¿Ya tenéis lugar y fecha para el enlace? Si es así seguramente estaréis escogiendo el diseño de las invitaciones de boda y pensando, entre otros temas, en los detalles de boda con los que sorprender a todos los invitados, en las ideas originales para bodas más afines a la esencia de vuestro enlace y, por supuesto, en la luna de miel. Y entre todas las opciones existentes, hay un lugar único en el mundo que os hará sentir como en un cuento de hadas: el valle del Loira. Se trata de uno de los destinos más románticos de Europa y en el favorito de muchas parejas de recién casados. Y es que allí os esperan paisajes inolvidables y momentos únicos para vivir en pareja. ¡Disfrutad de un viaje de novios increíble!

El jardín de Francia

Conocido como el jardín de Francia y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el valle del Loira está salpicado de preciosos castillos que parecen sacados de cuentos de princesas y que recuerdan que este fue el territorio favorito de los reyes franceses y de la corte durante varios siglos. Así pues, es un viaje de novios superromántico que os permitirá recorrer una o varias rutas descubriendo muchísimos châteaux. Las podéis hacer en coche y visitándolos a vuestro aire, en bicicleta con cientos de kilómetros de carril bici a orillas del Loira, en un crucero fluvial o en vuestra propia lancha surcando el canal del río. Existen muchas opciones, pero en todos los casos es imprescindible visitar los castillos y lugares de ensueño que os proponemos a continuación. ¡Así que tomad buena nota de todos ellos!

El castillo de Chambord y la escalera de Leonardo da Vinci

Vuestro cuento de hadas particular puede empezar en el gigantesco castillo renacentista de Chambord, uno de los más espectaculares del valle del Loira, con más de 400 habitaciones, 385 chimeneas y 84 escaleras. También os enamorarán sus impresionantes jardines desde los que contemplaréis su silueta, su sofisticada escalinata diseñada por Leonardo da Vinci según afirman los historiadores y sus terrazas con increíbles vistas a los frondosos bosques. ¿Un plus? Podréis navegar en bote por su precioso estanque. Asimismo, vale la pena alejarse un poco por la carretera frente a su gran entrada para contemplarlo en todo su esplendor y acercarse de noche para verlo iluminado. ¡Un château de ensueño!

Un día romántico en Orléans

Vale la pena desviarse de la ruta de los castillos y pasar un día de vuestra luna de miel en Orléans, a tan solo una hora del castillo de Chambord. Antigua capital de Francia, perdeos por su barrio medieval y por su centro histórico y descubrid la casa de Juana de Arco y la estatua ecuestre de la misma, la catedral de la Santa Cruz, la Rue Royale, la Place du Martroi, la calle Borgoña, llena de restaurantes o el muelle de Chatelet. ¡Un viaje en el tiempo que os encantará!

Rumbo a Blois, Cheverny y Chaumont-sur-Loire

Si os ha gustado Orléans, Blois os fascinará con sus encantadoras callejuelas medievales que os llevarán a la catedral de Sant Louis, a la Maison des Acrobates, al castillo real y a los jardines de l´Évêché, con impresionantes vistas sobre la ciudad. En cualquiera de sus elegantes brasseries o cafés podréis hacer un alto en el camino para disfrutar de su ambiente relajado. El castillo de Cheverny, muy conocido por ser el que inspiró a Hergé el diseño del castillo Moulinsart, de Tintín, es realmente impresionante. No dejéis de pasear de la mano por los jardines y bosques que lo rodean, de más de 100 hectáreas, ni de descubrir su elegante y suntuosa decoración interior. Y del castillo de Chaumont-sur-Loire os impresionarán sus almenas, que podéis admirar al atardecer con maravillosos juegos de luz.

El embrujo de Chenonceau y el encanto de Amboise

El castillo de Chenonceau es otra de las visitas obligadas en el valle del Loira. Su silueta reflejándose en el foso de agua es inolvidable. Os fascinará la galería cubierta que, sobre el llamado puente de Diana, cruza el río, así como los aposentos de Diana de Poitiers, sus jardines geométricos únicos en el mundo, sus bosques, el laberinto... Y si tenéis tiempo no dejéis de visitar Amboise, una ciudad con encanto medieval que alberga un magnífico castillo, así como un precioso mirador en la rue Léonard Perrault. ¡En cada rincón os espera una maravillosa sorpresa!

¿Más cosas?

No dejéis de comer juntos en alguna brasserie de la plaza Plumereau, de Tours, con sus típicas casas con entramados de madera. Ni de pasear por los jardines de agua y por el laberinto del castillo de Villandry; de admirar el castillo d´Azay-le-Rideau, sobre una isla en el río Indre; de visitar la fortaleza de Ussé; de descubrir Chinon, uno de los pueblecitos más bellos de Francia; de pasear por la Abadía de Fontevraud, donde reposan los restos de Ricardo Corazón de León; de perderos por Turquant, con sus casas, bares y bodegas trogloditas; de recorrer el castillo de Saumur, con sus viñedos, o de acercaros hasta la mansión de Clos-Lucé, donde Leonardo de Vinci pasó sus tres últimos años de vida.

¿Preparados para enamoraros de nuevo en un destino tan increíblemente romántico como el que os ofrece el valle del Loira? Vais a disfrutar de un cuento de hadas rodeados de castillos renacentistas, de pueblecitos medievales y de paisajes increíbles. Pero antes quizá tengáis que ultimar algunos temas, como elaborar la playlist de canciones de boda que sonarán en vuestro gran día o decidir quien será la afortunada que recibirá el ramo de novia. ¡Ya falta poco para que vuestro gran sueño se haga realidad!