Qué duda cabe que la llegada de un hijo es el cambio más grande de la vida. Pero también uno de los más maravillosos. Y es que aunque su nacimiento pondrá patas arriba vuestra rutina, lo cierto es que con un poco de organización, todo saldrá perfectamente. ¿Acaso no necesitasteis varios meses para planificar el enlace, como la elección del vestido de la novia y de todos sus complementos o la de las mejores ideas originales para bodas? El bebé que viene en camino es fruto de vuestro amor. Él o ella abre una etapa llena de emociones fuertes, sonrisas y mucha felicidad. ¿Queréis saber cómo disfrutarla al máximo? No os perdáis estos sencillos consejos.

Hablad, hablad y hablad

La clave para mantener una relación de pareja de éxito es la comunicación. Una comunicación que tampoco debe faltar durante los nueve meses del embarazo. Hablar de posibles miedos, inquietudes y preocupaciones os acercará más si cabe y os permitirá superarlos con éxito. Y es que aunque hay parejas que se sienten intranquilas ante la llegada de un hijo por si su relación cambia, lo cierto es que se trata de un cambio magnífico en vuestras vidas. Un cambio que sumará en vuestra relación. ¡El cambio más dulce y maravilloso de todos!

Y sí. Es evidente que en los primeros meses de vida del bebé la rutina que hasta ahora teníais será otra. Pero un poco de planificación y paciencia os permitirán encontrar tiempo de calidad para dedicárselo a vuestra pareja. Quizá no os resulte tan sencillo como antes salir a cenar fuera o ir al cine o al teatro, pero siempre tenéis la opción de sentaros en el sofá bien juntitos a ver alguna de vuestras series preferidas o a escuchar la playlist con las canciones románticas para la boda que con tanta ilusión preparasteis. ¿Os imagináis la emoción de ver cómo vuestro pequeño se va quedando dormido mientras, de fondo, suena la canción de vuestro primer baile de casados? Lo ideal es que establezcáis un día para vosotros e intentéis conservarlo en el futuro. Ser papás no es el fin del romanticismo.

Compartid la dulce espera...

Es evidente que, durante los meses de gestación, la mujer tendrá interés por todos los asuntos relacionados con el embarazo y el nacimiento: los cambios que experimenta su cuerpo, cómo es mes a mes la formación del bebé, qué opciones tiene a la hora de dar a luz... Sin embargo, es importante que, desde el primer momento, ambos os involucréis por igual en todo el proceso. Informaos, leed libros, id de compras, acudid las distintas pruebas... Los dos estáis juntos en esto. Y de principio a fin.

... y las responsabilidades

Una vez nazca el bebé, distribuid las tareas de forma que la reciente mamá pueda descansar y recuperar fuerzas. Al menos durante las primeras semanas. Y es que además del bebé, están la casa, la compra y todas vuestras antiguas obligaciones. Por ello, es muy importante encontrar el equilibrio los dos juntos, lo que os ayudará a llevar la nueva situación con mayor tranquilidad. ¡Un factor decisivo en este momento tan cambiante de vuestras vidas!

Aprended pues juntos la nueva rutina, el porqué y el cómo de cada tarea. De esta manera, cualquiera de los dos podrá realizarlas por igual en todo momento: el baño, el cambio de pañal, jugar, dormirlo... Asimismo, permitíos disfrutar de vuestro hijo también a solas. Poco a poco, y sin daros cuenta, vuestro vínculo irá creciendo día a día. ¡Será un proceso precioso y completamente maravilloso!

Acordad las decisiones sobre vuestro hijo en pareja

En el fondo, la paternidad se trata de compartir responsabilidades y de tomar decisiones de forma consensuada. Apoyaos pues el uno en el otro en lo bueno y en lo malo. Es el hijo de ambos, así que buscad soluciones que os convenzan por igual a los dos. Es algo que ya habéis conseguido muchas veces, como cuando acordásteis a qué familiares y amigos queríais enviar las invitaciones de boda 2019 o a la hora de elegir esos prácticos detalles originales para bodas para todos vuestros seres queridos. ¡Incluso a la de decidir qué tipo de dulces formarían pare de esas deliciosas ideas para candy bar!

En definitiva, tanto el dulce proceso de espera como la llegada del bebé os llenarán de felicidad. Hay muchas cosas que planificar y preparar, pero seguro que ya tuvisteis un buen entrenamiento eligiendo invitaciones de boda y visionando numerosos y variados ramos de novia antes de encontrar el perfecto. Vuestro hijo pondrá a prueba vuestra paciencia, al tiempo que os unirá más que nunca. Pero os regalará momentos mágicos que os enriquecerán como pareja. ¡Muchas felicidades familia!