Monika Zaldo

 

Muchas parejas deciden tener una primera toma de contacto con su fotógrafo antes de su boda. Con esto se consigue suavizar o eliminar el miedo y la vergüenza que muchos sentimos delante de una cámara y sobre todo delante de un desconocido. Así podréis llegar al día de la boda más relajados y las fotos sean más naturales.

  • Elegid un lugar especial para vosotros o que haya formado parte de vuestra historia juntos. Donde os conocisteis, donde os prometisteis, el lugar en el que quedabais todas las tardes o vuestro rincón secreto, un sitio en el que sintáis a gusto.
  • Llevad ropa con la que os veáis guapos pero también con la que estéis cómodos, no os disfracéis, sed vosotros mismos.  
  • Mantened vuestro estilo. Si no sueles llevar mucho maquillaje, tampoco lo hagas ese día como no lo harás el día de tu boda y si te gusta llevar el pelo suelto o al natural, no te lo recojas o no te lo engomines.

Joaquín Corbalán Fotógrafo

 

  • Hablad con vuestro fotógrafo y comentadle qué ideas tenéis. Dejaos aconsejar pero no os cortéis y aportad vuestras propuestas.
  • Llevad complementos que os podáis poner y quitar como gorros, gafas de sol, pañuelos.  También podéis hacer carteles con mensajes, a modo de bocadillo de cómic o con unas pizarras. Dejad volar vuestra imaginación.
  • Podéis recrear un escenario como un picnic en el campo o en mitad de la ciudad y el asfalto, o una cena romántica la luz de las velas, un paseo por la playa o construyendo castillos de arena. Jugad y divertíos.

 

Ángel Torres Fotógrafo
 

 

En resumen, relajaos, estad el uno por el otro, e intentad olvidar la presencia de la cámara para que el resultado sea perfecto y el día de vuestra boda os dediquéis sólo a lo verdaderamente importante: ¡disfrutar!



Foto 1: Monika Zaldo Fotógrafa

Foto 2: Joaquín Corbalán Fotógrafo

Foto 3: Ángel Torres Fotógrafo