Pareja de recién casados feliz durante la sesión fotográfica el día de la boda
Sam Ponsford Photography

Lleváis muchos meses dedicados en cuerpo y alma a preparar la boda de vuestros sueños. Os habéis hecho expertos en la toma de decisiones trascendentales, habéis sabido pedir opiniones a las personas adecuadas sobre cuestiones importantes y habéis compartido la mayoría de los momentos con vuestra pareja. Creéis que ya sois verdaderos profesionales en este ámbito, pero no. Todavía os quedan por aprender unas cuantas lecciones durante vuestra mágica cita nupcial.

Pareja de recién casados besándose el día de la boda
Seyma Fotografía

1. No todo saldrá como habíais planeado

Aunque hayáis cuidado hasta el más mínimo detalle, es probable que algo no salga 100% como esperabais. Pero serán cosas sin importancia. ¡Seguro! Y nadie lo notará más que vosotros, así que relajaos y disfrutad. ¡Es un día único en la vida!

2. No podéis cambiar el clima

Si hay algo que no depende de vosotros es el tiempo. No temáis si la predicción meteorológica no augura un día cálido y soleado; las bodas en los días de lluvia tienen un aura mágica. Así que sacad los paraguas para que el agua no estropee los peinados ni vuestra felicidad.

Pareja de recién casados bajo la lluvia el día de la boda
Ross Gutiérrez

3. Habrá algún detalle que no recordaréis

Es normal. En un día con tantas emociones y, por mucho que lo intentéis, no conseguiréis retener todo lo que está pasando a vuestro alrededor. Por suerte, habéis contratado a un fotógrafo profesional que capturará con su cámara fotográfica todo lo que ocurre, sin perder detalle, al igual que el videógrafo de boda que le acompaña. Seguro que viendo las imágenes después del "sí, quiero" os lleváis alguna que otra sorpresa.

4. Todo pasará muy rápido

Intentaréis estar en todas partes y con todo el mundo; o perderos nada y disfrutar al máximo de cada momento y de cada persona que os acompaña. En ocasiones así el tiempo desaparece y, antes de que os deis cuenta, todo habrá terminado. Vividlo al límite y no os preocupéis por cosas sin importancia.

5. Vuestros zapatos se convertirán en vuestros mejores aliados

Escoged un calzado que os resulte cómodo, que os permita aguantar sin problema toda la jornada y con el que os sintáis vosotros mismos. Que nada enturbie vuestra felicidad... ¡ni os permita moveros sin problema a lo largo del gran día!

Primer plano de los zapatos del novio y de la novia el día de la boda
Ultrasónica audiovisuales

6. El vestido de novia y/o el traje de novio pueden sufrir algún percance

Seguro que estaréis deslumbrantes con vuestros respectivos outfits nupciales. Así que no le deis más importancia de la que tiene si uno de los botones de la americana se cae o el vestido se mancha un poco. Con las emociones y el ajetreo de este día, puede pasar de todo. No os preocupéis y disfrutad al máximo de todo lo que estáis viviendo y de la gente que está compartiendo vuestra felicidad.

7. Estaréis nerviosos, ¿y qué?

Es una de las fechas más importantes de vuestras vidas. Lleváis mucho tiempo planeando la boda para que todo salga como vosotros esperabais. Así que no será extraño que los nervios hagan su aparición unos días antes y no os abandonen a lo largo de la jornada. Pero seguro que a medida que las horas vayan pasando, ni os acordaréis de ellos. Así que respirad hondo y tomáoslo con filosofía.

8. No seréis los únicos que estaréis nerviosos

Dicen que, "mal de muchos, consuelo de tontos". No os preocupes por los nervios. Vuestros padres, vuestros hermanos, vuestros familiares y amigos más íntimos… Ellos también los van a experimentar, pues han puesto la misma ilusión en este día que vosotros. Así que no os preocupéis. Cada uno estará intentando lidiar con los suyos y apenas notará los vuestros. Y si los notan, ¡no pasa nada!

Pareja de recién casados rodeados de algunos de sus familiares y amigos el día de la boda
Fotoesfera Bodas

9. Os sorprenderéis con algún momento divertido que no esperabais

Los pajes y las damitas de honor suelen ser protagonistas de algunos momentos divertidos durante la ceremonia. Ya se sabe, los niños son impredecibles. Pero también lo son los adultos muchas veces. Así que estad preparados para reír en el momento más inesperado.

