, prometeros para la boda y reafirmarlo en forma de tatuaje tiene un efecto similar, pero mucho más duradero, que el de escoger un traje de novio original para el día B que armonice a la perfección con la tonalidad elegida para los zapatos de novia de color, por ejemplo. Elegid un diseño que os identifique como pareja y con el que ambos os sintáis igualmente identificados. ¿Os seduce la idea de empezar por un tatuaje pequeño que, con el paso del tiempo o con motivo de vuestros aniversarios, podáis ir ampliando? ¡Será una forma preciosa de celebrarlo!

Un diseño que os represente

A la hora de escoger el diseño del tatuaje, es buena idea que penséis en algo que tenga que ver con vosotros, como estilos, historia en común o hitos de la relación, o bien con el propio día B. Todo servirá si os convence a los dos, desde las iniciales de ambos hasta las coordenadas del lugar donde os conocisteis, pasando por alguna fecha significativa, unos latidos, vuestras respectivas huellas dactilares, unos anillos permanentes, unos lazos o aquello que os unió: unas notas musicales, una pelota, unas copas, una brújula, los personajes de un cómic... Serán igual de válidas diferentes palabras o dibujos, así como una combinación de ambas. ¿Queréis ir un paso más allá? No lo dudéis y cread un diseño propio. Puede convertirse incluso en el logo de la boda, que os servirá del mismo modo a la hora de crear las invitaciones de boda caseras o a la de dar forma a los diferentes elementos de la cartelería nupcial, como la etiqueta que adjuntéis con las ideas para detalles de boda.

Algo sencillo o elaborado

Podéis recurrir a diseños sencillos, como a dos corazones, al ying y el yang, o a la letra alfa y omega del abecedario griego –porque sois la primera y la última persona con la que estaréis todos los días de vuestra vida– o bien a un diseño más elaborado, como dos animales con los que os identifiquéis. Asimismo, podéis optar por siluetas básicas o bien por rellenos con difuminados en escala de blancos, negros y grises, así como por usar muchos colores para adornar un tatuaje más tradi. Del mismo modo, ¿los preferís idénticos o complementarios?

En qué zona del cuerpo

A la hora de decir en qué zona del cuerpo hacérselos, debéis pensar bien: ¿queréis que los tatuajes se vean o preferís que sea algo reservado a vuestra intimidad? De ello también dependerá el tamaño y el diseño de los mismos. Si deseáis que se vean, apostad por hacerlo en las manos, las muñecas y los dedos, ya que os permitirán lucirlos a los dos por igual. ¿Queréis que sean iguales o complementarios pero no tienen porque estar en el mismo lugar del cuerpo? En este caso, la mujer protagonista del gran día también se podrá decantar por hacérselo en los brazos, el escote o la espaldaa, siempre que se haya decando por un vestido de novia con escote en V, abierto por detrás y sin manga, por ejemplo. Y si preferís que no queden expuestos, el torso, las piernas y las nalgas serán excelentes opciones.

Sea cual sea vuestra elección, recordad que el umbral del dolor es más bajo cuando la zona tiene menos cantidad de músculo. En cambio, donde más se nota el hueso, más duele. Pero, aunque hay sensibilidades diferentes, ¡no es para tanto! 

En cualquier caso, y ante cualquier duda, no dudéis en consultar con un tatuador profesional, después de aseguraros de que cumple con los más altos estándares de higiene y sanidad

Cuándo hacerlo

En general, un tatuaje tarda entre dos semanas y un mes en curarse por completo. Así que si estáis pensando en haceros uno con motivo del enlace, tened en cuenta este plazo de tiempo necesario para poder lucirlo en todo su esplendor. Los cuidados son muy sencillos: basta con que no estén en remojo ni les dé el sol durante ese tiempo, que los lavéis con un jabón de Ph neutro y extendáis la crema que os recomiende el tatuador en una capa fina.

Caracterízate
Caracterízate

Si queréis más ideas originales para bodas pero menos comprometidas, repartid junto con las invitaciones de boda unas calcomanías. Se convertirán en excelentes tatuajes temporales con logos inspirados en el día B. Asimismo, pueden brillar en la oscuridad o tener mensajes divertidos. ¡Vuestros seres queridos se lo pasarán en grande!