Bodas

Qué ver en la Costa Azul durante la luna de miel o en una romántica escapada. ¡Descubrid todas vuestras posibilidades!

Recorrer en coche de carreras el circuito de Fórmula Uno de Mónaco, navegar en catamarán en Cannes, disfrutar de una puesta de sol única en Niza… En vuestro viaje por la Costa Azul os esperan unas experiencias inolvidables. ¡Disfrutadlas al máximo!

¿Aún no tienes la luna de miel? 🛫
Pide información y precios a tus agencias de viaje más cercanas
Vista aérea de Villefranche sur Mer, en la Costa Azul, un lugar ideal para visitar antes o después de la boda

Vista aérea de Villefranche sur Mer, en la Costa Azul, un lugar ideal para visitar antes o después de la boda

Se trata de uno de los destinos favoritos de muchas celebrities internacionales por su encanto, sus magníficas panorámicas y sus innumerables ofertas de ocio. Pero no solo eso. Y es que la Costa Azul también resulta muy romántica. Niza, Mónaco, Cannes, Saint-Tropez... En cualquiera de estos lugares descubriréis paisajes maravillosos, vistas de ensueño a un Mediterráneo de aguas turquesas con playas paradisíacas y numerosas y atractivas actividades que convertirán vuestro viaje de novios o escapada para dos en una experiencia realmente única. ¿Listos para descubrir todos sus secretos?

Costa Azul: mapa

Vista aérea de Niza, en la Costa Azul, un lugar ideal para visitar antes o después de la boda

La Costa Azul es una región situada en el suroeste de Francia, entre el mar Mediterráneo y la cordillera de los Alpes del Sur. Esta estrecha franja que recorre la costa es el lugar de residencia de la jet set internacional y de las celebrities de todo el mundo. Con sus villas lujosas y glamurosos puertos deportivos, su magia os seducirá desde el primer momento.

Anocheceres de ensueño en Niza

Vista aérea de Niza, con el atardecer de fondo, en la Costa Azul, un lugar ideal para visitar antes o después de la boda

Niza es un destino muy elegante y uno de los rincones más bellos del litoral francés. No os perdáis el Paseo de los Ingleses (Promenade des Anglais) con su imponente hotel Negresco, ni su casco antiguo, con sus callejuelas estrechas y sus edificios de colores ocres y amarillos. Un auténtico placer para los enamorados, sobre todo si visitáis el romántico mercado de las flores o bien saboreáis el chocolate de Maison Auer y los helados de Azurra.

¿Más cosas? Descubrid la catedral de San Nicolás, el puerto Lympia y el museo dedicado al pintor francés Henri Matisse; subid en ascensor hasta la colina del castillo (el mejor mirador de Niza), y acercaos a Rauba Capeu para contemplar unas vistas preciosas y unas puestas de sol únicas (la ciudad tiene uno de los anocheceres más bonitos de Francia). También es maravilloso disfrutar de un pequeño paseo en barco para descubrir Niza y otras localidades próximas, como Saint-Jean-Cap-Ferrat con sus espléndidas playas y aguas turquesas, o Villefranche-sur-Mer, desde otra perspectiva. Y no os olvidéis de visitar Èze, un pueblecito medieval sobre acantilados con hermosas vistas al Mediterráneo.

Cannes, la meca del cine

Vista aérea del puerto de Cannes, en la Costa Azul, un lugar ideal para visitar antes o después de la boda

Otra parada imprescindible en vuestra guía por la Costa Azul es Cannes, conocida por su ambiente nocturno y sus bellos encantos. Situada en el corazón de la Riviera Francesa, es un destino apetecible durante todo el año. La esencia de la ciudad la descubriréis en Le Suquet, su barrio antiguo. Tampoco os podéis perder el puerto viejo, el mercado de Forville ni el bulevar de la Croisette, con sus playas de arena fina en la lejanía, perfectas para practicar vela o windsurf.

Otros imprescindibles son recorrer la calle Meynadier –que conecta la parte antigua de Cannes con la nueva– y, si os gustan las discotecas, acudir a Le Bâoli, perfecta para bailar y tomarse un Apple Martini. Y, antes de marcharos, ¿qué os parece un viaje en catamarán, practicando snorkel y disfrutando de un bufé frío y una copa de un buen vino francés? Podréis acercaros hasta las islas de Lérins: Santa Margarita y San Honorato.

Rumbo a Mónaco: una escapada vip

Vista aérea de Mónaco, en la Costa Azul, un lugar ideal para visitar antes o después de la boda

Este principado se encuentra entre las localidades más bellas del Mediterráneo y es un imprescindible en vuestra escapada a la Costa Azul. Tras ver el cambio de guardia en el palacio de los Príncipes y la catedral, acercaos a su museo oceanográfico. Desde su terraza panorámica contemplaréis impresionantes vistas del entorno. Además, ¿que os parece la idea de recorrer juntos un tramo del circuito de Fórmula Uno en un coche de carreras? Y si queréis conocer su gran casino, vestíos de gala y visitad Montecarlo, uno de los barrios de Mónaco. Entre las cosas que hacer en la Costa Azul francesa es imprescindible apostar en su gran ruleta o, simplemente, tomarse un delicioso Vesper Martini. Muy cerca encontraréis también el centro comercial Métropole y el popular club Sea Lounge, en el que podréis tomar algo al tiempo que disfrutáis de la panorámica. 

Saint-Tropez: sucumbid a su hechizo

Saint -Tropez, en la Costa Azul, un lugar ideal para visitar antes o después de la boda

Sinónimo de glamur y lujo, Saint-Tropez encierra muchos encantos que hacen de esta ciudad un punto de visita obligado entre las muchas cosas que ver en la Costa Azul francesa. ¡Y no se trata de las celebrities de todo el mundo que la visitan! Entre ellas se encuentran su famoso puerto, en el que atracan numerosos yates; el Mercado des Lices, al aire libre; la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que destaca por su campanario de color amarillo, y La Ponche, su antiguo barrio pesquero, en el que podréis saborear deliciosos platos de pescado y marisco. Pero también podréis disfrutar de las distintas actividades de ocio nocturno que ofrece Saint-Tropez. Y si os queda algo de tiempo, no dudéis en visitar el pueblo de Port Grimaud, a escasos kilómetros. Además de numerosos canales, encontraréis variadas tiendas y bares de copas.

Un paseo por los encantadores pueblos de la Costa Azul de Francia

Pueblo de Antibes, en la Costa Azul, un lugar ideal para visitar antes o después de la boda

En esta luna de miel tan romántica tenéis que conocer también pintorescos pueblecitos cercanos, tanto costeros como de interior. Es el caso, por ejemplo, de Antibes, con las murallas de Vauvan y las torres sarracenas de la época medieval, y de Tourrettes-sur-Loup y de Mougins, con sus callecitas medievales. Visitad asimismo la cascada del Saut du Loup; Gourdon, con su castillo a 750 metros de altura; Grasse, la capital mundial de los perfumes, y Menton, una ciudad de postal casi en la frontera con Italia.

Menton, un pueblo de la Costa Azul, un lugar ideal para visitar antes o después de la boda

¿Qué os han parecido todas las cosas que ver en la Costa Azul? Si os seduce el plan, no os faltarán tampoco excursiones por la Costa Azul francesa, que os permitirán descubrir el lugar en profundidad –como algunas de las mejores playas de la Costa Azul– y os ofrecerán diferentes opciones de ocio. ¡No esperéis más y visitad ya este romántico destino!

¿Aún no tienes la luna de miel? 🛫
Pide información y precios a tus agencias de viaje más cercanas

Otros artículos que te pueden interesar