10. Los invitados disfrutarán de lo lindo con todos vuestros detalles

Seguro que os encantará comprobar que vuestros familiares y amigos disfrutan de lo lindo de todas las ideas originales para bodas que habéis preparado pensando en ellos. Quedaros siempre con lo bueno y a disfrutar se ha dicho.

11. No podréis parar de sonreír

Os van a doler los músculos de la cara de tanto sonreír... pero no podréis dejar de hacerlo. Vais a estar felices cada segundo de ese día, como reflejarán vuestras sonrisas y vuestros ojos.

Pareja LGTB+ muy sonriente el día de la boda
Iñigo Jimenez Argazkilaria

12. Pasaréis menos tiempo del que quisierais con los invitados

Hay tanta gente que ha querido acompañaros en este día tan especial que, por mucho que queráis disfrutar de todos y agradecérselo, no podréis hacerlo todo lo que os gustaría. Vais a tener que repartir bien vuestro tiempo.

13. No se puede agradar a todo el mundo

Como en cualquier situación, nunca llueve a gusto de todos. Así que no os preocupéis si os dais cuenta de que a alguno de los invitados no le gusta el postre que habéis elegido o se aburre un poco. Quedaos con lo positivo. Es imposible contentar al 100% de los invitados.

14. Os preguntarán, ¿qué se siente al estar casado/a?

Seguro que os harán esta pregunta más de una vez y no sabréis qué contestar, porque la sensación es la misma que el día antes de la boda. No por casaros vais a querer más a vuestra pareja. El sentimiento es el mismo. Nada ha cambiado.

Intercambio de alianzas en el altar el día de la boda
Imaginarte Fotografía

15. Cambiarse de vestido es una buena opción

Una vez que haya pasado la ceremonia y el banquete y llegue el momento de la fiesta, el ambiente será más distendido y relajado. Un excelente momento para que, si lo desea, la protagonista del gran día se ponga cómoda para disfrutar como la que más hasta el último baile. Una buena opción son los vestidos de novia cortos, pues son más ligeros y te permitirán moverte fácilmente y con soltura.

16. No escucharéis todas las canciones que pedisteis

Aunque le hayáis preparado al DJ una playlist con vuestra música de boda preferida, pensad que es solo una orientación. Por eso habrá algunas canciones que echéis de menos y otras que no hayáis elegido vosotros. No pasa nada. Estáis de celebración. Así que relajaros y bailad hasta que no podáis más. ¡Seguro que sus propuestas os sorprenden gratamente!

17. Las fotos, cuanto más naturales mejor

El fotógrafo profesional que hayáis contratado sabrá cómo hacer su trabajo, pero está claro que las fotos son mejores al natural, sin posados forzados. Seguro que cuando veáis el resultado amaréis esas instantáneas que ni os disteis cuenta de que os hacían.

Pareja de recién casados cortando la tarta de boda
Tdsfotografia

18. Todo saldrá mejor de lo que esperabais

Incluso aunque haya detalles que se olviden o algunos que no salgan como esperabais, al final la boda será todo un éxito. Todo el mundo os felicitará por lo bonita que ha sido, por lo bien que se lo han pasado y os daréis cuenta de que el esfuerzo ha merecido la pena.

19. Os sentiréis completamente exhaustos cuando todo haya acabado

Cuando os acostéis os daréis cuenta del cansancio extremo que sentís después de haber aguantado tantos nervios y de no haber parado de reír, disfrutar, bailar y brindar. Pero tranquilos, hasta que no os quedéis finalmente a solas, no aparecerá.

20. Querréis volver a revivirlo una y otra vez

Aunque creáis que no sobreviviríais a otra boda, eso se olvida pronto. Seguro que al día siguiente, una vez recuperadas las fuerzas, querréis volver a empezar y no os importaría que se repitiera todo, de principio a fin.

Pareja de recién casados durante la sesión fotográfica el día de la boda
The Louro Studio

Además de estas 20 lecciones importantes que aprenderéis el día de vuestra boda, es importante que escuchéis los consejos de vuestros seres queridos acerca del gran día. Y, entre ellos, el mejor que os pueden dar es que disfrutéis de todo lo que hayáis preparado, que os centréis en vivir cada instante y que compartáis vuestra felicidad con familiares y amigos. ¡Va a ser el mejor día de vuestras vidas!