Del mismo modo que un vestido de novia blanco es prácticamente imprescindible en el escenario nupcial, un vestido de fiesta negro lo es en el fondo de armario de toda mujer. Hablamos del color de la elegancia por excelencia. Y es que el negro siempre favorece, lo que lo convierte en una apuesta segura para lucir radiante en cualquier celebración. Como invitada nunca deberás saltarte según qué reglas dictadas por el protocolo nupcial como, por ejemplo, vestir un look total white, a no ser que las invitaciones de boda especifiquen lo contrario. No obstante, con colores como el negro podrás hacer una excepción. Y es que resulta complicado no caer en la tentación de escoger un vestido negro para ese "sí, quiero" de noche.

Si el negro es tu color, ¡apuesta por él! Llévalo con exquisitez y elegancia, y la regla protocolaría que se refiere a él en las bodas quedará en un segundo plano. ¡Demuestra que el negro es un "sí" rotundo en cualquier enlace! Luce un vestido de fiesta largo con un look negro, unos buenos tacones, tus joyas favoritas y un moño alto. ¡O deja tu melena al viento! Rompe esquemas de una forma perfecta. Y si no sabes cómo, toma nota de estos tips básicos e inspírate en los 30 modelos que te mostramos a continuación. ¡Te conquistarán por completo!

Sí al negro. No a un look total black

Aunque podrás hacer una excepción incluyendo el negro en tu outfit de invitada, te recomendamos que nunca apuestes por un look total black. Si escoges un vestido completamente negro, procura combinarlo con algún otro color ayudándote de los complementos. Del mismo modo que la novia puede elegir unos zapatos de novia de color para romper con el blanco, por ejemplo, tú podrás hacer lo mismo. De esta forma conseguirás la armonía en tu look y un resultado de 10.

Si, por el contrario, optas por una falda negra, lo tienes fácil. Haz que la pieza que vaya a cubrir la parte superior de tu traje sea de otro color. Escoge un tono que cree un contraste llamativo y brillante. ¡Enamorarás!

Un vestido negro para cada boda

Del mismo que la novia podrá escoger entre un vestido de novia corto o largo, dependiendo del momento del día en el que celebre su enlace, como invitada también te verás condicionada por este factor. Si has recibido la romántica invitación, ya sabrás a qué hora se celebrará el enlace. Con lo cual, ya tendrás información suficiente para saber qué tipo de vestido podrás lucir. ¡El color no lo es todo!

Aunque el negro no destacará tanto en bodas de día, no tienes por qué renunciar a él. Si te han invitado a un enlace de mañana, opta por un diseño negro con algún estampado en tonos nude o en un color vivo –como el ocre, el verde, el naranja o el rojo–. En cuanto al corte del vestido, tienes total libertad. Las bodas celebradas durante el día tienen una ventaja, y es que permiten lucir tanto un diseño corto, como midi o largo. La decisión final solo dependerá de ti y de tu gusto más personal.

Si, por el contrario, te han invitado a una boda de tarde-noche te recomendamos que busques un vestido distintivo. Un diseño que combine una elaboración más trabajada con tejidos y texturas diferentes. Y aunque en este caso deberás escoger un vestido de fiesta largo, sí tienes permitido el juego de sutiles transparencias. Las plumas, la joyería incrustada o, incluso, las lentejuelas te ayudarán a conseguir un look de aire sofisticado y diferente. El outfit de la perfecta invitada. 

Personaliza tu look

Como comentábamos, un look total black no es nada recomendado. Así que la opción que te proponemos para no vestir excesivamente oscura es que juegues con todos los complementos que conformen el vestuario del gran día. Eso sí, hazlo con sentido común y procura que la combinación final tenga la armonía deseada. De esta manera conseguirás personalidad en tu outfit y no renunciarás ni a la elegancia ni al glamur. 

Apuesta por unos zapatos de color o alguna joya que destaque por encima de las demás. Recuerda que, en cuanto a joyas se refiere, menos siempre es más. Es decir, que si te decides por un recogido bajo, pues quieres llevar unos pendientes grandes de cristales, opta por una gargantilla discreta. Verás que el resultado es espectacular. Y si lo que buscas es color en tu bolso de fiesta, procura que el tamaño de este sea pequeño. De esta forma aportarás ese toque especial a tu look sin restar protagonismo al vestido que, al fin y al cabo, es lo más importante.

Por supuesto, cada boda es un mundo. Y aunque seguramente los novios se habrán encargado de dar todos los detalles del enlace en sus invitaciones, nunca está de más preguntar. Infórmate bien si la celebración a la que asistirás tiene un dress code específico. De esta forma sabrás si la elección de tu vestuario es la correcta. Ser la invitada perfecta es sencillo. Comienza a pensar en ese outfit de ensueño... ¡y ni las canciones de boda que suenen durante la fiesta postboda se te resistirán! Así que olvídate del peinado de boda ¡y desmelénate!