GiroMundo Viajes

Vuestro enlace va a ser todo un éxito, empezando por el outfit nupcial que escojáis. Así, tanto ese maravilloso vestido de novia acompañado de un increíble ramo de novia, como el elegante y glamuroso traje de novio, sorprenderán a todos los asistentes a vuestro día B. Lo mismo pasará con el banquete y con la fiesta final que, sin duda, dejarán el mejor sabor de boca en todos vuestros seres queridos. ¡Pero aún hay más! Después de vivir el día más feliz de vuestra vida os espera una luna de miel inolvidable. Y si sois una pareja que amáis el lujo y la sofisticación, os vais a sentir como reyes en la Rusia imperial. Un destino inolvidable que os encantará con todas sus posibilidades. ¡No os las podéis perder!

El país más grande del mundo

Rusia es el país más extenso del mundo por lo que, al ser tan grande, es imposible que lo recorráis todo durante vuestra luna de miel. Sin embargo, dejaros llevar por el romanticismo de la Rusia imperial que os trasladará al lujo y a la opulencia de los zares, con destinos tan maravillosos como San Petersburgo o Moscú. ¡Descubridlos!

San Petersburgo, la Venecia del Norte

San Petersburgo fue fundada en 1703 por Pedro el Grande y se la conoce como la Venecia del Norte por sus románticos canales y sus majestuosos palacios. Además de sus grandes parques de estilo barroco, uno de los mayores atractivos de esta ciudad son sus noches blancas, un fenómeno en el que el crepúsculo da paso al amanecer sin llegar a oscurecer en toda la noche. ¡Vale la pena contemplarlo! Si no os lo queréis perder, los meses de mayo, junio y julio son los más apropiados para verlo. Además, en esta época, la temperatura es muy agradable. ¡Lo tendréis todo!

Un maravilloso centro histórico

Pasead por su casco antiguo y por Nevski Prospekt –la principal avenida de la ciudad y el punto de partida para empezar a conocerla–, donde descubriréis el Palacio de Invierno, la catedral de San Isaac y la de la Virgen de Kazán. También son de obligada visita la iglesia de la Sangre Derramada con sus cúpulas multicolores, la fortaleza de Pedro y Pablo y el gran museo del Hermitage, con sus 400 salas. Si sois románticos, haced parte del recorrido en coche de caballos.

Palacios y más palacios

A lo largo de vuestro recorrido por la ciudad no dejéis de ver Peterhof, el palacio de verano más impresionante de los zares, con sus grandes jardines, ni la residencia imperial Tsarskoye, que esconde la sala de Ambar, considerada la octava maravilla del mundo. ¡Más romanticismo imposible!

Recorred sus canales en barco

De esta preciosa ciudad enamora su maravilloso entramado de cuarenta islas –en las que encontraréis templos ortodoxos y edificios barrocos o renacentistas–, salpicadas por canales. Durante vuestra fantástica luna de miel por San Petersburgo no os podéis perder las increíbles vistas de la misma que tendréis navegando por el río Fontanka, el Moika, el canal Griboedova y el Kriukov. O por la zona del río Neva hasta el cabo de la isla Vasílievski, uno de los lugares emblemáticos de la ciudad.

La majestuosa Moscú

¿Qué hay más romántico para una luna de miel que llegar a Moscú desde San Petersburgo en un crucero por los ríos Volga y Moscova? En el centro de la ciudad os encontraréis el Kremlin, la antigua fortaleza de los zares, con la catedral de la Asunción, dedicada al Arcángel Miguel –patrón del ejército ruso–. ¡No os perdáis la Armería ni el cambio de guardia en la tumba del soldado desconocido! Tampoco podéis dejar de asistir, en el Gran Teatro Bolshói, a una función de su famosísimo ballet. Y muy importante: visitad el metro de Moscú. ¡Os volveréis a enamorar de nuevo!

Una experiencia irrepetible

¿Y qué decir de la monumental Plaza Roja que no sepáis ya? Pues que es un punto de visita obligado en la ciudad, ya que alberga algunos de sus edificios más simbólicos. Es el caso de la catedral de Kazán, del mausoleo de Lenin y de la catedral de San Basilio, con sus características cúpulas, una de las estampas más conocidas de la ciudad. Pero no acaban aquí sus opciones, pues también podréis visitar el Museo Estatal de Historia, las murallas del Kremlin o los grandes almacenes Gum. Asismismo, desde la plaza podréis hacer un recorrido fluvial por el río Moscova, acercaros a la galería Tetriakóvskaya, y, por último, descansar en el legendario parque Gorki.

¿Qué os parece este viaje de novios? Mientras llega el día de vuestra luna de miel, no os olvidéis de pensar juntos qué ideas originales para bodas os gustan más o qué repertorio de canciones para bodas será el mejor para el baile que pondrá el broche final a una de las jornadas más felices de vuestras vidas. Centraos en el momento tan especial que estáis viviendo y disfrutad de todos vuestros planes futuros. ¡Enhorabuena!