Ramoné Photography & Cinema
Vistiéndote, horas previas al "sí, quiero" Por Ramoné Photography & Cinema
Adrián Concustell
Vistiéndote, horas previas al "sí, quiero" Por Adrián Concustell
Imágenes de mi boda
Esperando a tu futura mujer Por Imágenes de mi boda
Marina Palacios
Esperando a tu futura mujer Por Marina Palacios
Con Buena Luz
Esperando a tu futura mujer Por Con Buena Luz
Fotolus
El momento más mágico Por Fotolus
Wasabi Estudio
El momento más mágico Por Wasabi Estudio
Espinosa Fotógrafo
El momento más mágico Por Espinosa Fotógrafo
Impresium
El momento más mágico Por Impresium
Espinosa Fotógrafo
El final de un día inolvidable Por Espinosa Fotógrafo
Lorena Erre
El final de un día inolvidable Por Lorena Erre
Con Buena Luz
El final de un día inolvidable Por Con Buena Luz
Votos | Wedding Photographers
El final de un día inolvidable Por Votos | Wedding Photographers
La Novia Azul
El final de un día inolvidable Por La Novia Azul
AF Moments
El final de un día inolvidable Por AF Moments

Aunque se suele conceder mayor importancia a la mujer y a su precioso vestido de novia durante el día B, lo cierto es que hay otro gran protagonista: el novio. Al igual que su pareja, querrá estar a la altura de la ocasión luciendo un traje de novio hecho a medida, unos zapatos únicos y, cómo no, el clásico prendido que irá a juego con el ramo de novia de la mujer de sus sueños. Y, como ella, querrá conservar en imágenes cada pequeño detalle del "sí, quiero", por lo que no podrán faltar en el álbum de boda capturas mientras se prepara, esperando nervioso en el altar, celebrando con sus seres queridos la dicha del momento...

Las instantáneas que vuestro fotógrafo se encargue de inmortalizar se convertirán en el recuerdo más duradero y bonito de un día inolvidable. Por ello, el álbum nupcial de vuestro enlace será una romántica caja de recuerdos, la máquina del tiempo que te transportará a ese gran día. El recuerdo nítido del precioso vestido de novia de corte princesa, de la emoción que se reflejaba en cada uno de los asistentes, de todas las ideas de decoración para bodas que vistieron el escenario... Y, por supuesto, de ese traje de novio original que supiste lucir con personalidad y elegancia, de tus ojos brillantes, de tu sonrisa eterna...

El profesional sabrá mejor que nadie qué tipo de fotografías tomar, pero, ¿te gustaría saber qué imágenes tuyas no podrán faltar del gran día? ¡No pierdas detalle!

Vistiéndote, horas previas al "sí, quiero"

La mañana de la ceremonia la dedicarás única y exclusivamente a ti. Tus familiares y amigos más cercanos estarán contigo en todo momento, y figuras como la de tu madre, padre y hermanos te ayudarán en lo que necesites. Tu rostro reflejará las primeras emociones y, por fin, te verás convertido en un auténtico novio. Por ello, las fotografías de los preparativos no pueden faltar. 

Cada prenda que vayas a lucir, como ese bonito traje de Hugo Boss, el prendido, los gemelos, los zapatos o el reloj; tu madre colocándote bien la chaqueta; tu padre observándote orgulloso; tu hermano dándote un abrazo de complicidad, tú ultimando cada detalle del outfit... Cada paso que des durante esas horas previas será un paso más hacia el altar y hacia tu futura mujer, y precisamente es la importancia y la emoción del momento lo que llevará al fotógrafo a capturar cada instante, por breve que este sea.

Esperando a tu pareja

Quienes recibieron esas invitaciones de boda caseras esperarán expectantes a que aparezcas en el lugar de la ceremonia. Por ello, tanto tu llegada como el caluroso recibimiento de tus seres queridos y la espera junto al altar no podrán faltar en el álbum nupcial. La ilusión por sentir que el gran instante se acerca, las ganas de ver a tu futura esposa luciendo de blanco, el cariño y los buenos deseos que te transmitirán todos los presentes... Son vivencias y emociones que el fotógrafo sabrá capturar con su cámara y que años más tarde te encantará ver de nuevo junto a tu pareja y, por supuesto, volver a sentir y revivir. 

El momento más mágico

Sin duda hablamos de la llegada de la novia. Ese instante en el que la verás entrar, del brazo de su padrino y sonriendo con gran ilusión. Pero también el instante en el que por fin os encontréis junto al altar, cuando abraces a su padre de forma cariñosa... Las caricias, los gestos y las miradas de complicidad hablarán por sí solas y únicamente el fotógrafo sabrá captar su esencia más pura. Tras esos momentos iniciales llegarán las declaraciones de amor más profundas: la lectura de votos, el romántico "sí, quiero", el intercambio de alianzas y ese beso, tan discreto como apasionado. Los gestos que sellarán tu matrimonio... y que, por supuesto, tampoco podrán faltar en el álbum nupcial.

El final de un día inolvidable

Una vez casado con la mujer de tu vida, tocará vivir los instantes más divertidos del gran día tanto durante el banquete como a lo largo de la fiesta. Tu rostro reflejará felicidad y el fotógrafo no perderá detalle de cada gesto que le dediques a tu mujer y al resto de familiares y amigos. Abrazos, caricias, sonrisas, besos... Pero también de momentos tan inolvidables como el corte de la tarta nupcial o el primer baile como recién casados. El fotógrafo de la boda se encargará de inmortalizar cada instante con su cámara y el resultado de su trabajo lo verás reflejado en un sinfín de imágenes maravillosas.

Como ves, el día B vivirás grandes momentos que seguro que no escaparán a la experiencia del profesional elegido... aunque ahora tú también tienes una idea de todas las imágenes que no podrán faltar en vuestro álbum. Y es que tras verte convertido en novio, a tu pareja luciendo esos preciosos vestido, ramo y zapatos de novia, y a todos los que recibieron vuestras invitaciones de boda disfrutando y compartiendo vuestra felicidad, agradecerás poder recordarlo siempre; año tras año y siempre con la misma claridad. De ahí la importancia del fotógrafo, de la calidad de su trabajo y de guardar para siempre un álbum nupcial que, tanto en su versión en papel como en la digital, será una pieza fundamental del "sí, quiero".